Equity mínima para ir all-in preflop

Tanto cuando queremos subir all-in ante la subida de un rival ( o contra las ciegas, por qué no), como cuando tenemos que decidir si ver el push de un oponente, el concepto de equity mínima es muy importante y útil para tomar decisiones.
Una vez fijados los montos de los botes que vamos a jugar tanto al showdown como fuera del showdown (que son fijos), como el rango de manos con el que el rival hará push o igualará la resubida por nuestra parte, podemos aislar cuál es la equity mínima necesaria para que ese movimiento sea rentable.

Esto es importante porque, cuando planteamos estas situaciones de juego, no podemos limitarnos a buscar un rango que tenga tal o cual expectativa contra el rango del oponente, sino que tenemos que buscar mano por mano cuáles son las peores con las que podemos hacer push o igualar uno con expectativa positiva. Si el oponente por ejemplo va a all-in preflop con un rango como 88+ AQ+, que supone un 5,6% de las manos totales, es evidente de suyo que si igualamos con un rango idéntico tenemos un 50% de la expectativa (descontando a nuestro incómodo amigo el rake, claro). Si, p.e. hemos subido a 4bb y él resube a 20bb yendo all-in, necesitamos una equity del 40%. Pensar que entonces podemos igualar seguro con su propio rango (es decir, ese 5,6% original)porque tiene más del 40% de expectativa, es un completo error: de hecho 88 y AQo, las manos peores del rango, sólo tienen un 35% y un 36% de expectativa al showdown contra el rango total. Sólo el rango 99+ AK+ puede igualar ese push con expectativa positiva; digamos que 99 y AK son nuestras manos de corte.
Por cierto que encontrar la equity mínima ante un push del rival es muy sencillo: sólo tenemos que dividir el precio de nuestro call por el tamaño total del bote final.

En el caso de ser nosotros quienes hacemos el push, las cosas se vuelven más complejas, pues tenemos que estimar cuánto ganamos robando el bote(cantidad que depende directamente de el rango de fold a nuestro all-in que le calculemos al oponente), y ver con qué manos nos podemos permitir ir all-in perdiendo menos al showdown de lo que ganamos en los casos sin showdown. Precisamente  sobre esto trata el último artículo de Alex4ever en su blog, donde explica el método correcto para encarar estas situaciones:

Primero hemos de calcular cuántas ciegas podemos permitirnos perder al showdown. Si p.e. nuestro oponente se tira el 60% de las veces, tendremos (0.6*n) = 0.4*X . N son las ciegas que robamos preflop y X las que perderemos al showdown; como imponemos que los dos miembros de la ecuación sean iguales entre sí, el resultado es que quedamos break-even.  En este caso,si el oponente realmente se tira el 60% de las veces, y robamos 4 ciegas preflop en cada push, X resulta ser 6 ciegas; si yendo all-in contra ese oponente lo hacemos con una mano que pierda seis ciegas de media al showdown contra su rango, quedaremos even. Cualquier mano mejor que esa 'mano de corte', será evidentemente ganadora en el largo plazo en esa situación de juego.

¿Y cómo traducimos las ciegas que podemos perder por mano a una equity mínima? Depende del monto por el que estemos jugando (es decir, del stack efectivo): debemos dividir lo que queda de nuestro stack (efectivo, claro, si tenemos 200bb y nuestro oponente 10, nuestro stack pasa a ser de 10 ciegas en esa mano) tras perder esas 6 ciegas por el tamaño total del bote, es decir:

MinEq=Stack-X/2Stack.

En este caso, podemos ver cómo cambia la situación de jugar con 20 ciegas a 100 ciegas: en el primer caso nuestra equity mínima contra un 60% de fold del oponente es de 14/40, es decir, el 35%, mientras que jugando con stacks de 100 ciegas, nuestra equity mínima para hacer push contra su rango será de 94/200, el 47%. Lo cual es bastante obvio, y supone que no podemos arriesgar tanto con un stack 25 veces más grande que las 4bb preflop que cuando sólo es 5 veces más grande. (claro está, un mismo jugador, en cuanto tenga media neurona, cambiará mucho su porcentaje de fold a nuestro  all-in según nuestro stack sea de 20 o de 100 ciegas, por lo que suponer el mismo fold-to-3bet en el mismo jugador independientemente de nuestro stack es una falacia).

Todo este tipo de cálculos son fundamentales para jugar contra shortstacks y para saber cuándo se pueden realizar semi-faroles yendo all-in preflop
. En algunos casos los resultados son más  contraintuitivos de lo que pueda parecer, siendo p.e. EV+ farolear all-in preflop con 87s a jugadores aparentemente buenos o tener que foldear AQ o 99 contra shortstacks suficientemente loose como para pensar que esas manos deberían ser calls muy claros.

Por otro lado, quien maneje este tipo de cálculos tiene la ventaja de que mejora automáticamente. Aunque es muy fácil decir que para ser ganador al póquer hay que dedicar bastante tiempo al estudio y no sólo a jugar, en la práctica no siempre es fácil saber qué hay que estudiar o cómo plantear los cálculos. En este caso, estos cálculos tienen muy pocas variables y se realizan a una sola calle, por lo que realizarlos, entenderlos y hacer tablas con ellos con las que jugar sistemáticamente contra los shortstacks o los 3-bettors agresivos es algo en lo que practicamente no podemos equivocarnos: la única asunción que tenemos que hacer es sobre rangos preflop de manos de los oponentes, lo cual es muchísimos más sencillo de realizar que estimar rangos post-flop, donde nos podemos equivocar mucho interprentando los movimientos y los números de nuestros rivales.

Si todo esto no te ha quedado claro... bueno, puedes leerlo otra vez, o tal vez a fin de cuentas Alex4ever lo explicaba mejor.

Comentarios