La virtud de jugar el Short Stack, escribe Ed Miller

En un artículo anterior abordé el mito más grande del No Limit: que los big stacks pueden intimidar a las pilas pequeñas para sacar ventaja. No sólo esto no es cierto, sino que los stacks pequeños incluso pueden tener alguna superioridad sobre los stacks mayores. Antes de decirles cómo, revisemos el mito más grande.

Es muy común escuchar a la gente hablar acerca de big stacks"matoneando" a los short stacks, generalmente jugando loose preflop y resubiendo mucho. Desafortunamente, en un juego de cash esta táctica no ofrece ninguna ventaja para el más grande, dado que las fichas extras no juegan. Si tú tienes $100 y yo $1.000, estaremos all in después de los primeros $100, y mis restantes $900 no tienen ningún rol en la mano. Podría guardarlos en mi bolsillo, que eso no te ayudaría (o dañaría) en lo más mínimo.

Pero si tienes $100, y todos los demás en la mesa tienen $1.000, entonces realmente tienes una ventaja sobre ellos. De hecho, tienes dos grandes ventajas.

Evitas el juego de stacks mixtos

El juego de stacks mixtos es uno de los aspectos más complejos del No Limit. La estrategia puede variar dramáticamente debido a los diferentes tamaños en los stacks. Si estás jugando no limit $1/$2, entonces en una mano dada puedes ir all in con un stack de $20, sólo ver con uno de $200, y quizá resubir (pero no ir all in) con uno de $1.000. Cuando tus rivales tienen stacks muy diferentes (es decir, estás jugando contra stacks mixtos), tu mejor juego podría ser distinto contra cada uno de ellos, debido a esa diferencia en tamaños.

Por ejemplo, digamos que tienes $500 en un juego de $1/$2. Un jugador tight en primera posición (UTG) va all in por $20. Un jugador débil hace call a su lado, con $400 en su stack. Tú estás en el botón con ^2c ^2d. ¿Qué debes hacer? Yo vería, considerando que puedo conseguir un set en el flop y ganar un buen bote al jugador débil. Pero si en lugar de ello el jugador débil se hubiera tirado, entonces yo me tiraría también, dado que de no hacerlo iría con casi las mismas chances (contra overcards), o sería un gran no favorito (contra pares mayores), y probablemente me llevaría la peor parte.

Desgraciadamente, inlcluso con el jugador débil en el bote todavía me llevo la peor parte contra el jugador en all in. El call del jugador débil no puede cambiar el hecho de que tengo que vencer al tight para ganar los $63 del pozo principal. Pago a pesar del jugador tight porque considero que la oportunidad de ganar un bote grande al débil lo vale. Por causa de los stacks de tamaños mixtos, no dispongo de un juego perfecto: si quiero ganar dinero del stack grande, debo ceder equity al pequeño.

Ahora ponte en los zapatos del jugador tight en all in. Digamos que tienes ^qc ^qs. Acaban de verte no uno, sino dos jugadores cuando eres el gran favorito. Tienes la chance de triplicarte. Y el segundo jugador ha visto tu all in sólo porque su stack es mucho más grande que el tuyo. De haber tenido también sólo $20, habría tirado sus cartas. Hizo el call sólo porque él y el jugador débil tienen más dinero en sus pilas que tú.

Fold Equity sin riesgo

Fold Equity es el valor que obtienes de los rivales que foldean. La forma habitual de generar fold equity es apostando, o subiendo. Algunas veces tus oponentes tirarán sus cartas, y mejoran tus chances de ganar el bote. Sin embargo, el fold equity también conlleva un riesgo, dado que puedes perder el monto que hayas apostado. Pero cuando eres un short stack algunas veces puedes obtener fold equity sin tener que arriesgar nada.

Por ejemplo, estás jugando no limit $1/$2, tu stack es de $20, y llevas ^jh ^js. Dos jugadores, cada uno con $500, completan hasta tí, que vas all in. Ambos ven. El flop viene ^ad ^9d ^6s (¿no es que siempre parecen venir ases?), y ambos rivales pasan. El turn es ^10c. Uno de los jugadores apuesta $20, y el otro se tira. El river es ^ks. Tu rival enseña ^qd ^10s, y tu pareja de jotas se sostiene.

Entonces el otro jugador empieza a quejarse. "¿Por qué tienes que apostar? ¡Tengo un Rey! Habría ganado yo." Dado que tu rival apostó en el turn en tu lugar, y el otro tiró sus cartas, has gando un bote que de otra forma habrías perdido. Esa apuesta conllevó fold equity no sólo para el apostador, sino también para tí. Pero a diferencia del apostador, tú no has corrido ningún riesgo para obtenerla. Llegó automáticamente.

Si cada uno hubiera comenzado la mano con $20, entonces habrías perdido el bote. Sin embargo, dado que tus rivales tienen dinero extra has convertido una derrota en victoria. Esa es la segunda ventaja de tener el short stack en la mesa, puedes obtener fold equity sin riesgos.

"Pero," podrás decir, "tener un short stack significa que no puedo echar a nadie de una mano. Quizá consiga fold equity gratis algunas veces, pero no lo puedo generar cuando quiero porque no tengo suficiente para apostar." Eso es verdad, pero no invalida ninguna de las ventajas de ser el short stack de la mesa. Sencillamente son resultado de lo que mencioné al principio, que diferentes tamaños de stacks requieren estrategias diferentes. Tienes tantas opciones a tu disposición con $20 en un juego de $1/$2, que con $200. Todo lo que digo es que si vas a comprar $20 en fichas, generalmente será mejor para tí si todos tus oponentes tienen $200, que si tienen $20. Y de la misma manera, si compras $200, lo llevarás mejor si los demás tienen $2.000, en lugar de $200.

Aquellos que venden el mito más grande del no limit te dirán que tener la pila más chica entre todos te pone en desventaja. No sólo están equivocados, sino que lo contrario sí es verdad. No importa el tamaño del stack con que juegues, puedes disfrutar de estas ventajas cuando tus rivales lo hagan con stacks mucho mayores.

Ed Miller

Artículo publicado originalmente en Noted Poker Authority

Comentarios