De CERO a CIEN

En una entrevista de CardPlayer, Juan Carlos Mortensen decía que el póquer no es un juego de cartas al que se juega con personas, sino un juego de personas al que se juega con cartas. Por alguna razón que no llego a comprender se olvidó de uno de los factores mas importantes del póquer., en mi opinión.  Es un juego al que, sobre todo, se juega con dinero. Y si no lo tienes, o no lo quieres arriesgar, no puedes jugar. O por lo menos no en serio.
 
¿Seguro? Pues no. Resulta que se puede empezar a jugar sin dinero. Y yo mismo soy la prueba viviente. Ahora voy a explicar como lo hice, y como lo haría ahora, si tuviera que volver a hacerlo. Porque puede que sea adicto al póquer, pero no pienso dejar que  sea un vicio que me cueste un solo euro.

Siempre esta la opción de esas salas que te regalan 10$ para que empieces. Pacific, Royal Vegas, Tropics y algunas más. Pero eso es pan para hoy hambre para mañana. Si quieres ayudar a un hambriento no le des un pescado, regálale una caña de pescar. Pues bien, en el mundo del póquer on-line el pescado se llama “Bono” y la caña de pescar son los torneos FreeRoll. Y el mejor sitio para sacar la caña a pasear es Everest Poker. Otras salas tienen MTT freerolls, pero Everest revoluciono el mundo de los micro-limites a base de SnG Freeroll.

Antes de nada voy a avisar que es necesario para aplicar este “sistema” un absoluto amor al póquer. Quiero decir con esto que te tiene que gustar jugar. Pasártelo bien. Porque si lo haces solo por el dinero no podrás soportar estar un mes ganando centimillos. Se sufre viendo como apenas se gana dinero. Como el precio de un café es todo lo que ganas en un día. Y como lo pierdes al día siguiente.

Pero también se aprende mucho. Para empezar, a no valorar el dinero. No piensas en que poner tanto dinero es mucho o poco. Porque al principio no es nada. Si empezaras en un nivel mas alto con tu propio dinero te estarías preocupando demasiado si ver una apuesta es mucho o poco. Consigues abstraerte de todo. Puedes empezar como si solo fuera un videojuego en el que vas pasando fases. Y que alguna vez te matan y tienes que volver a empezar.  La primera pantalla va a ser un freeroll en Everest. La ultima, la mesa final de las WSOP con auténticos malos de final de fase a los que derrotar.

Antes los freerolls de Everest eran poco más que un chollo. No Limit Holdem, 6 jugadores y 5c de premio para el primero y 2c para el segundo. Y sobre todo, una duración casi nunca mayor de las 10 manos. Nada más empezar caían la mitad de los jugadores en un all-in múltiple. Uno podría llegar a pensar que jugaban como locos. Pero no. La verdad es que lo hacian bien. La calve estaba en jugar lo mas rápido posible. Que le torneos se jugara YA. Y así poder empezar otro. Si tienes suerte de ganar, bien, y sino ya llegará en la suerte en otro. Pero no merecía la pena jugárselo en serio porque eso te haría perder mucho tiempo y acabar en una desventaja demasiado grande ante otros jugadores que se llenan de fichas a base de arriesgar al máximo.

El mundo ha cambiado. La masificación ha llevado a Everest a reorganizar sus freerolls. Ahora son de Limit Holdem y de 10 personas. Premios de 5c para le primero, 3c para segundo y 2c para el tercero. No pensemos en el valor real del premio porque no deprimiríamos.  Pensemos en que es un escalón hacia arriba. Un escalón pequeño pero necesario. Duran bastante, porque son de Limit, y hasta que no suben las ciegas es imposible que la gente se vaya eliminando. Aun así, siguen siendo kamikazes, pero en esta ocasión la paciencia típica del póquer nos va a servir para llevarnos premio seguro.

Jugaremos tantos de estos como sea necesario para acumular 5c. Y así podremos pasar a jugar un torneo de “verdad”. Pasaremos a 4c+1. Esta vez de NoLimit, por tanto más rápido. Esta vez el primero se lleva 20c, el segundo 12c y el tercero 8c. Pero al ser No Limit durará menos aun. Podemos aprovechar para al mismo tiempo seguir jugando freerolls. Así si perdemos, ahorramos algo de tiempo y vamos acostumbrándonos al imprescindible mundo de jugar multi-mesa. Usar la táctica básica de SnG, tight al principio y mas loose al final, robando botes debería funcionar bien.

El siguiente nivel de torneos en Everest está en 10c+1. Pero no lo vamos a atacar en seguida porque es mejor esperar en 4c+1 y no arriesgarnos a caer en bancarrota y tener que volver a los tediosos freerolls de Limit. Esperemos a tener 20c para poder volver con tranquilidad a 4c+1 si tenemos mala suerte y perdemos. Y con este sistema iremos avanzando por la escalera de torneos de Everest. Jugar siempre en el nivel de torneos en el que el buy-in sea aproximadamente la mitad de nuestro bankroll.

Esto es muy arriesgado. Según los libros tendríamos que tener sobre 20 veces el buy-in para jugar con seguridad. Pero hay dos factores claves que hacen cambiar esta táctica. La primera, que no tenemos miedo a perder. No nos jugamos nada. Empezamos de cero y eso es todo lo que podemos perder.  Y la segunda, que el nivel tiende a ser bajo. Pero bueno, es fácil decir esto cuando ya llevas 6 meses jugando al póquer con asiduidad. Si alguien va seguir esta guía, normalmente no tendrá ni idea de jugar. Es es la razon para decantarnos por los SnG. Jugamos muchas manos sin estar arriesgando dinero en cada mano. Y podemos ir viendo como funciona la baraja de póquer.

Cuando yo empecé en Everest, el torneo mas “caro” que se jugaba de forma regular era en el 25c+2 de solo 6 jugadores.   Ahora tienen un espectro más amplio de torneos tanto de 10 como 6 jugadores. Asi pues podemos seguir al escalera de torneos hasta que nos hartemos. Pero es de suponer que el nivel de nuestros contrincantes también suba. Si decidimos seguir en los SnG con buy-in mayores de 1$ debemos acumular entes un bankroll de al menos 5$ o 10$ para ir con seguridad.

Pero en mi opinión, con 2$ es el momento de cambiar de aires y pasar a jugar Cash Games. Porque los torneos son una agradable diversión. Pero el Limit Holdem rentable y seguro, con Odds y demás parafernalia se juega en los cash games. De nuevo hay dos conceptos de los libros clásicos que vamos a saltarnos a la torera. La regla básica de 350 BB para jugar con seguridad. Vamos a arriesgar mucho más, porque no tenemos nada que perder. Bueno, ahora podemos perder todo lo que con trabajo hemos ganado en SnG. Así que solo entraremos con 1$ en la mesa de 2c/4c.

¡Sólo son 25BB!. Una autentica barbaridad. ¡Y en mesas de 2c/4c! Si como dicen todos loas libros tenemos que ganar 1BB/hora no va a ser nada rentable. Pero este concepto cambia mucho en los micro-limtes. Con 1$ podemos perder todo  de forma muy rápida. Pero también podemos reventar la mesa. Porque se juega muy a loco y de eso nos podemos aprovechar. Si la jugada sale mal, aun tenemos 1$ de reserva para volver a SnG hasta ganar un nuevo dólar para arriesgar.

Nuestro nuevo objetivo son los 7$. Con ese bankroll podemos entrar ya en mesa de 10c/20c. Entramos con 5$ de modo que si perdemos aun tenemos nuestros 2$ anteriores para volver a 2c/4c. De nuevo al asegurar en nivel anterior, podemos arriesgar más de lo normal. Cuando lleguemos a los 27$ llegaremos al último nivel. 0.5$/1$. Con 20$ a por el último objetivo. Asentarnos en un nivel muy interesante. Ya jugamos dinero de verdad. No te vas a hacer millonario, pero ya puedes pagar una cena si pillas un bote grande.

¿Como evolucionamos una vez llegados a 0.5/1$? Primero, jugando multi-mesa. Abriremos mesas de 10/20c para jugar multi-mesa si tenemos 5$ extra. Pero acordándonos de siempre dejar los 7$ de reserva del nivel anterior. En cualquier momento nos viene una mala racha. Y tenemos que volver a empezar en el escalón inferior.

Según escribo estas líneas compruebo que ya hay mesas con jugadores de 1/2$. Eso no existía antes. Así que tenemos donde subir. Pero esta vez asegurémonos bien. Esperemos a tener al menos 200BB (400$) para subir a ese nivel. Es mejor que abramos mas mesas de 0.5/1$ antes de subir a ese nivel mas alto, según acumulemos bankroll. Con cada 20$ más, podemos abrir una mesa nueva de 0.5/1$. El juego multi-mesa es la parte rentable de jugar on-line. Yo, en “mis tiempos” no pude porque apenas se llenaba la única mesa de 0.5/1$.  Pero ahora en cuando se tenga la ocasión, hay que aprovecharla.

Siguiendo este plan habremos podido llegar a los 100$. Nuestro objetivo inicial. ¿Qué hacer ahora? Pues adentrarnos en el mundo clave del jugador de micro-lmites. Los bonos. Ya tenemos la caña. Cuando pasemos hambre tenemos a donde recurrir.  Pero ahora queremos comer. Queremos comer mucho. Saquemos 50$ de Everest e invirtámoslos en una nueva aventura. Vamos a cazar-bonos. A visitar mundos diferentes mas allá del Everest.

Pero eso es otra historia … que podemos leer en la guía de Bonospoquer.com.

Si os ha gustado tanto como a mi el artículo de Fikker, y queréis saber más sobre sus aventuras, os recomiendo que os paséis por su propio blog Fikerpoker.

Comentarios