David Edward 'Chip' Reese por pac8

David Edward 'Chip' Reese nació el 28 de marzo de 1951 en Centerville, Ohio.
Cuando era un niño unas fiebres reumáticas lo tuvieron en cama casi todo su primer año de elementaría, así que su madre para entretenerlo le enseño muchos juegos de mesa y de cartas, entre ellos varias variantes de poker. Chip posteriormente se describiría a si mismo como

“el producto de aquel año”.

Era un niño de 6 años y ya jugaba en la escuela al poker por cromos de béisbol.

Poco después un compañero de clase se presentaba en su casa y se “chivaba” a su madre...

“Chip esta jugando con los mayores al poker por cromos en el recreo”

Esta le contestó

“Bueno, así cuando los pierda aprenderá una valiosa lección…”

“Me ha entendido mal, señora... Chip nos ha ganado TODOS los cromos del colegio, y yo vengo a que le diga que nos los devuelva.”

Reese fue un buen estudiante, hizo económicas en Darmouth rechazando una oferta de Harvard. En la universidad siguió haciendo trizas la competencia (alumnos y profesores) al bridge, gyn rummy o poker. Tanto que cuando se gradúo su colegio mayor “Beta Theta Pi” le puso su nombre a la “David E. Reese Memorial Card Room”.

Chip planeaba continuar sus estudios en la escuela de derecho de Stanford pero antes decidió trabajar un año. Ese verano decidió hacer una visita a un amigo en Las Vegas. Tenía 23 años y 400$ en el bolsillo que se gasto jugando al blackjack nada mas llegar. Al día siguiente empezaba a trabajar en la empresa del padre de su amigo para ganar algo de dinero y jugar en mesas de 5/10 $ seven-card stud. Aun no había acabado el verano cuando se inscribió en un torneo de 500$ en el casino Sahara que le proporcionaba 50.000 $ del primer premio.

Nunca se fue de Las Vegas, dejó su trabajo por teléfono y contrato a alguien para que le trajera su coche y vaciara su piso en Arizona. Aparcó sus estudios de derecho antes de empezarlos porque

“el derecho no tiene los mismos incentivos monetarios que el poker”.

Tardó un año en decírselo a sus padres, pero se calcula que en sus dos primeros años en Las Vegas gano 2 millones de dólares.

Para cuando llegó el mes de septiembre, Chip tenía un bankroll de 100.000 $ y se le había unido su amigo de la infancia Danny Robinson.

Una noche, mientras jugaba seven-card stud 10/20 $, Chip vio a una serie de grandes jugadores como Doyle Brunson y Johnny Moss jugando stud hi-low.

"Yo estaba jugando en mi mesa pero también estaba observando su mesa y estaban jugando fatal."

Llamó a Danny y lo convenció de que merecía la pena arriesgar 15.000 $ de su bankroll, aunque seria un buy-in muy pequeño con ciegas 400/800 $.

Danny estuvo de acuerdo y Chip se sentó en la mesa siendo un completo desconocido.

Tras un largo fin de semana de 4 días, el desconocido se levantaba de la mesa con mas de 300.000$ que sumado al resto de su bank les ponían sobre 400.000$. Esto le permitió subir de nivel y empezar a probar otras modalidades de poker en las que no tardaría en ser más que competitivo.

Pronto sería considerado el mejor jugador de seven-card stud del mundo, como dice textualmente Doyle en la introducción del capítulo del Supersytem que le encargo escribir a un Chip que no tenía aun 30 años.

Durante aquella época las trampas y la colusión en Las Vegas era un problema grave. La solución que Chip encontró fue presentarse al director del casino Dunes (hoy en día Bellagio) y ofrecerse para dirigir el card room. Tenía 28 años y la dirigió con muchísimo éxito durante 5 años.

Chip gano brazaletes en el 78 y en el 82 en eventos de seven-card stud pero como Doyle creía que los brazaletes eran perder el tiempo. Para ellos el verdadero poker esta en jugar cash por las mayores cantidades posibles. Cantidades que duelan. Si no duele no merece la pena. No podrás concéntrate y jugar tu mejor poker si lo que hay en el pot no te motiva, si no te enfrentas a los mejores...

“si nunca juegas con alguien que este en un nivel superior, ni siquiera sabrás que existe ese nivel. Es casi como otra dimensión.”

Chip pensaba que era necesario incluir "gamble" en tu juego. La jugada matemáticamente correcta no es siempre la adecuada, porque otra en principio un poco peor te puede proporcionar otra mas rentable más adelante. Asimismo no se debe esperar a la mesa perfecta para sentarse, porque nunca se sabe cuando encontrarás una buena situación.

Chip era junto con Doyle el alma del “Big game”. Chip siempre estaba dispuesto a jugar con quien fuera si las condiciones eran las adecuadas. Dispuesto a jugar HU contra cualquiera para animar a los demás a entrar.

“Para recibir acción hay que dar acción”

Greenstein comenta como Chip le animaba para jugar en el “Big game” cuando su bank aun era pequeño y los veía desde el rail...

“No me puedo creer que no te animes... estamos jugando todos tus puntos fuertes…”

Sus modales y educación lo hacían el embajador perfecto del poker. Doyle decía de su carácter

“en 35 años no lo vi enfadado ni levantar la voz en la mesa… Tenía el temperamento más estable que vi nunca. Sin lugar a dudas el mejor jugador de poker que ha existido”

La compostura de Reese es legendaria. Su manejo de tilt era increíble, jamás perdía los papeles y sabía retirarse cuando era necesario. Una vez se levanto perdiendo 700.000 $ porque le había prometido a su hijo ir a verle jugar un partido en el colegio.

En 1991 con 40 años fue el jugador de poker más joven en ser introducido en el Poker Hall of Fame. (Posteriormente Hellmuth lo superaría) Con los años y con las cargas familiares Chip y Doyle empezaron a diversificar sus inversiones para jugar menos horas al poker. Chip era un tremendo apostador de béisbol y se les dio muy bien las apuestas deportivas, aunque parece ser que también tiraron dinero en múltiples inversiones cuando menos peculiares (buscar el Titanic o el arca de Noe por ejemplo)...

Curiosamente con el boom del poker Chip volvió a jugar torneos, ¿el motivo? No era dinero o brazaletes, Chip volvió a jugar para complacer a sus hijos que querían verle en la TV.

Con la masificación de las WSOP los jugadores profesionales sencillamente se vieron superados en número por los aficionados. En un “field” de 6000 tíos hay demasiadas minas que esquivar como para que unos cientos de pros impongan su clase, y más en un juego como Holdem NL.

Para contrarrestarlo se introdujo el campeonato de HORSE. No sólo el buy in era de 50.000$ haciéndolo prohibitivo para el bank de los “weekend warriors” sino que además los juegos mixtos es la norma en el “Big game”. De hecho Holdem NL es de lo que menos juegan.

La primera mesa final de HORSE fue espectacular:

Doyle, Ivey, Patrick Antonious, TJ Cloutier, Dewey Tomko, David Singer, Andy Bloch y Chip Reese... los dos últimos jugaron un HU que duró siete horas. Aunque Chip estuvo restado varias veces, al final se llevó el brazalete.

Andy Bloch es un gran jugador, pero toda la “comunidad” estaba animando a Reese.

“El verdadero rey del poker” como lo llamó Negreanu.

Que el jugador más respetado de los últimos 30 años ganara fue como un final de Hollywood. Hoy el trofeo de HORSE lleva su nombre (y por eso fue tan desagradable el show de Scotty Nguyen al ganarlo este año).

La pena es que este triunfo sería el colofón de una carrera que se acabaría demasiado pronto...

A principios de diciembre 2007 yo me encontraba en el poker room del Mirage en las Vegas. Esta ha conocido mejores tiempos pero no hace mucho allí se jugaban las mejores partidas de High stakes… Matt Damon en “Rounders” acaba la película camino del Mirage… aun no existía la “Bobby´s room”.
En el Mirage siempre había una partida de 10/20 $ limit poblada por rocas veteranas. No era la partida más fácil de la ciudad pero era una partida bonita y sólida. Aquella noche yo estaba sentado a la derecha del dealer, una señora de mediana edad cuando se acerco un “local” y se puso a hablar con el jugador de mi derecha…
¿Sabes que ha muerto Chip?
¿¡Qué me dices!? ¡Si estuve con el hace nada!

Algunos jugadores ya lo sabían, otros no... el juego practicante se paró mientras se comentaba la noticia... La crupier dijo muy apenada

“Era todo clase…la persona mas amable a la que le he dado cartas en mi vida. Me parece verlo sentado ahí en su silla favorita”… mientras señalaba al asiento 4…
No pude evitar hacer el turista preguntando “¿Chip Reese jugaba en esta mesa?” pero que quieres, uno no es de piedra...
“Chip, Doyle, Stu… todos” me dijo con desgana.
El jugador de mi derecha parecía muy afectado, así que seguí haciendo el turista y le pregunté si lo conocía personalmente.
“Desde hace 20 años cuando llegue a las Vegas, una persona maravillosa… siempre se portó de lujo conmigo. Hace unas semanas pase por delante de la puerta de la “bobbys room”, me vio y me hizo entrar “ven, siéntate a mi lado” me dijo mientras acaba de tomarse un sándwich. Estábamos hablando cuando le llegó su turno, vio sus cartas y cogió tres fichas de 25.000$ y las aposto como si no fuera nada sin dejar de hablar conmigo… se llevó el pote y le pregunte ¿Qué tenías? me contesto con una sonrisa, “un proyectillo...”
Todos parecían sinceramente apenados y se empezaron a comentar mas anécdotas... el que trajo la noticia dijo...
“imaginaros que tan buena gente era que hasta el taxista que me trajo aquí estaba destrozado… su hijo va al colegio con el de Chip y se conocen de los partidos de béisbol de los chavales...”

Chip murió mientras dormía. Había visitado a su médico ese mismo día e incluso se había revisado los pulmones. No esta clara aun la causa de la muerte, unos hablan de neumonía, otros creen que fue un trombo originado por la cirugía gástrica que se hizo junto a Doyle tras fracasar varios intentos conjuntos de dieta que hicieron… (Una vez se apostaron 50.000 $ a ver quien adelgazaba más. Chip engordo rápidamente 9 kilos, lo que llevo al Washington Post a decir que eso demostraba lo poco que 50.000 $ eran en Las Vegas.)

Hay una frase muy hecha en los funerales que es “siempre se van los mejores” pero en un mundo donde pecamos de vanidad, egoísmo y los malos modales están al orden del día, es una verdadera tragedia que un superclase en todos los sentidos nos deje tan pronto, y a otros ni una mala gripe...

Bibliografía:

Comentarios