Jennifer Harman por Pac8

En el mundo de las partidas más altas, la Bobby´s Room del Bellagio, solo hay una mujer que juegue de forma regular. Jennifer Harman.

Ella misma se sorprende:

“No se porque soy la única. Las mujeres tenemos muy buenos instintos para jugar al poker.”

El poker ha sido históricamente muy machista. Muchos jugadores han realizado declaraciones afirmando que las mujeres carecen de la agresividad necesaria para tener éxito en las mesas.

Sin embargo Harman se ha ganado el respeto de la comunidad de poker. Suele suceder que el respeto viene acompañando a los millones que ganas a tus rivales.

¿Se siente discriminada por ser mujer?

“En absoluto, ellos me consideran uno más de los chicos.”

Daniel Negreanu, que hoy es uno de sus mejores amigos, la primera vez que la vio sentada en la mesa decidió abusar de ella. ¿Qué resistencia podía ofrecer una chica de 1.55 m con una cara tan dulce?

Horas más tarde volvía completamente pelado a su habitación preguntándose si alguien habría tomado la matricula del camión que le había pasado por encima.

Puede costar mucho dinero prejuzgar a tus rivales, por mucho aspecto dulce y delicado que tengan.

"Probablemente ayuda ser mujer. En general, la mayoría de los hombres no creen que una mujer sepa jugar, y lo que suele pasar es que intentan abusar. Me dan todo su dinero en intentos de farol. Supongo que pensaran que soy una dócil chica y que se me farolea con facilidad."

Sería un chiste muy obvio hablar de “pelotas”, así que en vez del “machista” castellano usaremos el término ingles que usan ellos, Heart.

“Corazón” se entiende aquí como valor. Valor para pagar apuestas de millones por lectura, valor para arriesgar tu torneo con aire, valor para jugar un día tras otro forzando bankroll y nervios contra los mejores jugadores del mundo.

Los americanos usan igual que nosotros coloquialmente balls o stones identificando genitales masculinos con valor y audacia, pero heart implica además tener inteligencia, saber lo que haces.

Jennifer tiene sin duda tanto o más corazón que cualquier jugador del mundo.

Doyle, que en su día fue uno de los que afirmó que las mujeres no pueden jugar al mismo nivel que los hombres reconoce la valía de Jennifer, y en la introducción del capítulo que le encargó para el “Super sytem II” (Limit) escribe:

"Estoy convencido de que no sólo es la mejor y más completa jugadora del mundo, sino que sin duda está dentro de la élite de los jugadores en el mundo."

Pero empecemos por el principio.

Jennifer Caramello (debido a la costumbre anglosajona de adoptar el apellido del marido hoy se apellida Harman-Traniello) nació en Reno, Nevada el 29 de noviembre de 1964. Aprendió a jugar literalmente en las rodillas de su padre a la temprana edad de ocho años y desde pequeña tuvo una increíble habilidad para el poker.

Tanto era así que con 12 años, su padre le dejaba jugar en su partida semanal con sus amigos cada vez que empezaba a perder demasiado. No falló nunca. Siempre recuperaba el dinero de su padre. Jennifer fue precoz en la lectura y en aprovechar el que los hombres la minusvaloraran.

Con apenas 16 años ya tenía un carnet falso con el que jugar en los casinos y perfeccionar su juego.

En el instituto, una enfermedad renal congénita hizo que Jennifer necesitara un trasplante de riñón. Su madre fallecería de la misma enfermedad cuando Jennifer tenía 17 años.

Decidió estudiar medicina en la universidad de Reno, pero trabajaba a tiempo parcial en los casinos de camarera para poder estar cerca de la acción y jugarse las propinas tras el turno.

Tras la universidad Jennifer decide que no quiere un trabajo de horario normal y se va a Los Angeles a trabajar de camarera en un hotel. No llevaba ni tres días trabajando cuando por medio de un amigo conoce la existencia del “Bycicle Casino” y tras sólo dos días deja su trabajo para dedicarse a tiempo completo a jugar al poker.

Esta decisión le pareció fatal a su padre, que se paso años (hasta 1997 no volverían a hablar) sin dirigir la palabra a su hija.

Tras dos años una Harman muy enamorada decide dejar de jugar al poker y acompañar a su novio a Washington para montar una empresa de trasportes con él resultado de ruina en apenas un año. Viéndose en bancarrota Jennifer tiene claro que la forma de salir del agujero pasa por las cartas.

Pide prestado a su abuela 45.000$ y se van a Las Vegas. Le va tan bien que en cuatro meses devuelve el préstamo y se compra una casa.

Durante unos años juega en los límites medios, pero la primera vez que vio el Big Game supo que quería jugar allí. Por aquella época en éste se jugaba con ciegas 300$/600$ en el Mirage. Harman va subiendo los niveles, y varias veces intenta jugar en él, pero por su propia cuenta por lo menos ocho veces tiene que bajar de nivel para recuperarse de sus perdidas.

En 1993 Harman hace un “busto” aunque la historia es más compleja.

Jennifer afirma que tenía un bankroll de 700.000$ y jugaba en 300/600$ cuando se divorció de su marido y según sus propias palabras, con tal de no tener que recurrir a abogados dejó que su marido se llevara 625.000$.

Además de los 75.000$ que le quedaban se gasto 35.000$ en un coche que pagó al contado. Poco después estaba arruinada, lo que no es de extrañar cuando pensamos que tenía menos de 100 ciegas de su nivel habitual. Harman tuvo que pedir prestado a un amigo, pero pronto estaba recuperada y ya no mira atrás.

En 1997 finalmente vence el nivel y se instala en el Big Game. Se pasa un año jugando en 400$/800$ y empieza a jugar otros estilos de poker, al ser la práctica habitual los juegos mixtos de las partidas más altas.

Para cuando en 1998 el Big Game se traslada al Bellagio, Jennifer ya es un habitual de la partida. Según van subiendo las ciegas no pierde su sitio en la table one. Con ciegas 800$/1.600$ y Harman sigue dando la talla. Además rara vez vende una parte de su acción (práctica habitual para rebajar la varianza en estos niveles estratosféricos). Sólo en situaciones ocasionales muy raras lo hace.

Creo que es muy importante jugar con tu propio dinero porque así tendrás mas “Heart”. Además yo siempre fui demasiado tímida para pedirle a la gente que cogiera parte de mi acción.

Lo cual no deja de ser curioso, ya que por sus propias palabras.

Debo de ser de largo la más pobre de todos los que se sientan en el big game

Aquí el término pobre es más que relativo. Se calcula que cuando iba cuatro veces por semana al Bellagio, ganaba más de un millón al año. De todas formas es imposible hacer un cálculo medianamente exacto, ya que los niveles siguieron subiendo a medida que el boom del poker se extendía (o llegaban jugadores con “posibles”). Hoy parece que las partidas altas de Internet y el fallecimiento de 'Chip' Reese han perjudicado mucho a la partida del Bellagio, teniendo que volver a bajar a “sólo” 1.500$/3.000$ las ciegas. De todas formas hoy Jennifer juega mucho menos por decisión propia, ocupada en criar a sus dos gemelos.

Harman es principalmente una jugadora de cash, pero a raíz de su amistad con Negreanu y otros jugadores habituales de torneos comienza a jugar algunos torneos a mediados de los 90, con buenos resultados como algunas mesas finales en las WSOP o el “Commerce” en Los Angeles.

En 2000 Harman gana su primer brazalete en deuce to seven, que es el brazalete más prestigioso para los jugadores del Big Game tras el main event.

Hace muchos años el lowball era tan o más popular que el Hold'em, tanto es así que fue por muy poco que se decidiera jugar el main event en Hold'em y no en deuce to seven. Hoy en día obviamente ya no es así. Cuando le preguntaron al antiguo director de las WSOP Jack McClelland “¿Cuál es la edad media del jugador de deuce to seven?” contestó “Fallecido”. Pero eso no quita que siga siendo un juego muy respetado entre los mejores jugadores.

Lo curioso es que Harman había aprendido a jugar poco antes. Howard Lederer (con quien salió brevemente), a petición de su hermana Annie Duke les dio a las dos unas lecciones rápidas antes de que empezara el torneo, y Harman ganó a Lyle Berman en el HU. El deuce to seven No-Limit se considera un juego de “instinto” y Jennifer demostró tenerlo magnífico.

En el 2002 conseguirá otro brazalete en el evento de 5.000$ Limit Hold'em, pero los más de 200.000$ dólares del premio no dejan de ser calderilla comparada con las cantidades que se jugaba en la Bobby´s Room.

Cuando el multimillonario Andy Beal decidió desafiar a los mejores jugadores del mundo a una partida de HU con ciegas estratosferitas, Harman no sólo estaba al pie del cañón, sino que fue una de las mayores ganadoras, llegando a ganar 9 millones en una sesión (en estas partidas se llegó a jugar con ciegas de más de 100.000$. nN entro en más detalles, porque estoy preparando un par de artículos sobre el tema).

En otra muestra del par de hearts que tiene esta mujer, en 2004 su riñón trasplantado colapsa y necesita otro trasplante de forma urgente. Aun así juega enferma contra Andy Beal con millones encima de la mesa. Cuando finalmente su sobrina le dona un riñón, estando en la mesa de operaciones llaman a su marido Marco Traniello. Le llaman para decirle que se prepara otro equipo para jugar otra vez con el millonario. Marco, que hace unos meses no sabía ni que existían jugadores profesionales de poker, no duda en decir:

Queremos participar y por la parte más grande que se pueda.

Sabe que Jennifer lo matará si se entera que dejó pasar la oportunidad. No en vano cuando Harman viajó a pasar las navidades en Italia para conocer a sus posibles suegros, los dejó plantados y salió corriendo para Las Vegas cuando recibió la noticia de que Beal pensaba estar allí esas navidades. Resultó ser una broma y no hubo partida.

No os hablé de su marido. Marco era un peluquero italiano de vacaciones en Las Vegas que conoció a una “chica” en el parking del hotel y le pidió que le acompañara de fiesta a una discoteca. Meses después se encontraba sentado detrás de su mujer en la Bobby´s Room aprendiendo a jugar. Marco ha demostrado ser un buen alumno teniendo 25 “cashes” en torneos para casi medio millón de dólares en premios.

Ya que estamos con su vida privada, Jennifer también salió durante 5 años con Todd Brunson. Parece ser que siguen siendo muy amigos e incluso comparten la custodia de sus perros.

Realmente a día de hoy el poker sigue siendo un “deporte” mayoritariamente masculino, aunque solo sea por la gran diferencia de participantes de uno y otro sexo. Esperemos que esto cambie y cada vez veamos a más mujeres en las mesas. Estas mujeres tendrán varios ejemplos de qué es perfectamente posible triunfar en un mundo “de hombres”.

Mujeres como Kathy Liebert (5.167.751 $ de ganancias), Annette Obrestad (ganadora de las WSOP Europa), Annie Duke (mesa final del main event) o Vannessa Rousso (recientemente ganadora del 25.000 € EPT High Roller Championship en Montecarlo)

Pero Jennifer Harman es el mejor ejemplo que de que en la mesa sólo hace falta inteligencia y “corazón”

Comentarios