Tamaño de los Value Bets por Asimov666

Aunque los valores de las estadísticas del PT/HM nos dicen mucho sobre el juego de nuestros rivales hay otras que tenemos que descubrirlas por nosotros mismos, una de ellas son los tamaños de las apuestas en el river.

La siguiente es una mano típica de Micro y Small Limits, si prestas atención a cuando se presente una jugada similar y a tomar las respectivas notas del jugador en futuras ocasiones te va a significar mucho dinero ahorrado o ganado.

Cash Game, No Limit Holdem
UTG (92bb)
.
MP1 (113bb)
.
CO (124bb)
Preflop: (1.5bb, 10 players)
UTG call 1bb, …, MP1 calls 1bb, …, CO raises 5bb, …, UTG calls 4bb, MP1 calls 4bb
Flop: 8 2 Q (16.5bb, 3 players)
UTG checks, MP1 checks, CO bets 12bb, UTG folds, MP1 calls 12bb
Turn: 4 (40.5bb, 2 players)
MP1 checks, CO checks
River: 2 (40.5bb, 2 players)
MP1 bets 38bb, CO calls 38bb

MP1 shows 8 8 and wins with a Full House
CO mucks A Q

Algunos dirán que es un easy fold para CO y otros que con ese river el jugador en CO no tenía nada más que hacer que igualar, su plan en el turn era controlar el pozo y provocar una apuesta de manos peores en el river y ante ese 2 que a simple vista no mejora ninguna mano posible del rival, el call era inmediato. Sin embargo eso no es lo que nos importa por el momento (si el call del CO es bueno o no), enfoquemos nuestra atención hacia la apuesta en el river de MP1.

Para mí este tipo de apuestas no son más que un intento desesperado por sacar el máximo valor posible a una mano cercana a las nuts, no siempre será así y algunas veces será un bluff, pero es mucho más común que se trate de un over-value bet. Si la apuesta final hubiese sido de entre 20bb y 28bb si nos podemos encontrar con algún KQ/A8/99-TT o un bluff, pero un PSB (apuesta del tamaño del pozo) pocas veces representa dicho rango y se inclina más por un cañón.
Como esto no está escrito en piedra y cada persona en realidad actúa diferente, lo que debemos hacer una vez alguien realice una apuesta de este tipo y tengamos la oportunidad de ver sus cartas es ponerle la nota y clasificarlo como candidato a jugador que no sabe hacer sus value bets y que demuestra fácilmente la fuerza de su mano. Esto es de hecho mucho más probable cuando el jugador en CO tiene aún mucho stack restante dando a entender que el jugador que hace la apuesta no tiene miedo de un raise y que prácticamente se está comprometiendo con el pozo.

Hacer value bets de los tamaños correctos es por sí solo una ciencia, tener la mano prácticamente ganada y poder determinar con nuestra apuesta cuanto dinero extra queremos ganar es la situación probablemente mas provechosa del No-limit, pero como toda ciencia, no todos logran dominarla ya que involucra un cierto grado de habilidad, sobre todo en lo que tiene que ver con la estimación.

Veamos otro ejemplo:

Supongamos que estamos en un juego de Cash Game NL Holdem $1/$2 y en una mano con poca acción hemos llegado al river contra un sólo oponente.

Pot actual $53, nuestro rival tiene aún $150 de stack y nosotros lo cubrimos.
Las cartas comunes son: 5 T 7 J 2
Nuestro rival hace check en river y es nuestro turno de apostar teniendo T T .

En este caso no tenemos las nuts, pero estamos seguros que tenemos la mano ganada y como mínimo esos $53 son nuestros. A juzgar por la lectura que hemos hecho del rival creemos que tiene una mano débil, del rango de un par medio ó AJ, KJ como máximo.

Ahora, ¿Cuál debe ser el valor de nuestra apuesta para maximizar nuestra ganancia en este caso? En últimas, lo que debemos encontrar es el valor máximo que nuestro rival está dispuesto a pagar de acuerdo al rango que suponemos que tiene. Si creemos que tiene AJ de seguro dicho valor será un poco más alto que si tiene AT o que si tiene 79 y así sucesivamente. Dicho de otra manera, no es descabellado pensar que con AJ exista un 70% de probabilidades de que nos pague una apuesta de ½ pozo, pero sólo un 10% o menos de que lo haga con 79.

Hallar el valor que nos genere mayor ganancia a largo plazo no es sólo complejo por el hecho de que tengamos que calcular rangos y probabilidades, si no por el agravante de que el tamaño de nuestra apuesta afecta dichas probabilidades, en este ejemplo, si apostamos $1 es muy probable que nos pague un 95% de las veces o incluso más veces, pero si apostamos 2/3 este valor disminuye ostensiblemente.

Si mentalmente fuésemos capaces de calcular dichos rangos, en nuestra mente deberían tabularse unos datos similares a los siguientes (los valores de esta tabla son hipotéticos).

Es decir, estimamos que si apostamos 1/5 (20%) del pozo el rival nos va a igualar el 96% de las veces. La columna Factor corresponde a la multiplicación de ambos valores de las columnas anteriores y podemos asociarla con la ganancia que obtendremos a largo plazo con cada apuesta. Gráficamente sería así:

Donde observamos que ante esta estimación obtendremos una mejor recompensa cuando la apuesta corresponde a un 40% del pozo. Con apuestas inferiores no le estamos sacando el suficiente valor a nuestra mano y con apuestas superiores el riesgo de que el rival se retire nos castiga fuertemente dejando de ganar dinero por pasarnos de ambiciosos. Así que aunque efectivamente el rival tenga AJ y hubiese pagado algo más del 40% del pozo, es una mejor apuesta en términos generales que haber apostado el 70%. Esta diferencia del factor de 0.32 en contra de uno de 0.21 hallado por cada apuesta respectivamente, representa un porcentaje muy significativo en términos de big blinds que no podemos darnos el lujo de desperdiciarlos en cada oportunidad que tenemos.

Aunque el concepto de por sí es simple algunos jugadores parecen no entenderlo o no haberlo meditado antes, simplemente asumen como cierto que maximizar sus ganancias en cierto tipo de spots es hacer las apuestas más grandes posibles cuando en realidad la línea con mayor EV puede estar en la dirección contraria. Ante un jugador moderadamente observador puede ser efectiva una o dos veces pero en adelante sabrá a que atenerse cuando vea estas apuestas.

Otro caso muy diferente se da cuando estimamos que el rival (quien debe decidir entre hacer call o no) se encuentra en una de las siguientes situaciones:

  • Pensamos que tiene una muy buena mano a la cual tenemos vencida
  • Sabemos que ha invertido mucho en el pozo y está comprometido
  • Tiene un stack similar al tamaño del pozo

Antes estas situaciones si creemos que el rival va a pagar una apuesta del 90% del pozo no hay porque pensar que no va a pagar una de 120% y aquí sí podemos optar por un all-in obteniendo una mejor EV.

Nuevamente la tabla y la gráfica de este caso hipotético se ilustran a continuación:

En la práctica es casi imposible calcular mentalmente una tabla como la anterior, pero usando nuestra experiencia podemos al menos hacernos una idea de la forma como se distribuyen nuestras apuestas con respecto a las probabilidades de que nos igualen. Dependiendo del rival, el desarrollo de la mano, nuestra imagen, el board y otros factores, debemos al menos estar en capacidad de suponer si la gráfica se inclina a que debamos hacer una apuesta pequeña o una apuesta grande y el realizar una simple operación matemática (multiplicar nuestra apuesta en términos de porcentaje del pozo por probabilidad de call del rival) nos puede ayudar a ajustar mejor nuestra apuesta final.

En mis inicios en el poker me dedicaba apostar 2/3 del pozo, tanto mis value bets como mis bluffs para balancear, ya que así mis rivales no descubrían que estaba haciendo, pero luego comprendí que esta apuesta es tan crucial que optar por una suma fija para disfrazar tu mano es tan poco óptimo (incluso menos óptimo que subir siempre 4bb +1bb x limper preflop) que es una idea que tuve que desechar.

Presta mucha atención al tamaño de tus values y también a los de tus rivales, esa información que sólo te la brinda la observación muchas veces la dejamos pasar por alto cuando jugamos muchas mesas al mismo tiempo.

Comentarios