Adrián Mateos nunca dejará de sorprendernos: ¡Se proclama ganador del Winamax SISMIX!

El madrileño logró una nueva gesta para su palmarés particular ganando el torneo estrella de la sala que le patrocina tras medirse a un field de 1.252 jugadores.

Hay veces en las que los adjetivos se quedan cortos y las palabras vacías. Lo que hoy tenemos que contar trasciende a lo que muchos podríamos imaginar que viviríamos desde una mesa de poker.

Adrián Mateos se ha proclamado ganador del Evento Principal del Winamax SISMIX logrando así un premio de 1.000.000MAD, lo que vendrían a ser 90.000€, pero no ha sido una victoria cualquiera.

Adrián es un jugador que pese a su temprana edad (hará 24 el próximo mes de julio) ha logrado innumerables éxitos en los torneos más prestigiosos del planeta. Cualquier persona con unos mínimos conocimientos de lo que es el poker de competición hoy en día, podría imaginar a Adrián ganando un brazalete, otro EPT o cualquier éxito de ese calibre, pero lo que hoy se ha consumado desde el salón Cour des Lions del Palace Es Saadi, muchos pensábamos que nunca podría suceder.

El madrileño hacía 3 años que no jugaba un torneo de 550€ de buy-in como lo es este Winamax SISMIX. Muchos siquiera podían creerlo cuando le vieron aparecer en el día 1C pasado el ecuador de la jornada y tomó su asiento. El pensamiento generalizado era que llegaría, cumpliría con las exigencias del guión y tomaría un vuelo de vuelta a Londres, pero el guión de Adrián no sigue la lógica habitual. Él no sabe jugar de otra forma que no sea para ganar, y el Winamax SISMIX no fue una excepción.

El tercer y definitivo día de este Winamax SISMIX convocaba a 16 jugadores los cuales no apartaban sus miradas de Adrián. Todo el mundo sabía que si el naipe le respetaba un poco, y se plantaba en mesa final, sería muy difícil apartarle de la victoria, justamente lo que acabó sucediendo.

Hubo alguien que tomó la osadía de ponerle en riesgo, pero cometió un error garrafal que tardará en olvidar. Miguel Tavares, a falta de 9 jugadores tuvo a Adrián contra las cuerdas. Ambos acabaron “all-in” preflop siendo en ese momento el portugués quien tenía el stack dominante. Los  Kc
Ks
del luso iban muy por delante del  As
Kh
de Adrián, y más complicada estuvo la cosa cuando cayó un flop  4h
Th
Kd
. Ahí vino el gran error. Tavares celebró con un sonoro grito ese rey en el flop, algo que no pasó desapercibido para los dioses del poker. El turn, una  Jc
puso a Tavares con los nervios a flor de piel pensando lo que podía suceder como finalmente acabó sucediendo. La  Qs
del river, salvadora para Adrián, fue un punto de inflexión en su camino hacia la victoria.

A partir de ese momento, ya líder, no bajó de ahí. Con la eliminación de Sylvain Loosli en octava posición, el único regular de torneos internacionales que quedaba con opciones, el camino de Adrián hacia la victoria tomaba un color muy distinto.

La mesa final de siete jugadores, la cual se trasladó a un enclave muy atractivo elegido por la organización de Winamax, arrancaba con Adrián líder en fichas y otros seis stacks relativamente igualados. Fue a partir de ese momento en el que, un cambio de marcha por parte de Adrián, empezó a inclinar la balanza en su favor.

Pronto se cobró la primera víctima. Francesco Pillitteri se restó preflop con  Ah
Qc
recibiendo el “call” de Adrián con  8c
8d
. El italiano no sabía eso que decimos en España: “Yo tenía as-dama…” y pronto se dio cuenta. Un flop  8h
Th
Td
mandaba a casa al jugador transalpino en séptima posición.

Poco después le llegó el turno a Kamel Atouit, quien pasó por la mesa final sin pena ni gloria. Apenas jugó manos, esperando que algún rival se fuera antes que él como así sucedió, hasta que una mano encontrada entre él y Henrique Pinho se lo llevó por delante. Concretamente fueron unos  9c
9h
contra los  Ts
Td
del luso para dejarle en la lona en sexta posición.

El siguiente en caer fue el ya mencionado Miguel Tavares, víctima de nuevo de Adrián. Nuestro representante dobló en una ocasión al luso cuando era el short-stack, pero la siguiente vez que su stack intentó medirse al de Adrián, no tuvo tanta suerte. Decidió jugar al check/push en un flop  6h
Ks
4c
con  5h
6c
y Adrián le pagó al toque con  Ad
Kd
. Turn y river fueron meros espectadores sin cambiar el rumbo de la mano. El que sí cambió el rumbo fue Tavares, rumbo del rail.

Unas cuantas manos de tanteo después, fue Corentin Ropert quien cayó en las garras de Adrián. A decir verdad, el francés (clasificado a través de Winamax) fue el único que tuvo la osadía de plantar cara a Adrián, sabedor que tenía posición sobre él. Desafortunadamente para él, un “cooler” en contra nos privó de ver un atractivo heads-up España-Francia. Ambos jugadores acabaron all-in preflop con  Ac
Kd
contra  Kc
Ks
, no ayudando las cartas del centro al jugador galo, que caía en cuarta posición.

El mayor beneficiado de semejante encontronazo fue Mehdi Merai, pues por entonces su stack apenas contaba con 12 ciegas, las cuales puso en riesgo cuando Ropert todavía se estaba despidiendo del público. El  Ac
9s
de Merai no pudo mejorar contra los  9h
9d
de Henrique Pinho, dejando así servido el heads-up del torneo.

Dicho heads-up comenzaba con ventaja para Adrián, pero no una ventaja excesivamente grande. Eran 110 ciegas contra 90, lo que invitaba a pensar que el duelo cara a cara, con niveles de 60 minutos, podría alargarse durante varias horas.

Pero no fue así. En apenas 30 minutos el torneo estaba finiquitado. Tal vez Pinho se veía inferior y quiso poner en la ecuación toda la cantidad de varianza que fue capaz de reunir, pero lo cierto es que no se tardó demasiado en vivir el primer (y único) “all-in y call” del heads-up.

La mano decisiva empezaba con Adrián abriendo mínimo el botón, a 600.000 puntos. Pinho 3beteaba a 2.500.000 y el madrileño pagaba. Salía un flop  Td
Js
7s
. El portugués pasaba, Adrián apostaba 4.000.000 y con 29.000.000 por detrás, el luso decía que todas iban al centro de la mesa. ¡Insta-call! Adrián bajaba  Ac
Jh
y Pinho  Kc
Tc
. Había que evitar que turn y river aguaran la fiesta y tendríamos un campeón. La cuarta fue el  4d
y la quinta el  8d
. El torneo había acabado. ¡Adrián Mateos se proclamaba campeón!

Enorme victoria de “La Máquina”, como le llaman los franceses, que recordaremos por mucho tiempo. No por la magnitud del premio, como decíamos anteriormente, sino por comprobar la sed de triunfos que tiene este, nuestro mejor jugador hoy en día.

¡Que vengan muchos más, Adrián!

Premios Mesa Final Winamax SISMIX
Jugador Premio (MAD) Premio (€)
1. Adrián Mateos 1.000.000MAD 89.453€
2. Henrique Pinho 730.000MAD 65.301€
3. Mehdi Merai 510.000MAD 45.621€
4. Corentin Ropert 360.000MAD 32.203€
5. Miguel Tavares 265.000MAD 23.705€
6. Kamel Atoui 195.000MAD 17.443€

Si con esto, no has tenido información suficiente para saber cómo se ha gestado la victoria de Adrián, te recomendamos echar un vistazo a nuestra cobertura en directo, donde tendrás mucho más lujo de detalles. Por cierto, esa cobertura en directo acaba AQUÍ. ¡Hasta la próxima!

Comentarios