Adrián hace sus primeros pinitos como “blogger” de Winamax para contar su llegada al Team Pro

El madrileño ha hecho su primera aparición estelar en el blog de la sala francesa y lo ha hecho dando algunos detalles de cómo fue su llegada al Team Pro y lo que le espera por delante.

Que Adrián Mateos se unió el pasado mes de octubre al Team Pro de Winamax, es algo que no vamos a descubrir ahora, pero sí descubriremos una faceta del madrileño poco conocida de él hasta el momento.

Como jugador patrocinado de una sala puntera como es Winamax, más allá de jugar en las mesas con el parche en la solapa, es evidente que los compromisos que un patrocinador suelen pedir a sus jugadores, van más allá de lo estrictamente relacionado con el poker, las cartas y las fichas, y Adrián no es una excepción. Por ahora, al madrileño le ha tocado lidiar con el teclado, y no lo ha hecho nada mal.

El Blog de Winamax tiene un nuevo escritor en la figura de Adrián Mateos, quien al parecer nos contará sus vivencias en primera persona de una forma relativamente periódica, tal como le hemos podido preguntar personalmente.

En la primera entrada en el blog que lleva la autoría de Adrián, nuestro protagonista cuenta cómo fue su llegada a la sala, sus primeras impresiones, la bienvenida que el equipo de jugadores y profesionales le brindaron y en definitiva, cuáles son sus planes de cara al futuro. Cabe matizar que parece ser que Adrián escribió estas líneas mientras estaba en Punta Cana, antes de ganar el $5.300 Millions Finale del Caribbean Poker Party Festival.

Ahí van las líneas del madrileño tituladas “Una nueva etapa”:

Hace no demasiado tiempo empezó para mí una nueva etapa en mi carrera como jugador profesional de poker. Aunque llevo ya algunos años dedicándome a ello a tiempo completo, tal vez sea ahora cuando pueda considerarme un profesional de esto con mayor motivo.

El 14 de octubre se anunció mi incorporación al Team Pro de Winamax. Las conversaciones para que esto llegara a ser una realidad las veníamos llevando desde hacía meses, pero fue a mediados del mes pasado cuando decidimos hacer público el anuncio.

Debo decir que abordo con gran ilusión este nuevo reto. Representar una firma del prestigio de Winamax es algo que no he hecho nunca, pero estoy convencido de que sabré dar mi 110%, como siempre hago, para que juntos logremos grandes éxitos. Por ahora, debo decir que mis sensaciones son inmejorables.

La primera acción que llevé a cabo como jugador de Winamax no trascendió especialmente a los medios ni tampoco en mis redes sociales. Viajé a París para formalizar la firma, y allí tuve ocasión de comprobar en primera persona el músculo que puede llegar a tener mi nueva casa. Winamax organizó un freeroll al que acudieron un montón de jugadores -muchos más de los que podía esperar- para intentar la clasificación a un torneo presencial. Sentí que el público francés se identificaba mucho con la marca, algo que me llamó mucho la atención y me dio una pista de lo que mi nueva sala puede llegar a conseguir en un futuro.

Allí además tuve ocasión de coincidir con parte del equipo de la sala, así como con mis compañeros de equipo, los jugadores. Con algunos ya había coincidido en torneos presenciales anteriores como con Mustapha Kanit, Sylvain Loosli, Davidi Kitai o Gaelle Baumann. A otros todavía no les conocía, pero debo decir que el recibimiento fue magnífico. Creo sinceramente que el equipo humano que hay vinculado a Winamax, es de altísima calidad.

Una vez hechas las presentaciones, fue momento de hacer lo que más me gusta y lo que creo que mejor se me da, es decir, coger la maleta y viajar a los torneos más importantes del mundo. Estrené mi relación con Winamax en Macao. Era la primera vez que viajaba allí y debo decir que el lugar me impresionó bastante. No tiene nada que envidiar a Las Vegas; los casinos son grandes, las instalaciones nuevas y la oferta de torneos es enorme. Además, allí conseguí los primeros buenos resultados representando a la marca.

Fui 4º en el Main Event de las Triton Super High Roller Series, 6º en el ACOP Single Day High Roller y gané el ACOP Mini High Roller con premios por más de 1,3 millones de dólares. Fue una experiencia inolvidable, y me alegró mucho empezar mi relación con Winamax con unos resultados tan buenos tanto para la sala como para mí mismo.

De ahí me fui a Rozvadov con motivo de las WSOPE, un torneo al que tengo un cariño especial, ya que como sabréis, gané el Main Event en 2013 cuando se celebró cerca de París. En honor a la verdad, en Rozvadov las cosas no salieron tan bien como a mí me hubiera gustado. Me fui del King’s Casino sin ningún resultado, pero eso no afecta a mi ánimo. Los torneos de poker tienen estas cosas, así que seguiré dando el máximo de mí mismo en los siguientes torneos que ya tengo previstos en mi calendario.

Tengo por delante unos meses bastantes cargados de torneos por todo el mundo, algo que me encanta. Ahora mismo me encuentro en Punta Cana jugando el Caribbean Poker Party Festival, de aquí me iré a Las Vegas a jugar el WPT Five Diamonds y acabaré el año en Praga, como viene siendo habitual. Después de pasar unos días en casa celebrando la Navidad, comenzaré el año en Bahamas con motivo de la PCA.

Ya tenemos ganas de que Adrián nos cuente más cosas sobre su futuro, planes o alguna novedad que seguro en algún momento nos podrá adelantar. ¡Grande!

Comentarios