Bryn Kenney: 'En 2018 gané casi 5 millones y aún así terminé en pérdidas'

2018 no fue un buen año para el americano, pero 2019 lo ha empezado con muy buen pie. Los compañeros de Card Player le han entrevistado para conocer sus impresiones.

Bryn Kenney es uno de los mejores jugadores del mundo. Con tan solo 32 años, el jugador americano ocupa la octava posición en la All Time Money List gracias a los algo más de 27 millones que ha ganado a lo largo de su carrera en las mesas.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. 2018 fue un año un poco duro para él. Según comentó en una entrevista, a pesar de haber logrado cajas por casi 5 millones de dólares, fue el primer año en el que terminó en pérdidas.

Parece por otro lado que 2019 ha empezado con buen pie para el americano. Kenney ha demostrado estar en plena forma ya que en lo que va de año ha ganado 1.409.237 $. Esta cifra viene principalmente de su victoria en el Main Event del Aussie Millions en enero en el que ganó 914.617 $  y de su victoria en el High Roller de 25.000 $ en el US Poker Open hace tan solo unos días gracias al que ganó 450.000 $.

Los compañeros de CardPlayer han entrevistado a Kenney para conocer de primera mano las impresiones del americano sobre su impresionante inicio de año y hemos decidido traducir íntegra la entrevista para que podáis disfrutar de ella.

Card Player: En términos económicos, de tus 20 mejores resultados en torneos, tu victoria en el Evento Principal de 10.000 $ AUD del Aussie Millions 2019, es el único torneo con un buy-in menor de 25.000 $. Así que claramente, el circuito de los High Rollers ha cambiado el juego para ti.

¿Fue una sensación muy diferente para alguien como tú, que ha estado crusheando los high rollers los últimos años, ganar un evento principal con un field mucho más grande que no está compuesto principalmente por los mejores jugadores de torneos del mundo?

Bryn Kenney: Sí, fue increíble, especialmente porque nunca había hecho una mesa final de un Evento Principal en ningún lugar, ni en el World Poker Tour, ni en el European Poker Tour ni en el Evento Principal de las WSOP. Me quedé cerca un año, pero la mayoría de las veces en estos Main Events cuando tuve deep runs, terminé busteando cuando todavía quedaban tres mesas.

He sido chip leader antes, pero siempre he terminado entre el 15º y el 25º. Así que lograr hacer una mesa final, especialmente en un lugar como Australia, fue genial. Pasé un rato divertido jugando, riéndome y pasándolo bien, con mesas en su mayoría llenas de jugadores recreacionales. Esto lo hizo todo más agradable, porque el ambiente era más agradable.

CP: Entraste en la mesa final como el shortstack de los siete jugadores con vida, con solo 17 ciegas grandes. Ganaste muchos botes grandes en la mesa final, pero esta no fue una victoria típica en la que el campeón elimina a varios de sus oponentes. De hecho, no eliminaste a nadie hasta el final. ¿Puedes hablar un poco sobre cómo se desarrolló el final de ese torneo?

BK: Gané una mano realmente importante en el que puse todas mis fichas en juego con jotas contra A-K. Exceptuando esa mano no jugué muchos botes grandes. Jugué bien y simplemente obtuve el máximo valor posible de los pocos spots en los que era posible obtener valor.

Jugué un tipo de juego que creo que me va bien cuando tengo un stack corto. No me di por vencido, simplemente permanecí concentrado y traté de permanecer con vida. Así fue como pasé del último puesto a ganar el torneo.

CP: ¿Crees que tu estatus de regular de high rollers te ayudó a negociar durante el pacto a tres bandas que hiciste con Mike Del Vecchio y Andrew Hinrichsen, a pesar de que Del Vecchio tenía un stack ligeramente superior? ¿Qué piensas sobre el trato y cómo sucedió?

BK: Bueno, no solo soy un jugador de high rollers... lo que pasa es que, durante los últimos 15 años, he jugado high stakes online y en vivo. Mucha gente que juega ahora, empezó e incluso aprendió observando mis manos, mirándome cómo crusheaba online. Por lo que cuando llevas mucho tiempo en la cima y juegas bien, la gente no quiere jugarse medio millón de dólares contra ti...

CP: Hace dos años tuviste un año increíblemente bueno ganando más de 8.2 millones de dólares. En 2018, ganaste algo menos de 5 millones, pero en una entrevista dijiste que en realidad fue uno de tus peores años como profesional, ¿nos puedes contar algo más sobre eso?

BK: Sí, 2018 fue la primera vez que tuve un año perdedor. Quitando un par de torneos apenas habría perdido, pero la realidad es que no logré muchas victorias y perdí muchos grandes all-ins. Tal vez no estaba jugando bien, pero el año anterior simplemente crushee todo. Son rachas. Simplemente suceden.

CP: Entonces cobraste cerca de 5 millones de dólares pero tuviste un año perdedor. ¿Es una prueba de cuántos high rollers hay ahora? ¿Cuánto dirías que un jugador medio de este tipo de torneos paga en buy-ins a lo largo del año?

BK: Supongo que, si juegas todo, estarás entre los 6 y 7 millones en buy-ins, tal vez entre 6 y 8 millones si vas a Asia y juegas todos los grandes torneos además de los grandes torneos aquí. Así que sí, se ha vuelto caro.

CP: Los high rollers están compuestos por fields más pequeños. ¿Crees que poder jugar a un alto nivel en estos high rollers es atractivo para los profesionales porque hay menos varianza? ¿O la dura competencia no compensa las ventajas de jugar fields pequeños?

BK: Todo depende. Puedes runear mal y perder un montón de buy-ins en un corto tramo. O bien, podrías estar jugando muy bien. Todo depende del estilo de juego que tengas en función de cuán alta sea tu varianza. Si coges muchos spots y los juegas super agresivo, vas a tener una varianza mucho mayor que si juegas un juego más sólido. Por lo tanto, no lo sé, realmente no pienso en la varianza. Pienso en si juego bien, eso es en lo que realmente me enfoco.

CP: ¿Te sientes bien ahora mismo con tu juego? Este año ha tenido un buen comienzo, ¿estás listo para tener otro año increíble?

BK: Sí, seguro. Incluso antes de ganar este evento aquí en el US Poker Open, me he sentido muy bien en la vida; Todo va muy bien. En 2017 no jugué mucho, me salté muchos eventos y  simplemente arrasaba allí donde iba. Creo que ese es un buen equilibrio para mí, así que eso es lo que voy a seguir haciendo.

Comentarios