Importante revés al poker federal en Estados Unidos

Un importante abogado del Estado retirado tacha de inconstitucional el borrador Kyl/Reid, mientras que la PPA propone cambios urgentes.

El periodo que transcurre entre que un gobierno saliente otorga el relevo al gobierno entrante en el sistema democrático de Estados Unidos se conoce como “lame-duck”. Desde que concluyen las elecciones presidenciales hasta que comienza la nueva legislatura existe casi mes y medio en el que los políticos se encargan de dar cierre a todos los proyectos que estén pendientes de completarse.

-¿Qué queremos? - ¡Seguir pelando nórdicos!
-¿Qué queremos? - ¡Seguir pelando nórdicos!

Entre ellos, uno de los proyectos que navega por las “lame-duck sessions” del congreso es la propuesta de los senadores Harry Reid y John Kyl, conocida popularmente ya como “Reid/Kyl”, que supondría la legalización a nivel federal del poker online en Estados Unidos.

Recordemos que en el estado actual de la situación en el país norteamericano son los propios Estados los que pueden decidir si se aprueba el poker online en su territorio, siendo la capital del juego, Nevada, la pionera y estandarte con algunas salas a punto de debutar en el nuevo periodo de juego online legal en USA.

Los senadores demócrata y republicano Harry Reid y John Kyl han puesto mucho esfuerzo en explicar por qué el poker debería ser objeto de regulación federal en lugar de estatal, especialmente debido al problema de la liquidez.

Hace ya unas semanas repasábamos algunas de las características principales de la propuesta “Reid/Kyl”, reseñando entre otras la llamada “Bad Actor Lock-Out”, que es la cláusula que impide entrar en el mercado durante cinco años a las salas que hayan seguido ofreciendo sus servicios en territorio estadounidense después de la UIGEA.

Paul Clement, abogado del Estado retirado, ha redactado, a petición de la Poker Players Alliance, un documento en el que considera que ese tipo de restricciones impuestas a compañías que siguieran operando tras la UIGEA podrían ser inconstitucionales, pues se saltarían a la torera la “presunción de inocencia”.

Además, considera que la propuesta se entromete en asuntos que están más allá de la jurisdicción federal, como el establecimiento del mecanismo que los diferentes Estados deberían seguir para adscribirse a la ley. Según Clement, la creación de este mecanismo corresponde a cada Estado de forma aislada y única.

Estos comentarios acompañan a las recientes críticas que la propuesta ha sufrido a manos del lobby para la legalización del poker online más importante en Estados Unidos: la Poker Players Alliance. La PPA critica duramente varias partes de la propuesta, describiendo como absurdo el “blackout” que seguiría a la aprobación de la ley -necesario para que los mecanismos de adscripción estatales se pusieran en marcha- de casi año y medio.

Además, la PPA pide a los promotores de la legalización federal que mantengan a toda costa una puerta abierta para la liquidez internacional, habida cuenta del fracaso que la liquidez nacional está teniendo en los mercados regulados en Europa.

Comentarios