El cisma del rakebackiPoker y Ongame se parten por la mitad

Analizamos las razones que están llevando a las salas más importantes de estas redes a querer volar en solitario.

En Poker-Red venimos siguiendo con atención la deriva de la industria hacia un nuevo modelo que protege a la variable más importante en la entrada de dinero al ecosistema: el jugador recreacional.

Parece que ya no tan llena...
Parece que ya no tan llena...

Con el objetivo de trasladar a la comunidad las opiniones de algunos de los jugadores más representativos del poker en España, recogimos el guante que lanzaba Galfond e iniciamos un interesante debate.

Durante los últimos años, las redes de poker, esas asociaciones de salas denominadas skins, que ponen en común a sus clientes bajo un software único, han sufrido un desequilibrio brutal entre las empresas que más dinero aportaban a la liquidez de la red, es decir, aquellas que lograban atraer depósitos al ecosistema, y aquellas que en las que el neto era negativo, es decir, había un volumen mucho más grande de retiradas que de depósitos, empobreciendo en consecuencia a la red.

Muchos skins pequeños buscaban aumentar su volumen de rake, que a fin de cuentas es el baremo que marcaba el reparto de beneficios, a base de ofrecer ventajas especiales a jugadores ganadores, como carreras de rake y acuerdos de rakeback muy por encima de la media del mercado.

La batalla interna entre las salas solía mantener un precario punto de equilibrio tras los castigos, y a veces las expulsiones, de los casos más flagrantes.

Sin embargo, las tornas han cambiado en la industria. Jugadores acostumbrados a mantener sus beneficios a costa de generar el mayor rake posible y que nunca tienen que depositar para vivir de ello ya no son bienvenidos.

El tan manido ecosistema del poker se agota, por una amalgama de motivos. La crisis económica, el dinero que FTP y la red Cereus sacaron de él y el excesivo rake impuesto a los microlímites van frenando el proceso natural: que el dinero llegue a los escalones más altos de la pirámide.

También la inversión que los skins más grandes de una red deciden realizar en los cada vez más numerosos mercados regulados añade sal a una herida que se agranda cada vez más. Esas salas ven como tienen que compartir sus jugadores con quienes no ponen un duro para invertir en marketing y trabajar en esos mercados.

Las grandes empresas son cada vez más conscientes de esta problemática y algunas incluso deciden reducir drásticamente sus inversiones en marketing y relegar al poker a un producto residual en su oferta de servicios, con la consiguiente pérdida para el ecosistema global.

Tras esta exposición , es mucho más fácil entender la noticia que nos brinda PokerFuse. Se sobreviene un cisma dentro de iPoker y Ongame.

iPoker, la red que utiliza el software de PlayTech, reúne a cuarenta salas distintas. Al parecer, un grupo que reúne a las más importantes quiere dejar atrás al resto y la red está tomando en consideración la propuesta. El plazo para completar la ruptura puede ser tan corto como los dos próximos meses.

Este grupo de skins pretende que sus mesas estén completamente separadas de las del resto, librarse del lastre en definitiva.

En Ongame, se cuece una revolución similar, aunque no tan radical. PokerQ4 nombra a Betsson, Betsafe, Unibet y Betfair como integrantes de la nueva Ongame2. La pretensión de estos operadores sería mantener un número de mesas propias fuera del alcance del resto de al red y compartir el resto.

Estas cuatros salas muestran a la perfección el espectro de negocio que la industria ve con buenos ojos hoy en día. Marcas con prestigio y tráfico propio como Unibet y Betfair, junto a Betsson y Betsafe. Betsafe, uno de los skins más agresivo en la captación de jugadores ganadores en años pasados, pertenece ahora a Betsson, un operador con una gran capacidad de atracción de jugadores recreacionales debido a la cantidad de público congregado un su casino y su portal de apuestas deportivas. Este último factor es vital para entender su implicación en Ongame2.

En el caso de Ongame, el final de la historia tiene muchos más interrogantes ya que bwin.Party, dueño de la red, pretende venderla a Shuffle Master en las próximas semanas.

Comentarios