James Obst se aparta del poker para cumplir su sueño de jugar en Wimbledon

Uno de los jugadores más reconocidos del panorama internacional manifestó recientemente su intención dejar el poker y perseguir un alocado sueño de convertirse en tenista profesional.

Las World Series of Poker, y sobre todo el cierre de las mismas, es un momento de profunda reflexión para muchos jugadores. Los que se van de Las Vegas con buenos resultados, repasan lo sucedido para intentar repetir la fórmula del éxito al año siguiente, mientras los más perjudicados hacen propósito de enmienda para que la racha no se repita.

Sin embargo, hay algunos que van un paso más allá en sus reflexiones, como pueda ser el caso de James Obst, el jugador australiano que el año pasado consiguiera su primer (y único hasta la fecha) brazalete de las WSOP en el $10k Razz Championship.

El australiano, respetado también en las mesas online bajo su pseudónimo “Andy McLeod”, ha protagonizado sendos “deep-runs” en los Main Event de 2017 y 2018. El año pasado finalizó en 13ª posición con un premio de 427.930$ mientras que este año se despidió llegó a alcanzar el 46º puesto con un premio valorado en156.265$. Parece ser que sendos “deep-runs” hicieron a Obst que se sentara a evaluar cuáles eran sus prioridades en la vida, ahora que se le supone debe tener un buen colchón económico.

Tal ha sido su reflexión, que con la finalización de estas WSOP parece haberse finalizado también su carrera como jugador profesional de poker, al menos por el momento. Obst manifestó a través de Twitter su intención de tomarse un tiempo sabático y perseguir así un sueño que tenía desde hacía años: convertirse en jugador profesional de tenis y llegar a competir en Wimbledon.

Un deep run te hace darle muchas vueltas a la cabeza.

Resulta una experiencia surrealista sentir tanto amor y cariño, no solo de tus amigos y seres queridos, sino de la comunidad en general.

Ya sabía que posiblemente este sería mi último festival durante mucho tiempo en el que iba a jugar mucho volumen, por lo que decidí tomármelo como una forma de disfrutar la experiencia tanto como pudiera. Al margen de los malos resultados, ha sido una experiencia enriquecedora a muchos niveles. Tanto, que he llegado a sentirme mal por no haberme integrado más en la comunidad hasta este momento. Ha sido un largo camino hasta llegar hasta aquí; mis primeros años en las WSOP me encontraba tan mal de salud, sentía tal ansiedad, que simplemente podía enfocarlo como una lucha por mi supervivencia.

Nunca he contemplado la posibilidad de compartir estos pensamientos públicamente, pero después de haber sentido tanto afecto e interés por mí en los últimos días, me he dado cuenta que si simplemente decidiera desaparecer de la escena del poker, habría gente que se preguntaría el por qué, y no tengo motivos para no compartirlo. Mi sueño siempre ha sido se jugador profesional de tenis y jugar en Wimbledon. Pese a un historial cargado de problemas médicos desde que tenía 16 años, siempre he creído que podría conseguirlo, y de hecho todavía lo creo. Ahora que por fin me he sobrepuesto a la mayoría de ellos, es hora de comprometerme de verdad. Sé que todavía me queda un largo camino por recorrer más allá del estado de forma, pero también sé que este sueño no puede coexistir mientras me siga dedicando al poker […].

James Obst parece haber tomado una decisión y es firme. En sus  últimas letras, admite que es posible volverle a ver jugando algún que otro torneo “aquí o allá”, pero lo de meter volumen parece que durante una temporada no será para él.

El australiano tiene ahora 28 años, y parece una quimera pensar que podríamos verle jugar en el All England Tennis Club, pero no es menos cierto que el simple hecho de verle intentarlo demuestra una gran fuerza de voluntad.

Comentarios