Los mercados estatales en peligro en USA: Nevada y Delaware

Nevada y Delaware han dado el primer paso en el poker interestatal y compartirán liquidez en el plazo de unas pocas semanas.

El empecinamiento de Sheldon Adelson en borrar de la faz de los Estados unidos todo tipo de juego online no solo entra en conflicto con los estados con mayor población, que pueden sostener por sí mismos un mercado propio, sino que cercenaría las esperanzas de varias docenas de estados que ven en Nevada y Delaware un modo de sacar adelante proyectos más modestos con una nueva forma de trabajar en el sector: el mercado interestatal.

El primer mercado interestatal, a punto de materializarse
El primer mercado interestatal, a punto de materializarse

Nevada fue el primer estado en explorar la regulación interna del juego online. Parece lógico que el territorio en el que se encuentra las Vegas  y las sedes de las industrias más potentes del juego fuera el primero en abrir la puerta, pero también por eso fue de los más restrictivos a la hora de legislar.

Desde los primeros proyectos de ley, las compañía que basan su modelo de negocio en la explotación del juego físico han visto en el juego online un enemigo, no un complemento. Por tanto, para llegar a un acuerdo en temas de regulación se decidió permitir tan solo el poker online y se instauró la primera “cláusula de mal actor”, dirigida a apartar del mapa a las mayores empresas especializadas en juego online, en especial PokerStars.

Al principio fueron solo dos las empresas que decidieron aprovechar el primer tirón: la recién llegada Ultimate Poker y WSOP.com, con experiencia en Europa y apoyada en el software de 888 Holdings. Más tarde se unió a la expedición Real Gaming.

En Delaware, que apenas llega al millón de habitantes, el origen del juego online fue muy distinto. Allí se estableció que también se podrían explotar varios juegos de casino y debutaron tres salas, todas ellas con software de 888.

En lo que coincidieron ambos mercados fue en alcanzar un prematuro pico de actividad y comenzar un marcado declive, que echó por tierra las más que optimistas proyecciones previas y que se cobró la existencia de Ultimate Poker.

Es la esencia de los mercados cerrados. Sin liquidez no hay mesas, no crecen los premios y el ecosistema se vuelve más predatorio, pero eso lo supieron ver rápidamente los gobernadores de ambos estados y Delaware y Nevada firmaron en febrero de 2014 un convenio de colaboración para crear el primer mercado interestatal.

Ese es el gran avance que puede echar por tierra la aprobación de la RAWA, justo ahora que el martes pasado el gobernador Sandoval de Nevada aprovechó una comparecencia ante los medios para confirmar que la Comisión del Juego le había confirmado que los problemas técnicos que habían demorado la ejecución práctica del acuerdo estaban casi superadas y que los jugadores de Delaware y Nevada se podrán enfrentar en las mesas virtuales dentro de un plazo de cuatro a seis semanas.

En el primer reportaje de esta serie, advertíamos que el desarrollo del juego online en Nueva Jersey había despertado el interés de gigantes demográficos como Pennsylvania o California, que acaban de ver presentados nuevos proyectos de ley ante sus cámaras en este último mes. Pues un funcionamiento satisfactorio del mercado interestatal de Delaware y Nevada podría animar a estados más pequeños a solicitar la unión al proyecto.

Comentarios