Nadal: “El poker no es un deporte de constancia o suerte, sino de habilidad”

La británica Vicky Coren entrevista a Rafa Nadal para el Huffington Post y aprovecha para preguntarle algunas cosas sobre poker.

Hace tan solo unas semanas anunciábamos lo que probablemente es el patrocinio más grande de la historia del poker: el fichaje de Rafa Nadal por PokerStars.

Hace unos días, el tenista manacorí daba una entrevista para el Huffington Post UK, en el que comentaba la actualidad: su victoria en Roland Garros, su retirada de los Juegos Olímpicos de Londres y su nueva afición: el poker.

La entrevistadora es nada menos que la periodista y jugadora profesional de PokerStars Vicky Coren, una vieja conocida de Poker-Red.

¿Por qué has decidido retirarte del equipo Olímpico?

Desgraciadamente, debido a mi rodilla. Ya tenía molestias en Wimbledon y, sencillamente, no me he recuperado a tope como para jugar. Es una lástima porque los Juegos Olímpicos solo son una vez cada cuatro años, pero así es la vida, espero recuperarme pronto.

¿A qué deportista admiras más?

Admiro a mucha gente, pero en términos deportivos siempre me ha encantado la mentalidad de Tiger Woods en un campo de golf. Me encanta su mirada cuando está preparándose y concentrándose en su decisión. Tiene un rostro fuerte y concentrado, siempre cree que puede dar el golpe.

¿Entonces admiras más la fortaleza mental que el físico?

Por supuesto. En el caso del golf, no es un deporte físicamente exigente como el tenis. Eso es lo que hace que el tenis sea maravilloso: la combinación de ambos. Es un deporte muy mental y al mismo tiempo muy físico. Pero sí que admiro más la fortaleza mental que lo físico porque las habilidades físicas son mucho más fáciles de desarrollar que las mentales.

Podrías haber sido futbolista, pero elegiste el tenis. ¿Por qué?

Era mucho mejor en el tenis que en el fútbol. Me encanta el fútbol pero amo el tenis y creo que tomé la decisión correcta. Me gustan mucho los deportes de equipo y en el tenis no tengo muchas oportunidades para jugar en equipo, solo cuando estamos representando a nuestro país. La verdad es que lo echo en falta.

Eso es interesante, porque el poker es un juego individual. Puedes recibir consejos, amigos, tener un entrenador, pero cuando el torneo de poker comienza, estás solo contra el mundo, como en el tenis. ¿Te gusta la idea?

Sí. Estás solo y nadie puede ayudarte, necesitas sobreponerte a situaciones difíciles por ti mismo y creo que eso es fantástico porque supone un gran reto. Por ejemplo, en el fútbol, si no estás jugando bien no es tan grave porque hay otros jugadores en el campo, pero en el tenis, si no juegas bien, estás fuera. Ese es el motivo por el que el tenis es un deporte muy mental y necesitas estar al cien por cien cada día.

El poker es nuevo para ti, ¿qué es lo que más te llama la atención?

Bueno, es algo nuevo para mí, algo de lo que espero disfrutar mucho. Creo que al fin y al cabo es un deporte, debes trabajar mucho el aspecto mental y bueno, estoy deseando aprender.

De la misma forma que en el poker, casi más importante que la habilidad es tener la capacidad de sobreponerse a las ganancias y las pérdidas, mantenerse sereno y seguir jugando.

Sí, es algo que creo que he mostrado durante toda mi carrera: tienes que aceptar las victorias y las derrotas por igual. Siempre me intento mantener sereno, tanto cuando gano como cuando pierdo. El tenis es un deporte en el que hay muchos torneos cada semana, así que no puedes celebrar mucho cuando ganes ni deprimirte cuando pierdes porque en unos pocos días viene otro torneo y tienes que estar preparado.

Todo el mundo sabe que eres uno de los mejores jugadores del mundo, pero el poker es algo nuevo para ti, en lo que todavía no eres el mejor del mundo. Siento tan competitivo, ¿te intimida un poco el mundo del poker?

Bueno, no soy el mejor del mundo ni lo seré. Respecto a lo otro, ¡para nada me intimida! No me importa ser el 200 del mundo o ser el peor jugador de poker del mundo siempre que sienta que estoy dando lo mejor de mí. Cuando juego al golf con mis amigos también me esfuerzo a tope y con el poker intento mejorar día a día. PokerStars me ha ofrecido mi propio entrenador y estoy recibiendo consejos de jugadores de todo el mundo, así que debería ir progresando.

¿Qué habilidades mentales crees que puedes exportar del tenis para el poker?

Bueno, necesitas ser apasionado y estar muy concentrado porque el poker no es un deporte de constancia o suerte, sino de habilidad. Tienes que saber qué hacer en cada momento, como en el tenis. También necesitas mucho autocontrol, como en el tenis. Hay algunas similaridades.

En el tenis siempre juegas contra gente físicamente preparada, la mayoría en la veintena, en el poker juegas contra cualquiera. ¿Te resulta extraña la idea de competir contra mujeres o ancianos?

No, simplemente creo que es un concepto diferente. Es fantástico, está abierto a todo el mundo y eso lo hace más complicado. Me encanta la competición y que sea completamente abierta lo hace más interesante si tienes éxito.

En tenis, ¿cuánto puede influir un pequeño golpe de suerte en un momento decisivo del partido?

Bueno, en el tenis, por el sistema de puntuación, no creo que un golpe de suerte pueda ser decisivo en una victoria. Pero, por supuesto, depende del momento. Puede facilitarte las cosas en algunas ocasiones, pero ganar o perder un partido depende de muchos puntos. No creo que un golpe de suerte sea determinante en un partido bajo ninguna circunstancia.

¿Cómo te sentiste al ganarle Roland Garros a Djokovic?

Obviamente, feliz. Había perdido varios partidos importantes desde hacía un tiempo, aunque en Montecarlo y Roma conseguí cambiar un poco la dinámica. Pero al final, París era muy importante para mí porque me sentía que estaba preparado, porque había perdido el partido anterior contra él. Afortunadamente, todo salió bien. Fue un momento muy emotivo.

¿Cada año vuelves a Roland Garros pensando que lo más probable es que ganes?

No, para nada. Cada año que he ganado Roland Garros, nunca he empezado el torneo pensando que podía ganarlo. Siempre siento que es un viaje complicado y que hay que ir paso a paso. Después, hay que ver cómo te encuentras día a día y conforme avanza el torneo te das cuenta de tus sensaciones, si estás haciéndolo como esperabas o un poquito peor. Intentas tener una actitud positiva y estar lo mejor posible cada día.

Por último, ¿puede un jugador de tenis empezar ganando un “freeroll” y acabar ganando un “Evento Principal” como puede ser Wimbledon?

Sí, bueno, hay un extenso periodo de aprendizaje en el que tienes que pasar por varias fases. Por ejemplo, cuando tenía 14-15 años, competía en eventos menores y creo que gracias al trabajo diario conseguí ir mejorando cada día gradualmente, hasta que llegué al nivel profesional y gané Roland Garros en 2005, un gran torneo.

Comentarios