Nelson Burtnick se entrega a las autoridades norteamericanas

El ex-procesador de pagos de Full Tilt Poker y PokerStars se entrega a las autoridades este mediodía.

Toda la actualidad al respecto del Poker Black Friday está actualmente eclipsada por el que ya probablemente es el mayor negocio de la historia del poker online: la adquisición de Full Tilt Poker por parte de PokerStars a través de un acuerdo con el Departamento de Justicia estadounidense que además permitirá a la sala de la pica roja operar en el futuro mercado regulado de Estados Unidos.

Aun así, esta historia no ha terminado. Hasta once personas estaban imputadas por el FBI por el Poker Black Friday y hoy, una de ellas, ha decidido personarse en suelo americano.

Según leemos en PokerFuse, el director de Procesamiento de Pagos de Full Tilt Poker, antiguo procesador de pagos también de PokerStars, Nelson Burtnick, ha sido arrestado este martes.

Ya se había rumoreado por Twitter que Burtnick se había subido a un avión el martes por la mañana (hora española) con el objeto de llegar a Estados Unidos y ponerse a disposición de la justicia estadounidense.

Es el segundo incriminado en el Poker Black Friday que, tras haber estado en paradero desconocido, decide acudir a la llamada de la justicia estadounidense para entregarse. El otro fue el ex-CEO de Full Tilt Poker, Ray Bitar.

Después de entregarse a las autoridades, Burtnick se consideró a sí mismo “no culpable de los cargos” y fue puesto en libertad bajo fianza de 500.000$, que ya ha abonado. Los cargos que pesan sobre Burtnick incluyen fraude, conspiración, blanqueo de capitales, operar un negocio de juego ilegal y violación de la UIGEA.

Con Burtnick en las redes de la justicia americana son tan solo tres los nombres que por ahora se están evadiendo del DoJ: Isai Scheinberg, Paul Tate y Scott Tom.

De los dos últimos no hay noticias, pero del primero ya se conoce que como parte del acuerdo de PokerStars-Full Tilt-DoJ, tendrá que abandonar en menos de cuarenta y cinco días su puesto en PokerStars. Si lo hará para mantenerse bien lejos de la Fiscalía del Distrito Sur de Manhattan o si por contra hará frente a los cargos, sigue siendo un misterio.

Comentarios