Ocho pros a la caza del fantasma de UltimateBet

Ocho jugadores víctimas en su día del fraude de las cuentas de superusuario de UltimateBet ponen una demanda RICO en busca de daños y perjuicios.

13 de agosto de 2007. Las Vegas.

Responsable de Fraude de UB. Instantánea tomada en 2011.
Responsable de Fraude de UB. Instantánea tomada en 2011.

El torneo semanal de 1.000$ de buy-in en la red UltimateBet / Absolute Poker ha reducido su nómina de participantes a dos jugadores. La mesa final ha sido absolutamente aberrante. "POTRIPPER” se ha plantado en el heads-up final después de jugar un número absurdo de manos sin perder prácticamente ni una al showdown.

Su rival es Marco Johnson "CrazyMarco", un jugador regular de torneos de niveles medios-altos, una estrella en ciernes del poker, que aún no ha dado el salto al poker en vivo.

La mano que decidirá el torneo acaba de conocer el turn, que completa una mesa formada por  4d
Kh
Kc
7h
. “POTRIPPER” apuesta y su rival resube all-in con un completo farol,  9h
2s
. “POTRIPPER” paga con...  Tc
9c
.

¿Acabamos de asistir al hero-call más impresionante de la historia o hay algo más?

Johnson decide protestar ante UB y pide el historial del torneo. UB asegura haber examinado el juego de “POTRIPPER“ sin encontrar nada raro y le envía un archivo codificado. Johnson se conforma con la explicación y aparca el tema.

Un mes más tarde, como se indica en el resumen de TwoPlusTwo, el foro donde se destapó el escándalo, se descubren tres cuentas: STEAMROLLER, GREYCAT y DOUBLEDRAG. Pese a utilizar una estrategia matemáticamente perdedora en las mesas de Limit 150$/300$, ganan cantidades extraordinarias, con una habilidad milagrosa para detectar los faroles de sus rivales.

Los jugadores de high stakes de UB están seguros de que estas cuentas pueden ver sus cartas.

El departamento de seguridad de UB lo niega.

Marco Johnson, mientras lee el hilo, recuerda que él tiene un historial en su correo y al comprobarlo, contempla atónito como el documento muestra todas las hole cards de los jugadores que intervienen en cada mano, información que no debería estar al alcance de la sala.

Al estudiar el historial de manos, es imposible negar que POTRIPPER puede ver las manos de sus rivales, como puedes comprobar en esta serie de videos.

El archivo incluye direcciones IP y e-mails de los jugadores. “POTRIPPER” y otra cuenta, que figura como observadora en el torneo, tienen IP de Costa Rica, sede de los servidores de UB. El correo del usuario observador es [email protected], correo perteneciente a Scott Tom, fundador de UB. El server de rivieraltd.com se halla en los centros de datos de Mohawk, la sede del regulador Kahwanake y está reservado para UB. Dos horas después de publicarse la información, la DNS de rivieraltd se borra.

Las respuestas previas de la sala, negando la evidencia, se convierten de pronto en la mecha de una sospecha mucho más grave si cabe.

A partir de ahí la investigación se centró en demostrar que los responsables de la sala estaban involucrados. Las evidencias se acumularon durante meses y el escándalo de las cuentas de superusuario de UB fue finalmente reconocido por la sala y castigado por el regulador.

Varios jugadores de high stakes, habituales de la sala desde sus inicios, han decidido presentar una demanda contra la empresa 6356095 Canada Inc., compañía surgida de la liquidación de Excapsa Software, la compañía responsable de Ultimate Bet hasta 2006.

Daniel Ashman, Brad Booth, Thomas Koral, Greg Laverly, Dave Lizmi, Daniel Smith, Joseph Sanders y Dustin Woolf declaran haber sufrido daños por valor de más de dos millones de dólares, de acorde a lo publicado por Subject:Poker.

La demanda estima que la devolución de los fondos estafados a los jugadores fue inadecuada y que la cantidad robada excede con mucho los cálculos realizados en su momento por el regulador.

Con la ayuda de los dueños, operadores, oficinistas, empleados y/o agentes de Excapsa y sus subsidiarias, los estafadores pudieron cambiar sus identidades online para evitar la detección y canalizar las ganancias ilícitas a través de varias cuentas de UltimateBet de una manera que sería imposible sin ayuda interna. A través de esas actividades, los defendidos robaron o causaron el robo de al menos 20 millones de dólares de los demandantes y otros jugadores de high stakes en partidas organizadas por UltimateBet.

La clave de la demanda puede ser el historial completo de manos jugadas en Ultimate Bet de 2003 a 2008,  que fue entregado en su día a la comisión de Kahnawake y al auditor Uri Kozai y que los demandantes esperan que les sea remitido para estudiar el volumen total de sus pérdidas.

La demanda se ha presentado bajo el paraguas de la ley RICO, aprobada en su día para luchar contra el crimen organizado. Este tipo de acciones civiles permiten responsabilizar a los autores intelectuales de los delitos aunque no sean los autores materiales y, además, solicitar daños y perjuicios.

Por todos los conceptos, los jugadores reclaman 10 millones de dólares, además de los costes de investigación y las tarifas de sus abogados.

Si tienes interés en conocer todos los detalles acerca del escándalo de UB, Poker-Red hizo un seguimiento exhaustivo de la investigación llevada a cabo por los compañeros de Wicked Chops Poker.

El escándalo de las cuentas de súper-usuario en UltimateBet al descubierto (I)

El escándalo de las cuentas de súper-usuario en UltimateBet al descubierto (y II)

Comentarios