PCA 2018 $100k SUPER HIGH ROLLERCary Katz: de short-stack a ganar el $100k Super High Roller

El fundador de Poker Central logró remontar una situación adversa para anotarse el título más importante de su carrera derrotando así a Justin Bonomo, Bryn Kenney y Daniel Negreanu.

Cary Katz entró en el final del $100k Super High Roller la PCA 2018 con el segundo stack más corto, y permaneció en la parte baja de los finalistas durante la gran mayoría de una mesa final repleta de estrellas. Incluso se calificó a sí mismo como ”un pez que los demás ordeñan" en la transmisión en vivo.

Pero no fue así como se desarrollaron las cosas esta vez. Katz se convirtió en un jugador invencible y finalmente alcanzó la cima, durando más que los rivales a los que tuvo que enfrentarse en este field que acumuló 46 entradas. Se convirtió en campeón, logrando un premio valorado en 1.492.340 $ además del título más prestigioso de su carrera.

"Gané algunos high rollers antes, pero este es definitivamente el más prestigioso, así que estoy muy orgulloso de él", dijo Katz acerca de su victoria.

Katz, de 47 años, es muy conocido en la escena de los high rollers; es un competidor habitual en su ciudad natal, Las Vegas. Hasta el momento ha acumulado 13,7 millones de dólares en premios de torneos en vivo.

Katz también tiene una sólida experiencia en los negocios. Fundó la College Loan Corporation en 1999 y llevó a la compañía a la séptima compañía de préstamos estudiantiles en los Estados Unidos durante sus 15 años como CEO.

Curiosamente, Katz se saltó el primer día y se inscribió directamente en el Día 2. “Si tenemos en cuenta mi ganancia neta por hora, la estrategia salió redonda. La razón es que mis Atlanta Falcons jugaban en el Día 1, así que dije que llegaría tarde. Con 40 ciegas sería suficiente ", argumentó Katz sobre su decisión de entrar en registro tardío.

Katz estuvo cinco veces all-in pero terminó doblándose cada vez. Mientras que su primer doble-up llegó a través de Justin Bonomo, los otros cuatro fueron exclusivamente a expensas de Bryn Kenney.

Katz solo tuvo palabras de elogio para Kenney, quien se ganó el apodo de Mr Bahamas: "Sentí que definitivamente era el torneo de Bryn. Creo que al final tuvo mucha mala suerte. Nadie jugó mejor que Bryn en este torneo. Definitivamente me superó”, Dijo Katz.

Mientras Bryn Kenney pulverizaba la mesa durante la mayor parte del día, acabó quedándose corto para más tarde dejar servido el heads-up entre Katz y Bonomo tras su eliminación. Bonomo llegaba con ligera ventaja al cara a cara final.

Katz pronto se colocó en una ventaja significativa al conectar poker en una mano en la que Bonomo había conectado “full”. Después de unas pocas manos más, todo había terminado. Bonomo se movió all-in con as-rey y Katz lo pagó con pareja de ochos. Una mesa inofensivo dejó a Bonomo con un digno segundo que le valió para ingresar 1.077.800 $.

"Me siento bien, es una gran manera de comenzar el año. Creo que cometí uno o dos errores muy pequeños, salvo por los cuales me siento muy contento con la forma en que jugué. Por lo tanto, no me puedo quejar", describió el subcampeón cómo se sintió con su actuación de hoy.

Fue una mesa final difícil, pero Bonomo señaló que las primeras etapas no podrían ser mucho mejores para un jugador en su posición: "Comenzó genial cuando Iván Lucá cayó eliminado, aunque eso dejaba a Bryn con la gran mayoría de las fichas en juego mientras los otros tres peleábamos con los stacks más cortos. Luego se volvió loco, diez all-in seguidos sin que nadie se eliminara. Fue una locura ".

Dos semanas antes de que comenzara 2018, Bonomo ya obtuvo un premio de siete cifras. Parece ser que a lo largo de este curso intentará repetir días como hoy con la gran cantidad de grandes eventos a la vista: "Va a ser un año realmente grande con muchos torneos de alto buy-in“.

Puede que Bryn Kenney haya finalizado en tercer lugar, pero posiblemente haya rubricado la actuación más notable entre los finalistas. Todo fue rodado desde el principio. Se encargó de Sam Greenwood con ases contra reyes enviándolo a la calle en el séptimo lugar.

El líder del arranque del día, Iván Lucá, noqueó a Isaac Haxton para recuperar su ventaja justo antes del primer descanso. Lucá, sin embargo, se precipitó por una fuerte pendiente a partir de entonces. Su descenso comenzó cuando lanzó un farol de “triple-barrel” contra Kenney, quien le cazó con cincos en su mano.

Los dos se enredaron nuevamente en la siguiente mano, que se convirtió en la despedida de Lucá. El argentino lanzó un “4-bet” en el que empujó con as-jota pero Kenney lo tenía contra las cuerdas con as-rey. La mesa no cambió nada y Lucá salía en quinto lugar.

En ese punto, Kenney poseía dos tercios de todas las fichas en juego con cuatro jugadores restantes. El único jugador que se resistió al dominio de Kenney fue Katz. Continuó doblándose a través de Kenney, manteniendo a flote su pequeña pila.

Después de controlar la mesa, Kenney no pudo sumar nada mejor que su tercer tercer-puesto a su currículum plagado de resultados. Kenney es el jugador más exitoso en la historia de la PCA Super High Roller con cinco premios incluyendo un título de 2016.

Parecía estar emparejándolo hoy, pero las situaciones all-in iban en la dirección opuesta.

"En el póker, tienes que evitar sentir frustración cuando los “all-in” van en tu contra; es necesario pensar en cómo jugaste y si tomaste las decisiones correctas. Creo que jugué una mesa final impecable, honestamente. Simplemente no lo pude conseguir ", dijo Kenney sobre su esfuerzo.

Kenney se tomó con mucho estilo su eliminación: "No puedo sentirme molesto por no haber tenido suerte en un momento determinado del torneo; precisamente es eso lo que convierte al poker en un gran juego. Sucede, es difícil cuando tienes ocho millones de fichas y el resto de tus rivales están muy cortos, pero eso es poker. "

Bahamas ha tratado bien a Kenney a lo largo de los años. Su cobro de 686.960 $ de hoy pone su récord de ganancias por encima de los 4 millones de dólares en torneos Super High Roller celebrados desde el Atlantis Resort.

“Es de locos. Siento que voy a ganar antes incluso de bajarme del avión y generalmente consigo un gran resultado en el $100k", admitió que viaja anualmente al PCA con una gran confianza.

Kenney no fue el único jugador en la mesa que tuvo que soportar algunos duros golpes. El Team PokerStars Pro Daniel Negreanu también estuvo en el epicentro del drama.

Con cuatro jugadores todavía en pie, Negreanu quedó paralizado en sus últimas 2.5 ciegas después de recibir un “tres outs” por parte de Bonomo en el river.

Las siguientes tres manos vieron a Negreanu hacer un tremendo regreso. Él triplicó su micro-stack con as alto para comenzar a escalar. Luego anotó un doble-up con diez-nueve contra los reyes de Kenney, conectando poker en la mesa. En la siguiente mano, Negreanu se volvió a dobar a costa de Kenney.

Pero, en definitiva, no importó, ya que “Kid Poker” acabó cayendo en cuarta posición. Bonomo demostró ser el némesis de Negreanu cuando lo dejó fuera de combate para siempre, rompiendo sus reyes con as-jota. Negreanu se conformó con 521.140 $ después de montar en una salvaje montaña rusa en la mesa final.

"Te frustra un poco, pero luego miras toda tu carrera y en 20 años he obtenido muchos de estos resultados. Y obviamente, al final, tienes que tener fortuna en los botes grandes. Quería ganar, pero no pudo ser”, Negreanu describió sus emociones después de los altibajos que experimentó hoy.

Premios $100k Super High Roller: 
1º - Cary Katz, Estados Unidos, 1.492.340 $ 
2º - Justin Bonomo, Estados Unidos, 1.077.800 $ 
3º - Bryn Kenney, Estados Unidos, 686.960 $ 
4º - Daniel Negreanu, Canadá, Team PokerStars Pro, 521.140 $ 
5º - Iván Lucá, Argentina, 402.700 $ 
6º - Isaac Haxton, Estados Unidos, 307.940 $ 
7º - Sam Greenwood, Canadá, 248.720 $

Comentarios