Ray Bitar no irá a la cárcel

El máximo responsable de Full Tilt Poker consigue un acuerdo con la fiscalía federal. Pagará 40 millones y no irá a la cárcel por su delicado estado de salud.

Las últimas noticias aireadas sobre el ex-CEO de Full Tilt Poker, Ray Bitar, indicaban que éste había decidido entregarse finalmente a las autoridades norteamericanas, hecho que tuvo lugar en julio de 2012. Tras estas noticias, el volumen de información sobre Bitar se redujo de forma drástica, hecho influenciado también por la adquisición de Full Tilt Poker por parte de PokerStars.

En septiembre, volvimos a saber de Ray Bitar a través de sus abogados, que pidieron vehementemente que su caso fuera sobreseído debido a la sentencia federal en el caso DiCristina, que afirma que el poker, como juego de habilidad, no está sujeto a la jurisprudencia de la IGBA (la ley que rige y prohibe los juegos de azar).

Desde entonces, la batalla judicial que emprendió Bitar para salvar su cuello ha durado varios meses y, probablemente, ya ha conocido su fin. Bitar decidió hace unos días alcanzar un acuerdo con la fiscalía por el cual se declaraba culpable de dos de los nueve cargos que se le imputaban, con un total de 145 años de prisión.

Tal y como leemos en PokerFuse, debido al estado de salud de Bitar, que ha sido diagnosticado con una enfermedad cardíaca y necesita un transplante en los próximos meses, éste no pasará más tiempo en prisión que el que ya ha pasado. Faltaba la rúbrica del juez, que podía actuar de oficio a pesar del acuerdo alcanzado entre Bitar y la fiscalía. Esta rúbrica tuvo lugar ayer en un juzgado de Nueva York, al que Bitar asistió mediante videoconferencia debido a que su condición le impide viajar.

Como fruto de esta sentencia, Ray Bitar pagará una multa de cuarenta millones de dólares y evitará ingresar en prisión, hecho que le impediría ser candidato a un transplante de corazón, sin el cual sus opciones de sobrevivir en los próximos seis meses se reducen al 50% según sus médicos.

Con la sentencia de Bitar se completa el círculo con la justicia de los imputados por el Black Friday, que cumplía su segundo aniversario hace apenas un par de días. Curiosamente, todo el jaleo legal de los imputados ha finalizado antes de que el dinero sea devuelto a los jugadores norteamericanos, que de un día para otro vieron como sus saldos en Full Tilt Poker desaparecían.

Bitar no irá a la cárcel y Full Tilt ha vuelto a la vida. Curiosa justicia en la que los jugadores norteamericanos, los auténticos damnificados en todo este proceso, aún no han visto un dólar de sus cuentas.

Comentarios