Rich Alati: "Recuerdo que me preocupaba lo lejos que podía llegar mi cerebro, así que me fui a dormir"

El protagonista de la apuesta más loca del pasado año concedió una entrevista en profundidad a The Action Network tras pasar 20 días encerrado a oscuras y completamente aislado.

Hace unas semanas publicamos la alocada apuesta que llevaron a cabo Rich Alati y Rory Young, mediante la cual el primero debía encerrarse completamente a oscuras durante 30 días en un baño completamente aislado del exterior.

La cantidad apostada era 100.000 $ por cada lado, pero finalmente la apuesta finalizó antes de llegar a los 30 días por mútuo acuerdo y Rich Alati percibió la cantidad de 62.400 $.

Treinta y seis horas después de salir de la habitación, Alati jugó un torneo de póquer, pero no compartió sus experiencias hasta que accedió a hablar con Darren Rovell de The Action Network para su primera entrevista en profundidad seis días después de concluir la apuesta.

En el enlace tenéis la entrevista original en inglés, pero nosotros hemos procedido a traducirla. Si queréis conocer de primera mano cómo fue la experiencia de Alati al aislarse por completo, no os la perdáis.

Darren: Bien, se dijo que el lugar donde te quedaste estaba en Las Vegas. ¿Dónde estaba exactamente y en qué tipo de habitación estabas?

Alati: Estaba en un baño en una casa en Henderson, Nevada, que alquilamos en AirBnB. Cogimos el baño y un profeisonal contruyó la habitación, así que fue cerrada, insonorizada y apagada.

Darren: ¿Cómo de grande era el baño?

Alati: Era un baño principal de tamaño estándar saliendo de un dormitorio en un lugar agradable.

Darren: El 21 de noviembre entraste a la habitación. Algo que no entendí es que, si estaba completamente oscuro y no había luz en el refrigerador, ¿cómo viste lo que comiste? ¿Cómo supiste dónde estaban las cosas?

Alati: Volé dos días antes desde las Bahamas y dediqué un tiempo a familiarizarme con d+onde estaban las cosas: el grifo y el baño. Soy muy bueno memorizando, así que arreglé la habitación y recordé dónde estaban las cosas. Coloqué la ropa en un lugar, mi comida en otro y los artículos de aseo en otro.

Darren: ¿Y caminando?

Alati: Los primeros dos días, prácticamente me arrastré. Luego me acostumbré, me puse vine arriba y me golpeé la cabeza un par de veces. Nada importante.

Darren: ¿Cuántas cámaras había para vigilarte?

Alati: Había cuatro o cinco cámaras. Algunas de ellas funcionaban 24/7, mientras que otras se activaban cuando detectaban movimiento. Tenía también una cámara con la que podía hablar y podía escuchar. Si Rory hubiera querido hablar conmigo, él también podría haberla utilizado.

Darren: Sé que tu padre y tus dos hermanas tuvieron acceso para mirar la cámara en un circuito cerrado. ¿Alguna vez les has hablado?

Alati: Mi familia quería que hablara con la cámara tres o cuatro veces al día y al principio me pareció una buena idea. Pero en lo que creo que fue alrededor del Día 3, empecé a alucinar y estuve muy concentrado desde ese día hasta el que probablemente fue el Día 10 porque no quería perder la cabeza.

Darren: ¿De qué tipo de alucinaciones estamos hablando? ¿Porque esa es una de las cosas que las personas dijeron que harían de la apuesta un desafío tan grande?

Alati: Comenzó con formas y colores. Entonces vi un tren. Y solo tuve que convencerme de que no era real. Pero ese fue probablemente mi momento más difícil, porque tenía algo de miedo respecto a ello. Recuerdo que me preocupaba lo lejos que iba a llegar mi cerebro, así que me fui a dormir. Las alucinaciones no se detuvieron, pero simplemente lo que hice fue quitar el miedo de la ecuación. Comencé a abrazarlo.

Una vez, la habitación se llenó con burbujas blancas y me dije a mí mismo: "Sé que esto no es real", pero voy a aceptarlo y tuve una divertida fiesta de burbujas.

En otras ocasiones, vi ventanas en el baño, vi ventiladores de techo que no estaban allí, y en un momento dado, el techo se abrió y vi las estrellas y el cielo. Fue absolutamente hermoso.

Darren: Hablemos de tu sueño. ¿Cuánto dormiste allí?

Alati: Había leído que las personas en plena oscuridad, como las que duermen bajo tierra, pueden dormir entre 15 y 17 horas seguidas, en situaciones extremas, incluso más de un día.

Tenía la esperanza de hacer eso, pero no tenía mi cama grande y cómoda allí. Así que dormía  entre 6 a 12 horas cuando me acostaba.

Darren: Según el contrato, tenías un botón de emergencia que podía presionar hasta 20 veces. ¿Alguna vez lo presionaste?

Alati: Sólo el primer día. Me convencieron de que podría ser peligroso cuando me metía en la bañera y querían saber cuándo estaba allí porque, ¿qué pasaba si me ahogaba? Pero tras el primer día se me pasó el miedo al respecto.

Darren: La parte sobre la entrega de alimentos fue una especie de truco mental. Recibías los alimentos cada tres o seis días y las entregas eran aleatorias, por lo que no podías saber cuánto tiempo llevabas allí.

Alati: Por lo que pude averiguar con la comida, en mi mente estaba a uno o dos días en comparación con dónde estaba realmente.

Darren: La basura no se recogía todos los días. ¿Cómo no olía la comida?

Alati: Conseguimos comida de un restaurante local llamado Flower Child. Lo bueno de estas comidas preparadas era que había muy poco desperdicio. Solo necesitaba asegurarme de que me lo comía todo.

Darren: ¿La comida era buena?

Alati: Oh, fue increíble. Quiero decir que no sé si realmente lo fue, pero creo que la experiencia de ntener anulado el sentido de la vista hizo que todo lo demás fuera más extremo. Como no podía ver lo que estaba comiendo, tuve que comerlo y olerlo. Mis papilas gustativas estaban tan vivas, y en su mayor parte, lo que comía era el equivalente a las sobras frías.

Darren: ¿Cómo era un día típico?

Alati: Cree una rutina. Me despertaba y tomaba un baño y una ducha, comía, luego hacía yoga, meditaba y comía de nuevo. También hice ejercicio. Fui bastante creativo. Hice muchas planchas, abdominales y flexiones.

De hecho, hice flexiones con inclinación sobre la bañera y saltos desde la repisa de la misma. También tenía una banda de resistencia y una bola de masaje.

Hablamos de hacer una apuesta secundaria por valor de 10.000 $ si salía mucho más delgado. También hablamos sobre hacer otra apuesta secundaria que consistía en si era capaz o no de hacer 1.000 flexiones en un día. Pero nunca llegamos a concretarlas.

Darren: ¿Tenías idea de si era de día o de noche?

Alati: Escuché los débiles sonidos de una cortadora de césped, pero no tenía idea de si eso era a las 6 a.m. o 5 p.m. Me preguntaba: "¿Cuándo suele trabajar un jardinero?"

Darren: ¿Cantaste o te hablabas?

Alati: Canté un poco en la bañera. Cuando estaba aburrido, silbaba. Hablé mucho conmigo mismo pero no en voz alta. Quiero decir, en 20 días, probablemente tuve 15,000 pensamientos diferentes y tu mente se acelera rápidamente. Así que me alegré de tener yoga, meditación y oración a mi lado.

Darren: Parece que estabas bien preparado para hacer esto.

Alati: Rory no lo sabía, pero las cosas que estaba haciendo en mi vida estaban conduciéndome a este momento. Durante los últimos seis años, me había metido a yoga, meditación y oración.

Había ido a Bali a un retiro silencioso donde no hablas. Y cuando no hablas, te vuelves introspectivo. Sabía cómo actuar en esa situación. Sabía cómo entrenar mis pensamientos para volverse positivos cuando los necesitaba, lo que me puso en una posición muy buena para tener éxito en esta apuesta.

Darren: Parece que las cosas realmente pueden ir hacia abajo rápidamente si no puedes cambiar de opinión.

Alati: Tienes pensamientos sobre tu pasado, presente y futuro y pueden volverse realmente amargos. Así que tienes que tener la habilidad para cambiar los pensamientos, y una de las cosas más importantes es poder encontrar un método para calmarte.

Darren: ¿Cuándo comenzó Rory a hablar de llegar a un acuerdo para terminar la apuesta?

Alati: En lo que ahora sé que fue el día 14, me preguntó si quería llegar a un acuerdo. Creo que esa era su forma de probar si estaba entrando en pánico. Dos días después, dijo que tenía una oferta para mí. Que me pagaría 25.000 $ si dábamos por terminada la apuesta. Lo pensé y solo pensé que había llegado tan lejos, que era demasiado poco.

Darren: ¿Qué pasó después?

Alati: Cuatro días después, en lo que entiendo que era el día 20, Rory vino a buscar la comida y a través del altavoz me dijo si aceptaría 62,000 $, que era la cantidad prorrateada en relación al número de días que llevaba allí.

En principio dije que no, que no me llevaría menos de 75,000 $, pero también me di cuenta de que mi mente estaba confusa y después de un par de minutos, decidí aceptarlo.

Darren: Tu papá me dijo que serías todo o nada. ¿Por qué decidiste tomar la oferta?

Alati: Pensé en acabar para poder ver a mis amigos y familiares y hacer algo productivo. Nosotros los jugadores de póquer asumimos riesgos muy calculados, y realmente no consideramos el todo o nada tanto. Pensé en el hecho de que 10 días no iban a ser un paseo por el parque.

Darren: ¿Entonces qué pasó?

Alati: Entonces acordamos 62.400 $ . A Rory le llevó algo de tiempo conseguir al abogado, y tenían preparado un equipo de cámara que me filmaba cuando salí de allí. Recuerdo que la luz roja de la cámara era brutal. Me dieron gafas eclipse para que mis ojos pudieran ajustarse. Mantuvimos la habitación adyacente tenuemente iluminada.

Darren: ¿Cómo estaban tus ojos?

Alati: Se ajustaron bastante rápido. Salí, me quedé en la habitación esa noche, me quité las gafas para ajustarme gradualmente, y 36 horas después de salir de la habitación, estaba jugando en un torneo de póker en el Bellagio.

Darren: Venga hombre

Alati: 10,400 $ de entrada, y jugué muy bien. Fui fuerte, y estuve concentrado y feliz. No hice ITM pero sí llegué al Día 3.

Darren: ¿Sabías cómo se convirtió la historia mientras estabas allí?

Alati: No tenía ni idea. Me decepcionó mucho que Rory no me dijera qué tan grande se había vuelto.

Darren: Si lo hubieras sabido...

Alati: Sí, lo habría terminado. Cuando salieron las noticias, yo estaba fuera, la gente me contactaba diciéndome lo emocionadas que estaban y cómo las seguían. No tenía ni idea.

Darren: ¿Cómo te cambió el hecho de estar aislado?

Alati: Aprecio las cosas más simples, simplemente estar en algún lugar o ver algo o hablar con alguien. Nunca antes había sido así. Solo me distraía todo el tiempo.

Desde que salí, nunca me distraigo. Estoy más concentrado, estoy más tranquilo. Yo diría que tengo más aprecio por la gente en general. Creo que soy más feliz, mis entrenamientos son mejores. En realidad me siento mejor que nunca.

Darren: Pensando en esto, ¿alguna vez te rompiste?

Alati: El sábado, volví a la casa para coger un par de cosas y los tipos que construyeron todo volvieron a deconstruirlo. Y uno de ellos le dijo al otro: "Este es el tipo que pasó todos esos días en esta habitación". Y empecé a contarles historias y dos horas y media después, seguíamos hablando. Les conté sobre las cosas que pasaron en la habitación y me emocioné mucho.

Darren: ¿Qué significa para ti $ 62,400?

Alati: Me permiten no tener que concentrarme en jugar de inmediato y me da un poco más de libertad para tomarme mi tiempo.

Comentarios