Texas es la otra cara del poker en EE.UU.

Un proyecto de ley, que puede ser rechazado por ser considerado demasiado aperturista, prohibiría de facto el poker online.

El estado de Texas es uno de los mejores ejemplos del nivel de conservadurismo respecto al juego que se puede llegar a vivir en algunos estados de Estados Unidos.

No creemos que Doyle llegue a jugar online en su estado natal.
No creemos que Doyle llegue a jugar online en su estado natal.

En nuestra portada no suelen faltar las noticias sobre los avances que se buscan al otro lado del charco en materia de juego online. Tanta atención a los pioneros en liberalizar el sector quizá nos haga olvidar la cruda realidad que se vive en otros muchos estados, como es el caso que nos ocupa.

Un apunte de PokerFuse. En Texas solo hay una poker room legal, la del Casino Lucky Eagle de la tribu Kickapoo, que dispone de 12 mesas.

El proyecto presentado por el senador demócrata Eddie Rodríguez abriría la posibilidad  de solicitar una licencia a las salas de bingo, casas de apuestas y tribus indias, mientras el poker online quedaría completamente prohibido.

No habría límite en los niveles a jugar en las mesas, aunque el rake máximo para una mano no podría exceder en ningún caso los 4$. Sin embargo, se propone una entrada máxima de 100$ para los torneos.

El estado de Texas se llevaría el 18% de los ingresos brutos, que se destinarían a financiar programas sociales.

Pese a lo restrictiva que nos pueda parecer aquí la propuesta, sería todo un avance en el estado de la estrella solitaria, por lo que se espera una fuerte oposición una vez el proyecto tenga lugar en el diario de sesiones de la nueva legislatura.

Comentarios