Todos los caminos llevan a Asia

Caesars Entertainemnt logra en Corea su deseado casino en Oriente. Japón, sin embargo, no pondrá fácil sustituir a EuroVegas.

A estas alturas, a nadie relacionado con el mundo del poker y el juego en general se le escapa que Macao ha sustituido definitivamente a Las Vegas como el punto neurálgico del “gambling” mundial.

Las grandes fortunas asiáticas que frecuentan los casinos más distinguidos del lugar, unido a la creciente economía que allí habita, hace que todas las empresas punteras del sector quieran tener allí sus establecimientos para hacerse con su correspondiente parte del pastel.

Pero el mercado del juego asiático no se limita solo a Macao, si bien es cierto que la ex-colonia portuguesa tomó una posición de privilegio al ser la primera región en abrir sus puertas al sector del juego.

De todas formas, Macao no puede ser considerada la tierra prometida para todas las empresas del juego. Ceasars Entertainment ha sido incapaz de conseguir una licencia de juego, y eso que años atrás, se hizo con la posesión de unos importantes terrenos en aquella región, que esperaba utilizar más tarde para construir sus imponentes casinos.

La autorización nunca llegó, mientras veía como sus principales competidores como Las Vegas Sands o Genting Malaysia, sí ponían en marcha lo que ahora son algunos de los locales de ocio más importantes de Macao.

En vistas de que esos terrenos, en un principio pensados para convertirse en campos de golf, no aportaban ningún beneficio a la compañía, Ceasars decidió venderlos a la compañía asiática Pearls Dynasty Investments, por la cantidad de 438 millones de dólares, fondos que en un principio la compañía americana decidió destinar para su proyecto de juego online en Estados Unidos.

Ni rastro de Ceasars en esta foto.

Pero no está todo perdido para Ceasars Entertainment por lo que se refiere al mercado asiático. Quedan todavía lugares que explotar, como es el caso de Corea del Sur, la cuarta potencia económica de Asia, y un país que pese a su reducido tamaño, ha experimentado un enorme crecimiento en los últimos años.

Hoy The New York Times publica en su edición digital que Ceasars Entertainment ha logrado la aprobación provisional para convertirse en el primer operador de juego off-line en el país coreano.

Para Gary Loveman, CEO de Ceasars Entertainment, esta noticia ha supuesto todo un bálsamo, sabedor de que por fin conseguirán poner sus pies en el mercado asiático.

Estamos muy agradecidos al gobierno coreano por habernos concedido la aprobación inicial, allanando así nuestro camino para conseguir construir y operar nuestro primer complejo integrado en Corea”.

Esta noticia tuvo un impacto inmediato en bolsa, haciendo subir las acciones de la compañía en 0,24 puntos.

Pero las buenas noticias para Ceasars Entertainment no acababan ahí. La compañía, que presentó recientemente unas pérdidas netas superiores a los 1.700 millones de dólares, recibía el “OK” a su entrada en Corea, al mismo tiempo que Sheldon Adelson se encontraba con otra piedra en su camino hacia Japón.

Las Vegas Sands sí está muy presente en Macao. Su Venetian es uno de los iconos de la ciudad, pero sabedor de la potencia que hay en el mercado asiático, Adelson no se conforma con eso.

Hace unas semanas, anunciábamos que Adelson había puesto su punto de mira en Japón, meses después de dar la espalda de forma definitiva a Madrid y a su proyecto Eurovegas. Pero hay veces que los planes no salen tan bien como a uno le gustaría.

Ayer Financial Times (enlace de suscripción), publicaba que era más que probable que la regulación del juego en Japón sufriera un retraso por motivos de procedimiento, lo que provocaría un efecto rebote en Adelson, quien tendría que demorar la construcción de su nuevo complejo en el país nipón.

A esto, Adelson debe sumar la “invitación” de los gobernantes japoneses a que busque socios locales, algo que sin duda facilitará la obtención de licencia, una vez el juego se encuentre regulado en Japón de forma definitiva. Así lo manifestaba el parlamentario Takeshi Iyawa en una entrevista concedida a Finantial Times.

Por supuesto que necesitamos empresas extranjeras que inviertan en nuestro país, pero estamos convencidos de que éstas tendrían muchos problemas en adaptarse a las características particulares de Japón. Es por ello, que lo ideal para nosotros es que estas compañías unieran fuerzas con grupos locales de empresas japonesas”.

Visto lo visto, la única cosa que está clara es que la industria del juego ha iniciado ya hace tiempo una carrera de fondo por hacerse con la mayor tajada del pastel asiático. Veremos en qué acaba todo. 

Comentarios