La victoria de Mike Leah en el WPT, empañada por la polémica en las redes sociales

Un pacto cerrado por fuera y un desenlace del heads-up completamente surrealista fueron factores decisivos para que las redes ardieran anoche entorno a la figura de Mike Leah.

Anoche las cosas estuvieron muy moviditas en las redes sociales, principalmente por lo que a la comunidad americana, y por ende la internacional, se refiere. El foco de las críticas se situó sobre la figura de Mike Leah, quien habitualmente no es amante de salsas ni polémicas de ningún tipo. Sin embargo, parece que esta vez tendrá para rato.

¿Trofeo comprado?
¿Trofeo comprado?

Contextualicemos la situación: Mike Leah ganó el pasado fin de semana el World Poker Tour Fallsview Poker Classic, torneo con un buy-in de C$5.000 donde participaron 517 jugadores y donde Mike Leah derrotó en el heads-up a Ryan Yu para llevarse un primer premio valorado en 451.821C$, el quinto premio más importante de su carrera. Este co-protagonista tendrá una importancia capital en el desarrollo de esta historia.

Resultados FT WPT Fallsview
Jugador Premio
1. Mike Leah  451.821C$
2. Ryan Yu 301.217C$
3. Tim Rutherford 222.315C$
4. Carlos Chada 165.847C$
5. Daniel Wagner 125.069C$
6. Joe Ferrier 95.355C$

La victoria de Leah, que en condiciones normales hubiera estado dentro de toda lógica al tratarse de un jugador de contrastada categoría y resultados muy significativos tanto en vivo como online a lo largo de su carrera, se vio empañada por una situación que ni el propio Leah intentó defender, aunque sí se explicó más tarde. Luego lo comentaremos…

Cuando el trofeo de Leah ya estaba con él, y pasadas 48 horas del triunfo, una intensa polémica asaltó Twitter. Todo empezó cuando Dan O’Brien echó un vistazo a los reportes de WPT.com sobre las manos finales, y se dio cuenta de que algo evidentemente anómalo estaba sucediendo. O’Brien compartió una captura de las últimas manos, que aquí os transcribimos literalmente con la correspondiente traducción:

  • Conteos Heads-Up: 10.800.000 Ryan Yu, 4.715.000 Mike Leah; los jugadores están en un descanso no programado.
  • Mano #94: Ryan sube a 4.000.000, Mike Leah pushea 4.695.000 y Ryan se tira.
  • Mano #95: Mike Leah limpea en el botón, Yu resube a 5.000.000, Leah va all-in por 8.000.000 y Yu se tira.
  • Mano #96: Ryan Yu sube a 1.700.000, Mike Leah va all-in, Yu foldea y se queda con 40.000 puntos.

Suficiente. Es bastante obvio lo que aquí sucedió, y vamos a contextualizar el asunto.

El World Poker Tour no permite en sus “Términos y Condiciones” la ejecución de pactos en sus torneos principales. ¿Qué pasó aquí? Que en ese descanso no previsto por la organización, Leah y Yu pactaron por fuera el desenlace del torneo. Sin embargo, antes de que siquiera el protagonista pudiera explicarse, las redes sentenciaron.

Fueron varios los “pesos pesados” que aparecieron por Twitter para mostrar su disconformidad. El “quid” de las críticas fue la sensación de “trofeo comprado” y el desajuste que esta situación genera en el ranking del “Player of the Year” y el “Tournament of Champions”, donde Mike Leah podrá jugar de ahora en adelante sin haber ganado legítimamente este título.

Estoy totalmente a favor de que se permitan los pactos por la pasta. Pero no jodáis tíos, jugad por algo. Al menos por el título. O flipearlo. #Triste @WPT

Si celebras una serie de torneos debes tener la iniciativa de trabajar con los jugadores y hacerlos parte de él. No les digas “los pactos no están permitidos” y te vuelvas loco cuando pacten por fuera. Tal vez sería mejor que facilites completamente los pactos obligando a dejar algo como el 10% del prize-pool para jugar y satisfacer a la gente de la TV.

Hasta donde yo sé, técnicamente nadie hizo nada incorrecto respecto al pacto del WPT Fallsview, pero sin duda todos deberíamos estar cachondeándonos de la mierda que ha hecho Mike Leah. Me encantará ver cómo los medios le ponen el asterisco de “pacto” vinculado a su “legado”.

Y así, podríamos enumerar unos cuantos tuits más que van en la misma línea. Pasadas las horas, y por lo visto tras finalizar un viaje transoceánico, que presumiblemente trajo a Leah hasta Europa para participar en el partypoker MILLIONS, Mike Leah lanzó un extenso post en su Facebook personal, hablando de lo sucedido y dando su particular versión de los hechos.

En ningún momento Leah intenta esconder que hubo un pacto, pero sí intentó defenderse de aquellos que le acusaron de “comprar el título”. Según él, Yu le ofreció pactar por ICM, y Leah comentó que él solo aceptaría si el título iba a parar a sus manos, situación que Ryan Yu no cuestionó en ningún momento. A partir de ahí, lo sucedido es ya historia.

Durante las últimas horas leí muchos comentarios en Twitter, y si hubo uno con el que estuve 1000% de acuerdo fue con alguien que dijo: “No debería haberlo hecho tan obvio”. Está claro. En mi defensa diré que lo hicimos de una manera tan evidente intentando así dejar claro que no hubo ningún tipo de mala intención. Los dos estuvimos completamente de acuerdo. Cualquier cosa distinta hubiera sido considerada por mí como trampa o colussion, algo todavía más embarazoso para Ryan y para mí. Al final, los dos salimos de allí considerándonos ganadores siendo lo más abiertos posibles.

En defensa de Mike Leah diremos que esta situación no es la primera vez que ocurre, y seguramente tampoco será la última. Aún recordamos aquel €10k High Roller del EPT Praga 2016 donde William Kassouf renunció a buena parte de su tajada en favor de Patrick Serda con tal de salir en la foto de ganador. Sin embargo, el debate queda abierto:

¿Deberían permitirse los pactos en todos los circuitos? ¿Qué impacto tiene no hacerlo y qué imagen dan hechos como los sucedidos aquí? ¿Deberían despojar a Leah de su derecho a participar en el Tournament of Champions? Tantas y tantas preguntas, que nos gustaría saber tu opinión a través de los comentarios.

La salsa, eso sí, está servida.

Comentarios