WSOP 2018La esperanza del Monster Stack sigue viva

Raúl Manzanares pasa sobre la media del torneo a falta de 29 aspirantes. David Cabrera estará en el día 4, pero solo un milagro puede convertirle en aspirantes.

El día 3 del Evento #49: $1.500 NLHE Monster Stack reunía cuando el reloj marcaba las 11 de la mañana en Las Vegas a 257 aspirantes entre los que teníamos una nutrida representación de seis españoles.

Raúl Manzanares y David Cabrera eran los mejores situados en ese punto del torneo, mientras que Andrés González, Jonathan Concepción, Willy Aranzadi y José Auslander les acompañaban a cierta distancia. Diez niveles de juego más tarde, los dos primeros se cuelan en el (¿definitivo?) día 4, mientras a los otros cuatro los fuimos perdiendo por el camino.

Primero se despidió Willy Aranzadi (154º - 6.794$) cuando su AK no pudo con el A7 de un rival que le acabaría conectando color de diamantes. Minutos más tarde le llegaría el turno a José Auslander (137º - 6.794$), que pese a salvar un AQ contra AK con riverazo incluido, no pudo aguantar mucho más, despidiéndose durante el mismo nivel en que perdimos a “Wilmy”.

El siguiente en decir adiós fue Jonathan Concepción. El canario pudo firmar la épica de la jornada. Se llegó a quedar con una ciega (14.000 puntos con las ciegas en 6k/12k) después de perder AA contra dama-diez y AK contra 99. “jonyctt” se consiguió reponer, y transformó esos 14.000 puntos en más de 650.000, volviendo a un stack por encima de las 45 ciegas, pero la siguiente vez que su resto fue al centro de la mesa, no hubo milagro que le salvara. Le eliminó Aditya Agarwal cuando el hindú abrió sus JJ, pagó otro rival, y desde la  ciega grande, Jony mandó su resto al centro de la mesa con 66. Se lo tuvo que pensar varios minutos, pero eventualmente el Team PokerStars Pro acabó pagando para eliminar a Jonathan Concepción en 123ª posición (6.794$).

La siguiente eliminación hispana llevó el nombre de Andrés González “wisopekeño”. El murciano aguantó tanto como pudo, pero ni el mejor jugador es capaz de reponerse a que le revienten AA dos veces en la misma vuelta. Su dramático final le llevó a ocupar la 83ª posición ingresando así 9.287$ de premio.

A partir de ahí, ya no hubo que lamentar más eliminaciones, por poco. David Cabrera y Raúl Manzanares fueron compartiendo mesa de forma intermitente. Les sentaban juntos, rompían la mesa, les separaban, les volvían a sentar juntos hasta que la recta final la pasaron en mesas contiguas pero separadas. Raúl fue acumulando fichas poco a poco, mientras David iba quedando cada vez más corto, hasta que en la última mano del día, ocupando la ciega grande, decidió pagar un push desde el botón de un jugador con su mismo stack, que presumiblemente estaría pusheando “todo”.

Al final el  Kc
6c
de David se acabó enfrentando el  Ah
Jh
del rival, que acabaría conectando corazones en el board para llevarse la mano y el “double-up”. Se hicieron las cuentas. Parecía que ahí acabaría el torneo para David Cabrera pero no fue así. Se quedó con 20.000 puntos, es decir, 2 antes, con los que deberá volver en el día 4 para intentar la épica. Cosas más raras se han visto, aunque muy remotamente.

Por su parte, Raúl Manzanares cerró su bolsa con 3.365.000 puntos, algo más de la media del torneo a falta de 29 jugadores, todos ellos con 28.841$ garantizados.

La clasificación la lidera Vitor Rangel con 8.930.000, seguido de cerca por James Carroll con 8.165.000.

Mañana miércoles la acción se reanudará a las 11:00h y se espera que no pare hasta conocer al sucesor de Brian Yoon en este torneo. ¿Será español? Por qué no soñar…

Comentarios