Construir y mantener un Bankroll, escribe Paul Wasicka

Para la mayoría de los jugadores, el atractivo de jugar en las mesas de límites altos o torneos con grandes entradas es un canto de sirena difícil de resistir. Mientras que no hay duda de que esos juegos pueden generar grandes recompensas, la triste verdad es que muchos novatos se lanzan a las profundidades sin mirar, destruyendo su autoconfianza y esparciendo su bankroll en la orilla.

Mi consejo para estos jugadores es sencillo, permanecer en aguas poco profundas hasta que tanto ellos como su bankroll estén listos para aventurarse mar adentro.

Chris Ferguson finalizó hace poco un ejercicio asombroso donde creó un bankroll a partir de $0, jugando una combinación de torneos y mesas de cash. Sus consejos en base a los progresos que obtuvo proveen sólidos fundamentos sobre cómo crear y hacer crecer un bankroll, y no es mi intención presumir de que mi consejo es mejor que el suyo. En lugar de eso, considera esto como otro punto de vista, obtenido de mi experiencia personal y de mis observaciones.

Comencé a jugar profesionalmente en Enero de 2006, y aunque tuve algunos buenos resultados en juegos de ring locales, no disponía de un gran bankroll. Mirando el panorama poquerístico, consideré que la forma más rápida de solucionar el problema sería entrar y -con un poco de suerte- hacer caja en un torneo con buenos premios. Para mí, eso significaba entrar en el WPT Reno de Marzo de 2006.

Pagué la entrada de $5.000 -un gasto importante- y enseguida, jugando a mi manera, terminé ese Día 1 segundo en fichas. Cuando me eliminaron del torneo el Día 2 sin llegar al dinero, estaba bastante desolado. Aunque el resultado de ese torneo no fue como yo quería, aprendí una gran lección acerca de jugar en límites que no podía afrontar, y sobre poner en juego demasiado dinero de mi bankroll en un único evento.

Reparar esto último me llevó varios meses de arduo trabajo. Cuando por fin decidí hacer otro intento en un torneo grande, limité el daño a mi bankroll jugando mi asiento en el WPT World Championship en un satélite. Dado que no había invertido gran parte de mi bankroll en la entrada, jugué el torneo sin miedo a perder mucho dinero nuevamente si no hacía caja. Como resultado, finalicé en 15º puesto, y salí de la mesa con un buen colchón para mis futuras sesiones de póquer. Ingresar al torneo a través de un satélite me permitió focalizar en el póquer y en jugar de una forma más sólida y confiada, algo que no podría haber hecho si hubiera pagado todo el buy-in de mi bolsillo.

Los satélites son una de las formas más populares y habituales de asegurar tu entrada a un torneo con buy-in alto, pero no son la única opción. También está la posibilidad de conseguir financiamiento de amigos, familiares, o incluso otros jugadores, a cambio de parte de las ganancias futuras. Sin embargo, antes de tomar este camino asegúrate de haber considerado todos los aspectos del acuerdo, y de determinar cuánto de tu potencial premio estás dispuesto a entregar.

Sin importar el camino que elijas, recomiendo nunca comprometer más del 10% del bankroll en un único evento, o juego de ring. Para estar completamente seguro, seguiría el consejo de Chris y limitaría la inversión a un 2% o 5%. Cuanto más dinero de tu bankroll arriesgues en una única vez, mayor es el golpe que puedes recibir si sufres una mala racha de cartas o bad beats.

Recuerda que construir un bankroll representa mucho más que sólo los fondos que tienes a tu disposición. Es un recordatorio constante de las horas de trabajo que tomó formarlo y, como tal, es algo que merece protección. Trata a tu bankroll de la forma adecuada, y él te retribuirá con creces.

Comentarios