Una curiosidad sobre la dominación

Tal vez el aspecto más significativo del juego preflop en el hold'em sea la dominación. La peor mano con dos cartas bajas que se te pueda ocurrir, ya sea 72, 32, 74, 83 etc. etc., tiene una equity muy superior contra AA o AK que cualquier mano premium dominada por esas manos, como AQ o AJ. Esto es algo que se debe tener muy en cuenta a la hora de farolear preflop, pues si el rival hace call a una gran apuesta preflop, es lógico que tenga una mano muy fuerte, por lo que tener una mano a priori muy mala puede ser un plan B mucho mejor que tener AQ o KQ, que seguramente caigan fulminadas contra su rango de call.

A parte de esto, no hay que olvidar que en el hold'em nuestra mano sólo estará formada por cinco cartas, a pesar de haber siete disponibles al final de la mano. Esto hace que si tenemos una carta muy baja en la mano, nuestro kicker pase a ser alguna de las cartas en el board. Si los dos jugadores tienen la misma jugada, y cartas muy bajas en su mano, muy posiblemente empatarán, pues el jugador con la carta más alta no podrá hacer valer su kicker sobre el otro jugador, pues en ambos casos éste será una de las cartas del board.

P.E. en un board A A K 9 7 un jugador con A6 empataría contra otro jugador que tenga desde A2 hasta A5 en su mano, a pesar de que a alguien no familiarizado con las reglas le parezca que es A6 la mano ganadora. En la práctica, los dos jugadores tienen la misma mano: A A A K 9, trío de ases con el rey y el nueve como cartas para desempatar.

Una consecuencia de esto es que, cuanto más bajas son las manos, menos peso tiene la dominación. Es algo que se puede comprobar fácilmente con el poker stove: p.e. AK tiene un 73% de expectativa de victoria contra AQ, mientras que A3 tiene solamente un 52% de equity contra A2. En ese caso, el efecto de la dominación queda anulado, dado que la mano terminará en empate una enorme mayoría de veces.

Comentarios