Selección de manos: Posiciones finales

Volvemos a la carga con el tercer artículo
comentando la
importancia de ser selectivo con las manos que se juegan dependiendo de
nuestra situación en la mesa. En primer lugar vimos como la
posición es un aspecto fundamental a la hora de decidir que
manos jugamos. Después pudimos leer las implicaciones de
ésta, según jugásemos en
primeras
o en
posiciones medias
.
El artículo de hoy se centrará en las manos que
podemos
jugar desde los últimos asientos de una mesa de hold'em, que
serán la del botón, y la inmediatamente anterior
al mismo.

Selección de manos en posiciones finales

Las últimas posiciones de una mesa de holdem son en
las que
mayor beneficio obtendremos en nuestra carrera de jugador de
póquer. Jugar desde estas posiciones nos proporciona la
mayor
información posible acerca de una mano, por lo que nuestras
acciones deben ser tanto más correctas cuanto más
cerca del botón
nos encontramos. Veamos como afecta esta información a
nuestros criterios de selección de manos.

Bote no subido

Si no ha entrado nadie en el bote

Si nos encontramos en las
posiciones finales, y ningún oponente ha entrado al
bote,
prácticamente cualquier mano jugable se convierte en una
mano que
subir. Este aspecto, lo comenté la semana pasada ampliamente
en el
artículo sobre 'robar
las
ciegas
',
por lo que os recomiendo que lo repaséis para tener
claro el concepto. Por cualquier mano jugable, entenderemos todas las
manos que comento que se pueden jugar desde posiciones finales en este
artículo.

Parejas

Como en todas las anteriores posiciones, subiremos siempre AA,
KK y
QQ. Con estas manos seremos claros favoritos, así que
siempre
nos
interesará añadir más dinero al bote,
ya sea a
pocas manos o multijugador.

Con JJ y TT también subiremos siempre.
Contra pocos rivales nuestra pareja es favorita
matemáticamente ante cualquier otra
mano que no sea una pareja superior, por lo que nuestra
acción
busca eliminar a las ciegas y disputar el bote contra pocos rivales con
la
posición de nuestro lado. Contra muchos oponentes,
buscaremos añadir dinero al bote para que, en aquellas
ocasiones en las que liguemos el trío, nuestros rivales se
sientan forzados a continuar en la mano.

Con 99 buscaremos el enfrentamiento directo uno contra uno
subiendo si sólo ha entrado un jugador. En caso
contrario mejor hacer call e ir a por el trío. Dependiendo
del control que tengáis sobre el rival podéis
hacer esto también con 88, 77 e incluso con cualquier pareja.

Por una sóla apuesta, veremos con el resto de
parejas independientemente del número de rivales dentro.
Podemos hacer esto porque éstas manos son sencillas de
abandonar si no ligamos el trío, o nuestra pareja no supera
en rango a todas las cartas de la mesa.

Como estrategia avanzada
comentaré una de las
acciones que Sklansky y Malmuth comentan en su magnífico
libro
Hold'em Poker for Advanced Players. Se trata de la
opción
ocasional de subir desde el botón con una pareja
pequeña, siempre
que hayan entrado al menos cuatro jugadores. Este movimiento busca
incrementar el tamaño del bote, de forma que si ligamos
nuestra
jugada nuestros oponentes se vean atados al mismo, y no tengan un
fold fácil en el flop. En caso de no ligar,
también puede que nos
hayamos fabricado una carta gratis.

Cartas del mismo palo

Subiremos siempre independientemente del
número de jugadores dentro con AKs-ATs y KQs Si el bote es
mutlijugador, con más de cuatro oponentes dentro,
también podéis subir con KJs y QJs.

Por una apuesta, entrad al bote en cualquier
situación con A9s, A8s, KJs-K9s, QJs-Q9s, JTs-J9s y T9s. Si
han entrado 3 o más jugadores añadid AXs y
conectores ligados hasta 54s. Con cuatro dentro añadid Q8s,
J8s y T8s.

En las situaciones donde
hayan cinco o
más
rivales dentro, Sklansky y Malmuth
recomiendan entrar también con una mano tan débil
como QXs por las tremendas odds implícitas que tendremos las
veces que el flop nos sea favorable. 

La estrategia a seguir con estas manos es clara. En botes
multijugador nuestro objetivo será robar al color o la
escalera, mientras que en botes cortos aspiraremos a ganar con la mejor
pareja. Tened cuidado con las manos con apoyos débiles. En
general deberéis defenderlas con energía en el
flop, pero si encontráis resistencia echad el freno, e
incluso pensad en abandonar.

Cartas de distinto palo

Ya no disfrutamos de las ventajas de las manos ligadas para
completar proyectos, por lo que
nuestras opciones son mucho más reducidas puesto que no nos
interesa vernos envueltos en botes multijugador. Nuestra
aspiración será ganar con la pareja
más alta y,
ocasionalmente, completando una escalera.

Con AK y AQ subiremos siempre.

Si hay tan sólo un
oponente dentro sube con AJ y KQ. Buscas echar a las ciegas y disputar
el bote uno contra uno.

Con dos o
más

oponentes dentro nos limitaremos a ver con AJ, KQ, KJ, KT, QJ, QT y JT.

Bote subido

Cuando nos enfrentemos a un bote subido desde estas
posiciones,
tenemos una gran cantidad de información una vez nos llegue
el
turno de actuar, por lo que la debemos aprovechar para evaluar nuestras
posibilidades. 

Por una parte deberemos tener en cuenta de donde viene
el raise. No es lo mismo uno desde las primeras posiciones, que desde
las últimas. En segundo lugar,
el número de jugadores que participarán en el
bote. Un
bote subido con 5 jugadores dentro, nos incitará mucho
más a participar que uno donde
sólo haya un par de jugadores dentro, pues nuestras pot odds
serán mucho mejores. Otro dato a tener en
cuenta es si el bote ha sido resubido, lo que es una clara muestra de
fortaleza, y que nos hará deshechar la mayoría de
nuestras manos.

Parejas

Resubiremos siempre con AA y KK, y con QQ. Si el bote ha sido
resubido antes de llegar vuestro turno, no dudéis y volved a
subir una vez más. Tras el flop deberéis defender
estas
manos muy agresivamente, haciendo todo lo posible para eliminar
jugadores. 

Si sólo ha entrado un oponente,
resubiremos
con JJ y TT, por la misma razón que lo
hacíamos
cuando no estaba subido. En principio somos favoritos, contra una mano
de cartas altas como AK o AQ. Además, necesitamos eliminar
al
resto de jugadores para disputar el bote uno contra uno. Recuerda ser
agresivo tras el flop, independientemente del mismo, pues con este
movimiento estamos representando mucha fuerza, y podemos ganar si
nuestro rival no liga algo, e incluso ligando haciéndole
retirarse con la mejor mano.

Si han entrado dos
oponentes podéis subir, al igual que en el ejemplo
anterior,
si vuestros rivales son débiles, aunque jugad con cuidado si
encontráis oposición tras el flop. De lo contrario
limitaros a hacer call
con JJ y TT e id a por el trío, aunque contando con la
posibilidad de que podéis ganar sin mejorar. 

Con tres
adversarios
dentro, ya podéis jugar
entrar con cualquier pareja. Con unas pot odds de 4.5:1 y la
posibilidad de que entren alguna de las ciegas, hace que estas manos
sean rentables por las tremendas odds implícitas que
tendremos si ligamos nuestro trío.

Cartas del mismo palo

Subiremos siempre AKs. 

Con AQs, AJs y KQs veremos la apuesta, independientemente del
número de
jugadores dentro. Si el raise viene desde posiciones retrasadas, o de
jugadores débiles capaces de subir con manos peores, no
dudéis en resubir y jugar el bote uno contra uno.

Dependiendo del número de jugadores podemos entrar con
alguna
mano más. Contra 3 adversarios jugad todos los conectores
ligados desde QJs hasta 54s. Contra 4 o más,
añadid
algunas manos más como KJs, QTs, T9s o J9s. El elevado
número de jugadores, hacen que estas manos sean rentables
las
veces que el flop os sea favorable.

Cartas de distinto palo

Subiremos siempre con AK.

Jugar manos como AQ o AJ en botes subidos suele ser una mala
política, sobre todo si el raise viene de primeras
posiciones. Sólo hay una posibilidad para jugarlas, y es
subiéndolas ante un raise de un jugador agresivo que sube
muchas manos, o ante un intento de robo. Es una de las situaciones en
el póquer en el que sólo hay dos opciones, subir
o abandonar, nunca siendo ver una opción, debido a que os
queréis quedar a solas con éste jugador.

Y eso es todo en cuanto a manos sin ligar. Observad como no
hablamos
en profundidad de número de jugadores dentro, pues con este
tipo
de manos no se llevan nada bien en botes multijugador privadas de la
posibilidad de completar colores. Es por ello,
que el hecho de que hayan muchos jugadores en un mano no las beneficia,
sino todo lo contrario.

Bote resubido

Resubiremos siempre con  AA, KK, QQ y AKs. No
jugaremos ninguna mano más.

Resumen

Y así concluye este larguísimo
artículo. Espero
que hayáis comprendido las implicaciones de jugar en las
últimas posiciones, pero si tenéis cualquier duda
ya
sabéis que no tenéis más que dejarme
un
comentario. En los próximos días,
completaré el
ciclo con el artículo sobre como jugar desde las posiciones
de
las ciegas. Un saludo, y estudiad mucho póquer ;).

Comentarios