Selección de manos: Posiciones medias

La semana pasada vimos un aspecto importante en el desarrollo de una partida de póquer texas hold'em, como es la importancia de la posición. Una vez puesto en claro este concepto, lo relacionamos con la calidad y cantidad de manos que podíamos jugar dependiendo de la misma,  como así vimos en Selección de Manos: Primeras posiciones. Así que esta semana, como os prometí sigo con la serie de artículos, esta vez hablando de las manos que podremos jugar desde posiciones medias.

Selección de manos en posiciones medias

Llamaremos posiciones medias a la 4ª, 5ª y 6ª posición empezando a contar desde el botón. Como vimos la semana pasada, desde las primeras posiciones estábamos muy restringidos en el número y tipos de manos a jugar, puesto que teníamos muy poca información acerca del desarrollo de la mano. Por lo tanto es lógico pensar que conforme se va retrasando nuestra posición, mayor número de manos podremos jugar.

Bote no subido

Parejas

Con AA-TT nuestra opción es sencilla. Subiremos siempre para eliminar a rivales
con manos especulativas a la vez que incrementamos el tamaño del bote.

El resto de parejas valen todas entrar al bote por una sola apuesta, ya que
su juego es sencillo. O ligamos el trío, o el flop es muy favorable, o abandonamos.

Conforme vayáis cogiendo más experiencia, podéis ser un poco más agresivos
con manos como 99-77. Si las jugáis retrasados, 5º o 6º jugador, y no ha entrado
nadie en el bote, podéis subir para intentar llevaros el bote en ese momento.
Incluso habiendo entrado un jugador, esta jugada puede darnos la mano si conseguimos
quedarnos a solas con él.

Cartas del mismo palo

Subiremos siempre con AKs-ATs y KQs. Mismo razonamiento que en primeras posiciones.
Son manos que se defienden bien en botes cortos pero que a la vez también
sobresalen en los botes multijugador.

Mención aparte merece KJs. Si bien es una mano con posibilidades de completar
colores y escaleras, lo más habitual es que acabéis ligando la mejor
pareja en el flop. En ese caso el apoyo puede ser fundamental, y KJ es una mano
famosa por perder grandes botes contra KQ, AK o AJ, por lo tanto jugadlas
con especial atención. Sube si no ha entrado nadie. De lo contrario limítate
a ver la apuesta. 

Entraremos al bote con A9s y A8s. Si han entrado un par de jugadores y la mesa es pasiva, entrad también con cualquier ás ligado. Sin embargo tened muy presente que vuestro objetivo es completar el color, ya que vuestro débil apoyo os impedirá la mayoría de veces ganar tan sólo con pareja de ases. Por lo tanto sed propensos a abandonar si sale un ás en el flop, no hay posibilidad de color, y vuestros oponentes os dan la suficiente acción como para intuir que su tiene un ás con mejor apoyo.

Otras manos con las que podemos entrar en un bote no subido son KTs, QJs y QTs. Son manos que en ocasiones ganaran como top pair, y en otras completando algún proyecto.

Por último añadiremos algunas manos especulativas como JTs habiendo
entrado al menos dos rivales. Con tres dentro añadid T9s, y con cuatro
o más jugad también J9s y todos los conectores ligados hasta 54s.

Cartas de distintos palos

Subiremos siempre AK y AQ. En un bote no subido serán las mejores manos, por que debéis protegerlas subiendo la apuesta. Subid con AJ si sois el primero en entrar. En caso contrario ved la apuesta de vuestro rival.

Con KQ podemos subir si no ha entrado nadie en el bote, pero tan sólo entraremos
si hay algún jugador dentro.

Con AT, nos limitaremos a entrar al bote, pues es una mano facilmente
superable por manos tan débiles como AJ, al tiempo que sus posibilidades
de completar proyectos son escasos.

Con KJ entraremos teniendo muy presente que esta mano tiene los mismos problemas
vistos en KJs pero con el inconveniente añadido de no poder completar
colores.

Bote subido

Cuando nos enfrentamos a un bote subido desde las posiciones medias, apreciar
de donde viene el raise se convierte en esencial. No es lo mismo si el bote
ha sido subido desde las primeras posiciones, que si somos el sexto jugador
y sube el quinto. El primero es un raise con mucha fuerza, mientras que el segundo
es mucho menos amenazante, lo que nos llevará a jugar algunas manos más débiles.

Parejas

Subimos siempre con AA, KK, QQ, JJ y TT. Ya deberíamos saber que nuestro objetivo será disputar el bote uno contra uno.

Cartas del mismo palo

Si el bote ha sido subido desde las primeras posiciones las posibilidades de
un bote multijugador son escasas, por lo que la mayor parte de estas manos pierden
parte de sus opciones. Subiremos con AKs, y veremos una doble apuesta con AQs,
AJs y KQs.

Si han entrado al menos cuatro jugadores, podéis añadir manos como ATs, KJs,
QJs, JTs, ases ligados, y en general cualquier conector ligado hasta 54s.

Cartas de palo distinto

Subiremos con AK y deshecharemos todo lo demás.

Finalizando

Y así concluye el segundo artículo de esta serie. La verdad es que me ha llevado más de lo que pensaba completarlo, pero aún así tengo la impresión de que me he dejado muchas cosas en el tintero. Comprended que abordar todas las situaciones puede resultar imposible, así que he intentado sintetizar lo más posible. Si creéis que me he dejado cualquier cosa, discrepáis de alguna mano, o tenéis alguna duda, no tardéis en dejar un comentario que lo leeré y responderé lo antes posible. Gracias!

Comentarios