Sí, totalmente normal, llegué a jugar más de 100 000 manos en NL2 para probarme que soy lo suficientemente bueno.