Se me han puesto los pelos de punta.

Muy bueno, sí señor