007 a punto estuvo de ser Team Pro

La escena de la partida de poker animó a la empresa de márketing de la productora de la película Casino Royale a hacer grandes planes con PokerStars.

Preparar y ordenar la portada de Poker-Red es un poco como colocar el género a la vista de los clientes de una tienda. Procuramos hacer una selección de la actividad diaria del mundillo que acierte con los gustos y necesidades de nuestra audiencia, que busca información y entretenimiento a partes iguales.

Mi sastre no me perdonaría pegar un parche al esmoquin.
Mi sastre no me perdonaría pegar un parche al esmoquin.

Sea cual sea su composición actual, nuestro escaparate siempre tiene un hueco para las anécdotas que configuran el blog de Dan Goldman, responsable de las operaciones de marketing de PokerStars en los años de despegue de la empresa. 

En su última entrada Goldman desvela lo cerca que estuvo por fichar como Team Pro el agente secreto más famosos de la literatura, James Bond. pero, ¿cómo de cerca?

Casino Royale

En enero de 2006, PokerStars organizó por segunda vez su Caribbean Adventure en el Atlantis Resort de Paradise Island, en Bahamas

El manager del Atlantis , encantado con el negocio anual que le significaba la PCA, le comentó de pasada que estaban trabajando con Eon Productions, que había escogido una villa de un resort vecino y asociado para rodar la nueva película de James Bond, “Casino Royale”. En ese momento entró en el recinto un ejecutivo de Eon, y se produjo la presentación, que podría incluso estar preparada.

El ejecutivo, al que oculta bajo el nombre de Gene, le reveló que la escena cumbre en el casino en esta nueva versión no se iba a producir en las mesas de baccarat, sino en un torneo de poker. Las oportunidades que se les abrían a Eon y PokerStars eran infinitas.

Quedaron al día siguiente para pensárselo un poco y bosquejar un par de ideas. Dan quería organizar una serie de torneos online, y que la mesa final se jugara en la misma mesa utilizada en la película. Gene pensaba en un torneo de 100.000.000$ como el que juegan Bond y el villano Le Chiffre. Claro, eso estaba fuera de toda posibilidad, pero a Dan le caló el entusiasmo de su nuevo contacto.

Grandes contactos, grandes negocios

De vuelta en la Isla de Man, Goldman recibió una invitación para acudir a una reunión en Bahamas un par de semanas después con el resto de socios de la producción. Si no tenía la agenda ocupada, claro -¿Y quiénes son esos socios?-. -Aston Martin, Sony, Omega, Heineken, Smirnoff, British Airways, Atlantis, Sunseeker Yachts, Brioni y Electronic Arts-.

-Sí, sí, estoy libre.

Goldman se reunió con Isai y Mark Scheinberg para trazar el plan de márketing, y Dan nunca los había visto más emocionados. Como para no estarlo, con las oportunidades que se presentaban en esa reunión.

Después de conseguir el Ok de los Scheinberg a todo, a lo que fuera, siempre que PokerStars fuera socio al mismo nivel que el resto de las marcas, Goldman miró su email y se encontró un proyecto de 51 páginas, que ya incluía la entusiasta aprobación del Atlantis, que se comprometió a almacenar el decorado completo de la película para recrear la escena de poker en la mesa final.

La reunión en Bahamas fue más entusiasta si cabe. Sony quería filmar una serie, Omega quería sacar una línea exclusiva con PokerStars, Aston Martin quería que la pica roja patrocinara un equipo de carreras…

La productora de la película organizó una excursión en yate de lujo hasta un sitio en el que se ofreció a los representantes de las marcas una noche de casino con 20.000$ en premios y en la que participó parte del reparto: Giancarlo Giannini, Caterina Murino y el propio 007, Daniel Craig.

No se me impresiona fácilmente, pero estaba im-pre-sio-na-do.

All-in

De vuelta en la oficina de los Scheinberg, Goldman hacía malabares en su mente para saber qué marcas escoger como compañeras de negocio. Los Scheinberg lo tenían claro. Todas.

Isai ampliar el departamento de márketing y contratar a un experto en branding, que identificó a Aston Martin como el socio con más potencial. Además del espacio en los coches de carreras, Aston Martin les dio el primer DB9 Volante que saliera de fábrica.

Heineken, Sony y Smirnoff también firmaron la celebración de varios torneos. En PokerStars, de motu propio, decidieron meter el logo de 007 en el lobby.

El proyecto estrella era un torneo en el Atlantis con 10.000.000$ en premios, con 2.000.000$ garantizados para el ganador. Es decir, de aquella, el tercer torneo más grande del mundo tras el Main Event de las WSOP y el WPT World Championship.

En marzo, Goldman tuvo una reunión en Londres con Barbara Broccoli, la hija del productor de las películas de James Bond, e incluso se firmaron documentos en los que se confirmaba la relación entre las empresas y la intención de hacer negocios juntas.

Callan los publicistas, hablan los abogados

Pero ya metidos en abril, los abogados de Eon se estaban tomando demasiado tiempo para completar el acuerdo legal, y lo más sorprendente, Gene dejó de coger el teléfono.

La inversión de PokerStars rondaba ya los 300.000$ -más salarios de los nuevos trabajadores-, y el plan de promoción del torneo de Bahamas incluía empezar los satélites después de las WSOP.

Mover contratos entre compañías tan grandes como las envueltas en el proyecto de Bond requiere mucha burocracia, y Goldman podía imaginar que Gene estaba muy ocupado, pero a final de mes seguían sin noticias de Gene y los abogados de Eon no soltaban prenda.

Como último recurso, se les pidió a los mayores inversores del torneo que hicieran algo de presión con Eon y por fin llegó la llamada. La asesoría legal externa de Eon pensaba que relacionarse con PokerStars era demasiado arriesgado y, por lo tanto, no pensaban honrar la carta de intenciones. El siguiente comunicado fue una carta del bufete externo, que prevenía a Pokerstars de no utilizar ni el nombre ni la marca Bond, ni sus logos.

Hubo incluso veladas amenazas para revocar los acuerdos con Aston Martin, pero el presidente de la compañía británica se puso de parte de la sala. (NdR: El Aston Martin DB9 Volante prometido fue uno de los regalos que se entregó en el Moneymaker Millionaire, un torneo gratuito con 2.500.000$  en premios. Pero esta es otra historia)

Al final, la decepción y el quebranto económico casi fueron los mínimos, porque en septiembre se aprobó la UIGEA y el acuerdo se habría roto de todas maneras y para entonces la inversión hubiera sido ya muy superior.

El fracaso no tuvo repercusiones para Goldman, porque todos, incluso los Scheinberg se habían subido al carro de James Bond y todo había sido dispuesto con su conocimiento y aprobación.


En algún universo paralelo, existe una foto de un jugador con una pistola cruzada sobre el pecho en una mano y un cheque de más de 2.000.000$ en la otra, como ganador de uno de los mayores torneos de la historia del poker; Daniel Craig se juega uno o dos EPTs al año y en la tienda de PokerStars, en vez de por un Porsche, los Supernovas Elites cambian sus FPPs por un Aston Martin como el del agente secreto. Pero no en este, aunque poquito le faltó.

Comentarios