Cary Katz ganó el último Super High Roller del Aria del año

Él y Justin Bonomo se partieron el prize-pool en un torneo previsto para dos días de duración, pero que se resolvió en solo una jornada.

El Aria de Las Vegas ha tenido un 2016 lleno de actividad por lo que a su poker-room se refiere, no solo por su acción regular para bolsillos “normales”, sino a lo específicamente centrado en los torneos High Roller, que este pasado fin de semana pusieron la guinda al último curso.

David Peters, el jugador del año con permiso de Fedor Holz, ganó el que se celebró el pasado jueves con 25.000$ de buy-in, el cual le valió para embolsarse 293.232$, pero pese a que eso ocurrió un 29 de diciembre, el Aria aún tuvo tiempo de llevar a cabo dos torneos más para bolsillos exclusivos, uno de 25.000$ y otro de 100.000$.

El primero, en el formato habitual de un día de duración, contó con 24 entradas, las cuales generaron un prize-pool de 576.000$, los cuales se repartieron entre los primeros cuatro clasificados. Ben Tollerene “Ben86” no fue uno de ellos, eliminado en burbuja de premios a manos de Tom Marchese con  Kd
Jd
contra  Ks
Ts
. Anteriormente a Tollerene, cayeron otros como Dan Smith, David Peters o Erik Seidel, quien no tuvo demasiada fortuna en esta recta final de 2016.

La victoria corrió a cargo del propio Tom Marchese, sin necesidad de pacto de ningún tipo. No solo fue él el encargado de hacer explotar la burbuja, sino que se fue cargando uno a uno a todos sus rivales una vez se habían garantizado 46.080$ de premio. Bryn Kenney fue cuarto, Doug Pok tercero y Cary Katz cayó en el heads-up por la victoria en el flip por antonomasia:  Qh
Qs
de Marchese que aguantaron frente al  Ah
Kh
de Katz.

$25.000 High Roller Aria 30/12/2016
Jugador Premio
1. Tom Marchese 288.000$
2. Cary Katz 155.520$
3. Doug Polk 86.400$
4. Bryn Kenney 46.080$

Un día más tarde, los jugadores de los bolsillos más poderosos volvían a estar convocados en el Aria para jugar el último High Roller del año, esta vez por valor de 100.000$, pero en esta ocasión no fueron tantos los que estuvieron dispuestos a sacrificar la última noche del año por jugar un torneo de poker, algo que pueden hacer habitualmente en muchos otros momentos.

Al no reunirse un field tan extenso como estaba previsto en un principio, la organización, previa consulta a los jugadores, decidió cambiar el plan inicial, es decir, llevar a cabo el torneo en dos jornadas distintas. Los jugadores alargaron un poco más la sesión hasta que el torneo encontró a su ganador.

En total fueron 14 las entradas registradas, con las caras habituales del lugar: Ben Tollerene, Jake Schindler, Erik Seidel, Bryn Kenney, David Peters o Isaac Haxton, todos ellos eliminados sin premio, como también se quedó a cero Stephen Chidwick, eliminado en burbuja.

Solo dos posiciones quedaron reservadas a cobro, las cuales coparon Justin Bonomo y Cary Katz. El heads-up no llegó a jugarse. Con Chidwick eliminado, ambos jugadores decidieron repartir los 1.274.000$ como buenos hermanos, sin que una sola mano del cara a cara llegara  jugarse. Cary Katz, al ser el que mayor fichas tenía en el momento del pacto, quedó como ganador con un premio de 733.000$ por los 639.000$ que se embolsó Bonomo.

Con esto, el Aria de Las Vegas ponía punto final a un año en el que ha sido el foco de la noticia en muchas ocasiones, situación que seguro se repetirá en este 2017 que acaba de arrancar. 

Comentarios