Chris Moneymaker, el contable que cambió el rumbo del poker online

¿Cuántos de nosotros no habríamos conocido el poker de no ser por el ‘boom’ que se produjo tras su victoria en el Main Event de las WSOP de 2003? Repasamos su vida y su carrera.

Su apellido, su carrera profesional e incluso su vida personal, todo en Chris Moneymaker parece estar diseñado por un genio del marketing. Y no, José Domínguez no está detrás de la historia de Moneymaker, es una de las espinas que tiene clavadas.

En el año 2003, un contable de Tennessee firmaba una de las páginas más importantes en la historia del poker. Lo hacía desde Las Vegas, donde había acudido para jugar el Main Event de las WSOP tras clasificarse a través de un satélite online. Moneymaker ganó aquel histórico torneo tras imponerse a 839 jugadores convirtiendo 39 $ en un premio de 2.500.000 $.

Chris Moneymaker tenía 27 años en el momento en el que se proclamó campeón en 2003 y cambió para siempre la historia y el rumbo del poker online ¿Pero cómo había llegado hasta ese momento? ¿Quién era Chris antes de convertirse en un icono del poker? ¿Ese es su apellido real?

Su infancia

Chris Moneymaker nació el 21 de noviembre de 1975 en Atlanta, Georgia, aunque pasó la mayor parte de su infancia creciendo en Knoxville, Tennessee. Moneymaker fue el segundo de tres hermanos. Tenía un hermano mayor y una hermana más pequeña que él.

Su padre trabajaba para una agencia de viajes, lo que proporcionó a la familia muchas vacaciones gratuitas a lo largo de los años. La familia de su madre era dueña de una licorería, por lo que Moneymaker pasaba muchas de sus tardes ayudando allí. Sus principales responsabilidades eran limpiar la tienda y ayudar a los clientes a encontrar lo que buscaban.

Cuando no estaba en la licorería familiar, pasaba el rato con su hermano y sus amigos en el sótano de su casa. Jugaban al billar, al futbolín e incluso ‘gambleaban’ un poco jugando a una versión más sencilla de los dados que había inventado el propio Moneymaker.  Pero en cualquier caso, su amor porlos juegos de cartas surgió gracias a su abuela, con la que jugaba al bridge y a su padre, con el que jugaba al blackjack.

La historia de su apellido

Cuando Moneymaker saltó a la fama en 2003, muchos creyeron erróneamente que su apellido hacía referencia a su nick en las mesas y muchos otros pensaron que era una estrategia de marketing. Pero no, ese es su apellido real y siempre lo fue, ni siquiera se lo había cambiado.

Moneymaker contó en un programa de televisión que sus antepasados eran alemanes y su apellido era Nurmacher o algún tipo de variante como Geldmacher (fabricante de dinero). Cuando su familia emigró a Estados Unidos, decidieron cambiarlo por Moneymaker. Teniendo en cuenta que se dedicaban a la fabricación de monedas de oro y de palta, les iba como anillo al dedo. Lo que no sabían es que algunas generaciones después uno de sus descendientes le daría una vuelta de tuerca al apellido jugando a las cartas en Las Vegas.

Una vida normal

Chris Moneymaker siempre tuvo una vida más o menos normal hasta que todo cambió con el Main Event de 2003. Después de graduarse como el mejor de su clase en Farragut High School, Moneymaker recibió una beca para asistir a la Universidad de Tennessee. Tras seis años de estudio, se graduó en contabilidad y dio el salto al mercado laboral.

Comenzó a trabajar como contable para una pequeña cadena de restaurantes de Nashville y se casó con la que por aquel entonces era su novia y con la que tuvo su primera hija.

Moneymaker nunca consideró la posibilidad de dedicarse al poker de forma profesional. Era uno más de esos miles de jugadores de todo el mundo que  disfrutaba jugando una vez a la semana con sus amigos y ocasionalmente online. Esa era toda la acción que necesitaba, pero todo eso iba a cambiar.

El Big Bang del poker

Moneymaker se registró en un satélite de 39 $ de PokerStars en el que se terminaron repartiendo tres entradas para el Main Event de las WSOP de 2003 y un premio de 8.000 $ para el cuarto clasificado. Al parecer, la intención inicial de Moneymaker llegado el 4-handed fue perder para llevarse el dinero, pero un amigo le convenció de que jugar las WSOP sería una experiencia única.

El 19 de mayo de 2003 las cartas del Main Even de las WSOP de aquel año echaron a volar. 838 jugadores pagaron los 10.000 $ de inscripción en el torneo más icónico de planeta para pelear por un premio de siete cifras. Asusta pensar que ahora el field del Main Event se ha multiplicado por diez.

En cualquier caso, allí estaba Chris a punto de hacer historia a pesar de que nunca había jugado poker en vivo, aquel fue su primer torneo. Ha declarado en alguna ocasión que el primer día de competición, cuando empezó a ver cómo llegaban todos los profesionales a la poker room, se puso un poco nervioso y dudaba sobre si había cometido un error o no viajando hasta Las Vegas. Sin embargo, Chris logró calmarse y convirtió sus 10.000 puntos iniciales en 60.000 en el primer día de competición situándolo en la undécima posición provisional.

El Día 2 terminó con solo 111 jugadores en pie, con Chris en el puesto 26 y con un stack de 100.000 puntos. Eso le llevó a un Día 3 en el que se produjo una anécdota un poco embarazosa para él. Estaba jugando en la misma mesa que Johny Chan, uno de sus referentes, y fue el propio Chan el que tuvo que recordarle durante el transcurso de una mano que era su turno de jugar porque estaba tardando mucho en tomar una decisión. Moneymaker no se había dado cuenta y se avergonzó un poco, pero no permitió que esto le desviase de su camino y pasó por encima de todo el que se le puso por delante hasta plantarse en el día 4 con un stack de 357.000 puntos en la sexta posición provisional.

El cuarto y el quinto día fueron muy intensos para todos los jugadores, especialmente para Chris, que comenzó a acaparar la atención de las cámaras de la retransmisión del Main. Comenzaba a forjarse la leyenda. El field se redujo hasta configurar la FT a lo largo del día 4 y fue en esta jornada cuando Moneymaker se cargó a un Phil Ivey que comenzaba a despegar en calidad y en fama, aunque todavía no se había convertido en el Phil Ivey que todos conocemos.

Durante la celebración del Día 5 se fueron produciendo eliminaciones hasta que solo quedaron él y el mítico Sam Farha. David contra Goliat, el recreacional contra el pro.

Lo que ocurrió ya lo sabéis, Moneymaker ganó el HU proclamándose campeón del Main Event de aquel año y se convirtió en una estrella de la noche a la mañana. Su historia dio la vuelta al mundo y atrajo a cientos de miles de jugadores a los tapetes online de todas las salas imaginables.

Si un contable de Tennessee pudo ganar ¿por qué no yo? Bajo esta premisa se produjo lo que se conoce como el boom del poker. Tan solo un año después, el Main Event de las WSOP triplicó el field alcanzó los 2.576 jugadores.

El poker se conviritió en un fenómeno mundial y de repente cientos de miles de chavales que apenas habían cumplido la mayoría de edad descubrieron que podían ganar dinero jugando a las cartas. Los jugadores online terminaron adelantando a las leyendas del vivo, cambiaron la forma de entender el juego y fijaron un nuevo rumbo para la historia del poker mundial. Todo esto no fue mérito de Moneymaker en exclusiva, pero es indudable que él fue la chispa que prendió el fuego del poker que ha ardido en el interior de tantos y tantos jugadores y sigue ardiendo hoy en día.

Una carrera en el poker

La calidad de Moneymaker como jugador se ha puesto siempre en entredicho, pero tal vez esa sea una de sus fortalezas como embajador. Chris representa el sueño de cientos de miles de aficionados al poker en todo el mundo y lo ha representado durante casi dos décadas. Aún así, ha logrado algún que otro pinchazo, como un segundo puesto por 300.000 $ en un High Roller HU privado organizado por la NBC o 200.000 $ por otro segundo puesto en WPT en 2004.

En cualquier caso, el poder de Moneymaker como futuro embajador venía de su historia personal y no tanto de su destreza en la mesa. PokerStars supo ver desde el principio el potencial que tenía como reclamo y como embajador para nuestro querido juego y no dudó en ficharlo para su Team Pro.

El americano permaneció durante 17 años en las filas de PokerStars hasta que a finales de 2020 terminó su relación con la sala de la pica roja. Moneymaker fichó entonces por Americas Cardroom, sala de la que es actualmente embajador y para la que trabaja promocionando el poker en general y la sala en particular.

Así ganó el Main de 2003

Como PokerGO compró los derechos de infinidad de programas como High Stakes Poker y otros eventos de poker retirándolos de YouTube, ahora hay algunas imágenes que solo podemos disfrutarlas pagando en su plataforma o esperando a que decidan hacerlas públicas de nuevo.

Esto es lo que ha pasado con el Main Event de 2003, la plataforma ha publicado un video de media hora en el que podemos revivir aquellas míticas series y podemos ver como un desconocido contable de Tennessee cambiaba el rumbo de la historia del poker. Disfrutadlo.

Comentarios