Comienza el juicio contra el atracador del Bellagio

Ya ha comenzado el juicio contra “Biker Bandit”, autor de uno de los atracos más impresionantes de Las Vegas.

El juicio contra Anthony Carleo, protagonista de uno de los atracos más cinematográficos que haya ocurrido en Las Vegas, comenzó el pasado viernes. El asaltante se enfrenta a una pena de hasta 35 años de prisión por los hechos ocurridos el 14 de diciembre de 2010 en el Bellagio. Los delitos que se le imputan son robo con arma mortal con una víctima de más de 60 años y asalto con arma mortal amenazando a un guardia de seguridad y una camarera.

Clásico villano que nunca pasará de NL10
Clásico villano que nunca pasará de NL10

La historia del atraco bien podría ser el guión de la próxima película de George Clooney o Brad Pitt. El villano se adentró en el famoso casino equipado con el casco de su motocicleta amenazando con su arma a un empleado de 72 años. Carleo consiguió apoderarse de fichas de diversos valores, entre las que destacaban las de 25.000$, que están muy controladas en los casinos y que no son fáciles de cambiar sin levantar sospechas. En total fueron 1.500.000$.

A pesar de que el golpe resultó satisfactorio, Carleo no tenía todo muy bien planeado, ya que no tuvo otra brillante idea que alojarse en una suite del hotel y empezar a jugar en las mesas los días siguientes al atraco para cambiar su valor por dinero en metálico.

La estupidez de Carleo parecía no tener límites, ya que unos días antes del robo entabló una conversación con uno de los croupiers, dando a entender podría salir del casino con fichas de 5.000 y 25.000$ y venderlas. Unos días después del robo, el croupier recordó la conversación y sospechó que Carleo podría ser el atracador. Carleo, sintiéndose observado, tuvo que cambiar de estrategia.

Carleo registró una cuenta en TwoPlusTwo bajo el nick ‘oceanspray25’ y contactó con un usuario, ‘provotrout’, para intentar canjear las fichas. ‘Provotrout’ no estaba interesado en el asunto, pero sospechaba que podía estar ante el ladrón del Bellagio y continuó comunicándose con Carleo a través de correo electrónico y teléfono. En un alarde de genialidad, Carleo le mandó a su posible comprador una fotografía con dos fichas de 25.000$ robadas junto a la nota “Biker Bandit”. Carleo había cavado su tumba, ya que las autoridades, gracias a medios informáticos, pudieron hallar el paradero del atracador y detenerlo en su propia casa.

Para detener al delincuente, la policía de Las Vegas llevó a cabo una operación encubierta en la que un agente concertó una reunión para comprar varias fichas de 25.000$. Cuando Carleo mostró la primera ficha fue arrestado por el agente y admitió que era el protagonista de uno de los atracos más cinematográficos que se hayan llevado a cabo en la ciudad del juego.

Al final, como todo el que decide saltarse la banca, acabó bust. Veremos cuánto le cae.

Comentarios