La Comisión Europea aprueba la regulación portuguesa para la liquidez compartida

Las medidas técnicas presentadas por el regulador luso recibieron visto bueno por el comisionado europeo, dando así un nuevo paso hacia el marco común que todos esperamos.

El pasado 4 de abril se cumplía la fecha límite para que la Comisión Europea tomara una decisión sobre el Reglamento que define los requerimientos técnicos para llevar a cabo la liquidez compartida en el juego online. Dicho reglamento fue presentado por Serviços de Regulaçao e Inspeçao de Jogos (SRIJ), el estamento regulador portugués.

La presentación de este Reglamento se formalizó en la Comisión Europea el pasado 3 de enero, momento a partir del cual la Comisión tenía 3 meses para la presentación objeciones o de lo contrario, el texto quedaría aprobado. Éste último fue el caso que acabó sucediendo. 

De esta forma, se da vía libre para que los países con un marco regulatorio similar puedan comenzar las negociaciones pertinentes para buscar un espacio común, en el que presumiblemente convivirán Francia, Italia, España y Portugal, con la duda todavía existente de Reino Unido.

Los objetivos que se detallan en el Reglamento aprobado por la Comisión Europea son los siguientes:

La liquidez compartida de mercados online consiste en la posibilidad de que exista una entidad explotadora licenciada por el estamento regulador pertinente (SRIJ, DGOJ, ARJEL, etc) que ponga a disposición de los usuarios juegos de apuestas online entre jugadores registrados en dominios  distintos (.pt, .fr, .es, etc), los cuales cuenten con el amparo de las licencias emitidas en dichas jurisdicciones donde los juegos de apuestas online sean también permitidos en los términos de cada una de las leyes reguladoras.

Este es un pequeño paso más hacia lo que todos creemos que debería ser una realidad entorno al final del primer semestre de 2017 o principio del segundo. Los indicios y las pistas que -aun con cuentagotas- vamos recibiendo, son alentadores, si bien muchos somos los que deseamos que empiecen a llegar pasos más firmes hacia la liquidez entre mercados a nivel europeo.

Comentarios