Recesión en el póquer online

Ésto se preguntan en una entrada reciente. de High Stakes News. Aunque la entrada no es muy larga, es interesante, y arroja algunos datos que pueden servir para pensar un poco sobre el problema, principalmente el hecho de que PokerStars ha conseguido recientemente el récord de juntar a 30.000 jugadores de cash a la vez en la misma sala. La gente tal vez no se vuelva loca comprando coches, pero cada vez juega más al póquer: de hecho, un dato desde luego impactante es que el tráfico total en todas las salas ha subido un ¡19%! en tan sólo un año.

Es cierto que, al contrario que en otros sectores, las opeadoras de póquer online siguen aumentando sus beneficios. Parece ser que, por algún motivo, los juegos de apuestas crecen durante los períodos de crisis económica, y eso es algo que afecta al póquer. Pero no hay que olvidar, nos dicen, el terrible retroceso que supuso la UIGEA para la industria del póquer online en todos los aspectos, y las consecuencias nefastas que puede tener si la situación legal de las salas que más tráfico cotienen -PokerStars y Full Tilt Poker, y ello gracias al hecho de que admiten jugadores estadounidenses- empeorasen en este sentido.

Por otro lado, en relación con el problema de cómo la crisis podría afectar a la industria del juego, mucho se ha hablado de la posibilidad de un "corralito", si las empresas como Neteller que se ocupan de contener y mover el dinero de la enorme mayoría de jugadores de póquer online se declarasen en bancarrota y suspediesen pagos. Pues bien, aunque ciertamente esto es siempre al menos posible en la modalidad del fraude -cualquiera que tenga tu dinero te puede estafar en un momento dado,  contra eso no hay nada que hacer-, conviene recordar que por ejemplo Neteller, que es el operador más activo del mercado en lo que se refiere a póquer online, basa su negocio en las comisiones que cobra a sus clientes, y no en operaciones bursátiles o de cualquier tipo que realice con ese dinero, por lo que al menos teóricamente la posibilidad de que se declare en bancarrota y suspenda pagos por haber perdido ese dinero debería ser remota, mientras de hecho no se haga nada raro con ese dinero que no debiera hacerse.

En conclusión: no corren exactamente buenos tiempos para el póquer online, dado que la amenaza de las regulaciones siempre está a la vuelta de la esquina, pero al menos la industria del póquer crece y no le afecta la crisis financiera, como al resto de sectores.   

Comentarios