EPT Barcelona 2011: la mesa final más española

Lo nunca visto. Cuatro españoles en posición de optar al título en el último día del torneo: Tomeu Gomila, Raúl Mestre, Pibe y Dragan Kostic, el que más cerca estuvo de conseguirlo.

Lo que nos temíamos se está cumpliendo: en el peor de los casos, tendrán que pasar muchos, muchos años para que se pueda repetir un éxito tan rotundo para el poker español como el del EPT Barcelona 2011.

Dragan Kostic, en la mesa final de Barcelona.
Dragan Kostic, en la mesa final de Barcelona.

Mañana se cumplen justamente dos años desde aquella ilusionante mesa final, en la que metimos a cuatro de los nuestros. Tomeu Gomila y Raúl Mestre eran los grandes favoritos junto a Eugene Katchalov. Juan Manuel Pérez “Pibe” llevaba buena parte de la recta final del torneo con pocas ciegas y Dragan Kostic era la incógnita.

Kostic, el jugador de origen serbio y pasaporte español, residente en Mallorca, demostró un cambio de marchas inesperado que le sirvió para tomar el relevo cuando se desinflaron Raúl y Tomeu.

Ni siquiera Eugene Katchalov supo manejar a los por aquel entonces desconocidos Dragan y Martin Schleich. El alemán, con una actuación simplemente aseada, se llevó un torneo que en el que nadie daba un duro por él.

Cuando se disipó el humo del campo del honor y pudimos digerir el mal trago, pudimos confortarnos con el pensamiento de que el poker español había llegado a su pináculo, siempre con permiso del sobrehumano Mortensen, Barcelona había recuperado su caché en el circuito y había vuelto a abrir la temporada del EPT y el evento había conseguido batir su reécord de participación por segundo año consecutivo.

EPT 8 BARCELONA 2011
Inscripciones 811
Buy-In 5.300€
Jugadores en premios 120
Ganador Martin Schleich
Premio ganador 850.000€
Españoles ITM 22
Mejor español Dragan Kostic (2º - 532.000€)

Aún es doloroso recordar cómo se nos escapó entre los dedos aquella final, con la roca francesa, el mago israelí y el callado alemán que consiguió aquel año la que prácticamente fue la última caja de su carrera y una pica para su salón.

Comentarios