Crónica del torneo inaugural de la nueva Poker Room del Casino Gran Madrid en Torrelodones

Cómo todos sabéis gracias a la sensacional crónica que ha hecho Vuchuu del evento, el pasado miércoles se inauguró la nueva Poker Room del Casino Gran Madrid en Torrelodones. Allí se iba a celebrar un torneo inaugural con parte de los mejores jugadores del país, y hacía allí salimos una nutrida representación del Equipo Unibet desde Valencia.

Los previos típicos al evento los podéis leer en la crónica de Vuchuu, así que tan sólo añadiré unas líneas sobre la Poker Room, que en el fondo, era la gran protagonista del día, más que los jugadores o el torneo en sí. Para empezar pongámonos en situación. ¿Qué es una poker room? Una poker room debería ser una estancia dentro de un casino dedicada en exclusiva a la organización de partidas de poker, y eso justo es lo que encontramos en el Casino Gran Madrid de Torrelodones. Una salón circular enorme, con espacio para 20 mesas de poker, pantallas gigantes, mesa central preparada para ser televisada, en definitiva, todo un despliegue de medios para albergar los mejores torneos de poker.

Desde luego que un casino en España apueste por construir una Poker Room exclusiva como la del Casino Gran Madrid de Torrelodones es un paso muy importante que demuestra la buena salud de nuestro juego. Falta por ver como reaccionan el resto de casinos del panorama nacional, pero estoy seguro de que no será la última poker room que veamos en los próximos años. ¡Que así sea!

El torneo

Vamos con el torneo en sí que es la parte que todos estáis esperando. Al ser un torneo pequeñito no cogí mi libreta para apuntar manos, pero el iphone me sirvió para apuntar detalles importantes de algunas. Voy a ir revisando sobre la marcha y vemos como fue mi torneo ;).

Comienzo el día en el asiento 9 de una mesa muy interesante, rodeado por Fernando Martín y Javier Etayo a la derecha, y Julio Díaz a la izquierda. La estructura del torneo, con 10000 fichas iniciales y niveles de 30 minutos daba para no tener que estar presionado en los primeros niveles, así que no me moví demasiado durante los mismos.

La única jugada digna de mención que recuerdo fue un A(t)J(t) que subí y al que Julio y otro jugador por detrás hicieron call. El flop no lo tengo apuntado, pero sé que fueron cartas medias llenas de draws y 2 tréboles. Aposté 2/3 del bote, Julio hizo call y el tercer jugador se tiró. El turn trajo el tercer trébol, completando mi color máximo. Pasé con la idea de hacer check all in, forma de la que también jugaría muchos de mis faroles y semifaroles, y Julio se ajustó al guión haciendo una apuesta bastante razonable. Resubí all in y Julio tras pensar un tiempo terminó tirándose enseñando un 5 boca arriba (había un 5 en mesa). ¡Good fold Julio ;)!

Poco después me cambian de mesa. En la misma, casi todos jugadores desconocidos para mi salvo el gran Cayetano y Pastor, ambos con posición sobre mi. En una de las primeras manos, consigo doblarme con un trío de satán (666). Subo 66 en primeras posiciones, y entran dos jugadores al bote. El flop es Q6x con dos corazones. Hago una apuesta de continuación estándar, un jugador se tira, y el otro resube. Como en la mano de Julio, vuelvo a no tener posición, por lo que creo que es mejor pushear directamente aquí y evitar que mi rival sea el que controle el tamaño del bote. Mi rival paga con AQ y consigo doblarme a 24000 fichas.

La siguiente mano interesante es contra Cayetano. Subo Q8o en el button, y Cayetano hace call desde la ciega pequeña. El flop es QKx. Cayetano pasa y yo paso. Ahora mismo no tengo claro que fuera la mejor opción. Mi idea en el momento era, por una parte mantener el bote pequeño si es que estuviera superado, y por otra, inducir faroles de manos peores en el otro caso. El turn es una segunda Q, que además abre un proyecto de color a corazones. Cayetano sorprendentemente apuesta el bote, lo que probablemente me hubiera hecho tirarme si no hubiera ligado esta segunda dama, pero con los trips en mano, no hay nada que me evite ver el showdown. Decido hacer un raise a 4000 para evitar el posible draw de Cayetano, y éste responde haciendo un minraise a 8000. Aquí estoy totalmente fuera de juego. O Cayetano tiene la dama con peor/mejor kicker, o tiene un full, o tiene aire... desde luego yo no le pongo en una mano concreta. Hago call. El river es un blank. Cayetano pasa y yo sin saber si Cayetano me la estaba liando, decido pasar también. Cayetano enseña 98o para farol total, y me llevo un bote más que interesante.

Unas manos más tarde, Cayetano hace call en UTG. Otro jugador entra al bote, y yo con QQ en la ciega pequeña, resubo. Cayetano responde con un all in y el segundo jugador se tira. Obviamente pago, Cayetano muestra 77 y mis damas aguantan. Desde luego Cayetano no hace los típicos movimientos que se podrían esperar de una persona de su generación (minraise en turn de farol total y limp reraise con 77 utg), y quizás ese sea el secreto de ser uno de los jugadores más regulares del circuito. Fue un placer jugar con usted Don Cayetano ;).

En ese momento mi pila de fichas rondaría las 44-45.000, una barbaridad para como estaban las cosas. Sin embargo, a partir de este momento, todo fue cuesta abajo. La primera importante que perdí fue contra Pastor, que tendría 12-13.000 fichas. Subo JJ en el botón, y Pastor hace call en la ciega grande. El flop K(c)T(t)7(c). Pastor pasa y tengo una decisión complicada por el tamaño de stack que tiene Pastor. Cualquier apuesta mía le deja con las fichas perfectas para responder con un all in que voy a tener que pagar. Decido que el mejor camino es pasar para ser yo el que resuba all in el 90% de turns. El turn es un 7(t), en principio una buena carta para mis intenciones. Pastor apuesta 1500 de cara, resubo all in, y me paga para enseñar KT para dobles en el flop. Bajo a unas 30.000 fichas.

Un nivel después, me vuelven a repartir 66. Subo desde primeras posiciones, Pastor entra, y un short con 9000 fichas hace call. El flop es K(d)9(d)6. Hago un bet de continuación estándar, Pastor hace call y el short mete su resto. En esta mano puede que cometiese un error, ya que metí all in presionando en exceso a Pastor quien luego confesó tener KQo y que no pensaba tirarse al push del short. Francamente dudo que se hubiese quedado en el bote tras un push all in del short y, sobretodo, un call mío (de hecho no sé que es más amenazante, si mi push o mi posible call), así que cualquier vía no creo que hubiera cambiado mucho la mano. El short enseñó el típico proyecto a diamantes, que el turn no completó, pero si el river con un 5(d). Otras 10000 fichas por el aire me dejaban por primera vez, por debajo de la media.

Nuevo cambio de mesa, de vuelta exacta a la mesa y posición donde había comenzado el día. A mi derecha seguía Etayo, y las ciegas ya presionaban lo suficiente como para empezar a ver movimientos de jugadores short. En esta mesa robé unos cuantos botes para ponerme con 30000 fichas, mientras Etayo, que cuando llegué estaba bastante short, hizo lo mismo para tri-cuadruplicarse sin showdown y ponerse en las 35-40.000 fichas. Justamente fue contra Etayo, a la postre ganador del torneo, contra quien se esfumarían mis esperanzas de llevarme el torneo.

En mi última mano, un jugador abre desde primeras posiciones con un raise. Pastor hace call desde posiciones medias, y Etayo pushea all in desde el botón. Miro mi mano, y es A(c)K(p). All in. Los dos jugadores en liza se tiran, y Etayo muestra QQ para el más típico flip de cualquier torneo de poker. El flop es Q(p)A(p)x casi certificando mi eliminación, el turn es una tercera pica x(p), dándome alguna esperanza, pero el river, un trébol negro, para darle más emoción a la cosa, me manda para casa.

Era una lástima porque se trataba de un bote realmente masivo, el cual cualquiera que se lo llevase se iba a poner en una situación excelente para atacar el resto del torneo cuando quedaban sólo 13 jugadores. Pero en fin, así es el juego aunque uno nunca termine de acostumbrarse :P.

El viaje de vuelta

Tras mi eliminación, y sin tener ni Vuchuu ni yo hotel en Madrid, el panorama se afrontaba negro. Además, estábamos en la típica hora límite en la que todavía te da tiempo a volver a casa, pero que como te esperes media hora más ya no te renta. Al final decidimos atarnos la manta a la cabeza y que dormir en Valencia sería mejor que ir a un hotel para tener que pegarnos el viaje después, por lo que tras despedirnos de todo el mundo, salimos del casino destino hogar.

Nada más salir, uno de los controles de la Guardia Civil más bizarros que recuerdo. No habíamos bebido, pero íbamos en el coche del hermano de Raúl, sin tener ni idea de donde estaba la documentación, y yo sin carnet de conducir (no pensaba que tendría que conducir en el viaje). Afortundamente todo esto lo pensamos una vez lo habíamos pasado. Al llegar el control, bajamos la ventanilla y el agente de turno nos echa un ojo y nos pregunta lo típico, de dónde venís, a dónde vais. - Venimos del Casino, y nos vamos a Valencia señor agente. - El agente se sonrió y nos dijo, - ¿Un poco lejos no? - Y nosotros, - Sí señor agente, pero es que preferimos dormir en casa a tener que buscar hotel, etc... -

No sé si fue porque nadie nunca le había puesto una excusa tan mala, o porque nos vio cara de buenas personas, que el agente nos dejó pasar sin más problemas. Pero vamos, me pongo yo en la situación de estar haciendo un control, y me vienen dos colgaos diciendo que salen del Casino de Torrelodones y que se vuelven hacia Valencia un miércoles a las 4 de la mañana... y hacerles un tacto rectal es lo menos que les hago :P.

De ahí hacia Valencia, un viaje infernal por lo cansado que estaba. Afortunadamente la carretera estaba en condiciones, el gps para salir de Madrid funciono a medias, y vuchuu me relevó como conductor al poco de salir. A las 8:00 en casa y a dormir en casita. El día había sido largo.

Props

  • Lo bien que nos tratan siempre que vamos al Casino Gran Madrid. De verdad es un placer contar con gente como Basilio dirigiendo el torneo o Flor encargándose de nosotros. Un 10 para ellos.
  • La nueva poker room es impresionante. Un movimiento a imitar por parte de cualquier casino en España y que habla de la buena salud del poker en España.
  • El guardia civil colega que nos vio cara de buenos y nos ahorró un rato de suplicio.
  • La gente del poker en vivo. Somos minoría los que la liamos entre Internet y el poker en vivo. El resto son personas de puta madre.

Cons

  • El flip en el que caí eliminado. El torneo hubiera sido mucho más bonito si lo hubiera ganado :P.
  • No me viene a la mente nada malo... quizás no haber sido previsores y no pillar hotel.

Comentarios