La garganta profunda del Black Friday también tendrá su peli

La historia del australiano Daniel Tzvetkoff será llevada a la gran pantalla por el director de "21", Robert Luketic.

El subgénero de películas sobre poker añade títulos a su lista a una velocidad cada vez mayor. Hace pocos meses asistíamos un poco abochornados al estreno de "Runner, Runner", la secuela de "Rounders" es noticia cda año, uno los personajes más peculiares del mundillo, Mike Matusow, tendrá su biopic y llega la noticia de que un nuevo proyecto cinematográfico gira alrededor de la figura del financiero australiano Daniel Tzvetkoff.

Si no eres capaz ya no de pronunciar su apellido sino que no consigues siquiera ubicar su nombre, te diremos que Daniel Tzvetkoff intentó pasar a la historia como, probablemente, el mayor responsable de que el caso legal que provocó el Black Friday saliera adelante.

Su historia es la de un joven atractivo, emprendedor y triunfador, que cae desde los más alto arrastrando a su paso a varias de las salas de poker más importantes del mundo.

La entrada en vigor de la UIGEA en Estados Unidos provocó que la gestión de depósitos y retiradas de las salas de poker a través de entidades bancarias estadounidenses se convirtiera en misión casi imposible.

Daniel Tzvetkoff comenzó su prematura carrera en el comercio electrónico en 2004, fundando la empresa de facturación online Intabill. La empresa creció a un ritmo absurdo hasta principios de 2008, fecha en al que contaba con miles de empresas de medio mundo como clientes, entre ellas estas salas de poker, que buscaron un medio alternativo para seguir gestionando sus cuentas. Tzvetkoff era ya habitual de las listas de multimillonarios y era considerado un verdadero soltero de oro.

La liquidez financiera tan brutal que llegaba a sus manos obligó a buscar canales adicionales para procesar estos fondos y creó entre muchas otras la sociedad Hugo Services con  John Scott Clark y Curtis Pope, una empresa radicada en Las Vegas y que iba desde entonces a encargarse de procesar las cuentas de las salas de poker.

Los embargos de cuentas relacionadas con estas salas que aún ofrecían poker a clientes de Estados Unidos y una bajada en el volumen del negocio provocaron la decisión de desviar fondos de unas operaciones a otras para ir tapando agujeros, y, finalmente, ayudaron a Pope y Clark a arrebatarle a Daniel el control de Hugo Services y de las cuentas de las salas de poker.

Intabill se quedó finalmente sin efectivo en caja para cumplir con sus compromisos con los clientes y varias demandas por apropiación indebida de fondos, incluidas las puestas por PokerStars y Full Tilt Poker, acabaron echando abajo a Intabill y a Hugo Services.

Pope y Clark fueron detenidos por el FBI por ayudar a lavar el dinero de las operaciones de juego contrarias a la UIGEA e involucraron a Daniel Tzvetkoff, que fue arrestado posteriormente cuando viajó a Las Vegas para una conferencia en 2010. Tzvetkoff se enfrentaba a penas de cárcel muy abultadas y decidió colaborar con el gobierno de Estados Unidos.

Se sospecha que buena parte del sumario abierto contra las salas que aún ofrecían poker a los estadounidenses en abril de 2011 se pudo basar en la información que proporcionó Tzvetkoff para comprar su libertad, creencia alimentada por el propio Tzvetkoff, y se tenía entendido que incluso entró a formar parte del sistema de protección de testigos del gobierno.

Toda su historia fue contada por el escritor James Leighton en el libro "Alligator Blood", que minimiza el pael de Tvetzkoff en el proceso y hace recaer buena parte de la culpa del Black Friday en Pope y Clark, y que será la base del guión de la futura película sobre Tzvetkoff .

El propio escritor puso al día a Pokerfuse sobre el paradero actual del protagonista del libro.

Daniel Tzvetkoff ya no vive en Estados Unidos y ahora se le considera un hombre libre. Creo que pasa mucho tiempo con su familia, intentando reconstruir su vida y su fortuna. No cabe la menor duda de que tomó decisiones financieras muy arriesgadas pero, como se muestra en el libro, él solo fue uno de los muchos responsables del Black Friday y tuvo mucha mala suerte.

Comentarios