SoftwareLa historia de los trackers: del primer Poker Tracker al HM cloud

Los trackers han ido de la mano del poker online desde casi sus inicios. En este artículo veremos su evolución y cómo han afectado a los jugadores de poker a lo largo del tiempo.

El 1 de enero de 1998 nacía el poker online con dinero real de la mano de Randy Blumer y Planet Poker, la primera sala del mercado. Sin embargo, es difícil encontrar referencias concretas sobre la aparición del primer tracker de poker online.

En el blog de Poker Tracker se celebraba en junio de 2011 su décimo aniversario y, siendo el primero en entrar en escena, esta es una buena refencia para datar el nacimiento de los programas de apoyo estadístico para jugadores de poker.

Así pues, nos situamos en 2001 cuando Poker Tracker lanza el primer software que permitía la utilización de una base de datos para registrar las tendencias de otros jugadores y poder estudiar nuestro juego, obteniendo así una ventaja sobre el resto de rivales y cambiando para siempre la forma de entender el poker online.

Consultando la aplicación Google Trends, con la que podemos ver la evolución cronológica de las búsquedas, encontramos que el término Poker Office comienza a aparecer en el buscador en mayo en 2004. Alrededor de esa fecha, entraba en escena el segundo actor en esta historia.

No fue hasta julio del 2005 cuando apareció la funcionalidad llamada a revolucionar completamente el poker online: el primer Heads-Up Display, o más comunmente reconocido por las siglas HUD. Poker Tracker lanzaba la segunda versión de su software incluyendo una nueva aplicación llamada Poker Ace HUD, un complemento que, por primera vez, permitía imprimir en la mesa datos en vivo del juego de tus rivales.

Poker Office rápidamente lanzaba una segunda versión con su réplica del Ace HUD y, una vez más, cambia la forma de entender el poker online.

Poker Ace hud
Así eran los primeros HUDs.

Más tarde, en junio de 2007, apareció el tercero de los grandes trackers con la primera versión de Hold’em Manager cargada de novedades, nuevos datos para imprimir en la mesa y opciones hasta ahora nunca vistas para revisar nuestra base de datos.

A partir de ese momento, la guerra de los trackers estaba servida. Tres empresas competían por un mercado al alza que cada vez resultaba más rentable. Tenían a su disposición decenas de miles de clientes potenciales dispuestos a pagar por su producto.

La estrategia de desarrollo de producto de Hold’em Manager fue a escuchar a sus usuarios y atender a sus sugerencias. Esto le permitió llegar a dominar un mercado en el que era el recién llegado.

El resto de trackers que lo han intentado nunca han llegado a despegar, ya sea porque no pudieron afrontar el enorme gasto en recursos que supone mantenerlo o porque iniciativas gratuitas como el FreePoker db nunca llegaron a cuajar.

Actualmente Hold’em Manager y Poker Tracker compiten por los jugadores con sus últimas actualizaciones del programa mientras que los chicos del Poker Office, aunque algo tarde, lanzan una nueva versión del programa para intentar entrar en la contienda.

trends poker tracker
Cronología de las búsquedas en Google de los trackers

Evolución tecnológica de los trackers

A medida que el poker evoluciona también lo hicieron los tracker, los usuarios cada vez demandaban más funcionalidades que les permitieran revisar su juego y explotar a sus rivales.

Al comienzo, estos trackers solo te permitían revisar tu juego y el de tus rivales fuera de las mesas, cuando las sesiones ya había finalizado. Recuerdo en esos primeros momentos cuando tenías que tener abierto el Poker Tracker mientras jugabas y así poder disponer de esa valiosa información a posteriori.

La primera gran revolución de los trackers vino con el primer HUD. Esto permitía tener una cantidad de información disponible en la misma mesa que antes era impensable. Aunque al principio esta información se limitaba a unos pocos datos, estos ya representaban una ventaja suficiente para dominar las mesas contra aquellos jugadores que no utilizaban los trackers.

El Poker Office 2 en todo su esplendor.

Desde ese momento, toda la innovación de los trackers ha ido por el camino de incrementar la información disponible (más datos y más precisos) y la forma de presentarlos (gráficos, reportes, mejoras en los HUDs, ...). Además de mejoras en el rendimiento de estos programas, nada ha supuesto para el poker online un cambio tan grande como la aparición del primer HUD.

Tanto es así que las líneas de innovación en software de apoyo para el poker online han tendido a ir por otros caminos como la selección de mesas (escáneres de mesas) o la automatización de tareas mientras jugamos (bet pots y similares).

Las últimas tendencias tienen los ojos puestos en la nube. El poker está tendiendo a hacerse móvil y los trackers están moviendo sus fichas en ese sentido. Por el momento, Hold’em Manager 2, con sus opciones de compartir base de datos, y el misterioso HM Cloud, un tracker completamente en la nube, son los únicos que anuncian mejoras en este sentido.

Desde el punto de vista del desarrollo de producto, un problema al que se enfrentan son las continuas actualizaciones de las salas de poker que les obligan a dedicar una gran cantidad de recursos a su departamento de soporte y a actualizar su programa constantemente para garantizar la compatibilidad.

¿Cómo afectaron los trackers al poker online?

Sencillamente lo cambiaron todo. El poker online pasó de ser un reflejo del poker en vivo a ser tratado de una forma analítica y metódica antes impensable.

Los primeros jugadores que adoptaron esta tecnología literalmente “barrieron” al resto incrementando sus beneficios y desequilibrando para siempre el ecosistema de las salas. Aquellos jugadores regulares que antes intentaban tomar notas del comportamiento de algunos rivales, pasaron a tener una cantidad casi ilimitada de información sobre ellos, y sobre cuáles eran sus debilidades, y lo aprovecharon.

No sólo eso; también les permitió comenzar a estudiar poker de una forma mucho más profesional, revisando una y otra vez sus bases de datos y las manos que jugaban. Podría decirse que el inicio de las estrategias de poker modernas vino muy de la mano de los trackers.

A medida que nuevas herramientas estaban disponibles, se ampliaba aún más el abismo de calidad entre los jugadores regulares y los ocasionales llegando a la situación actual en la que se les da caza de forma sistemática apoyándose en el software de selección de mesas y las bases de datos que recopilan los trackers.

Los trackers se vuelven cada vez más avanzados.

Las empresas que diseñan los programas rápidamente vieron que la mejor forma de evolucionar sus programas era de la mano de jugadores profesionales. Con su consejo, estos trackers, que eran muy básicos en sus inicios, ahora están diseñados casi a medida para estos jugadores regulares.

Todo esto inevitablemente hace que ser un experto en el uso de los trackers se haya convertido en una habilidad más que cualquier jugador de poker debe dominar. Hoy por hoy, es demasiado “caro” no hacerlo.

La situación actual y lo que está por venir

En mi opinión, los trackers se enfrentan actualmente a un gran problema. La tecnología actual les permitiría evolucionar a un punto en el que podrían convertirse en la antesala de un bot de poker. Tienen a su disposición toda la información necesaria para hacerlo y lo único que les impide imprimir en la mesa la decisión más correcta estadísticamente son las políticas de las salas de poker.

Ya hemos visto precedentes. Poker Office imprimía en la mesa información en vivo sobre las odds; una información que casualmente ya no es posible ver en casi ninguna sala y que los nuevos trackers no suelen ofrecer.

Los trackers saben que no pueden vivir sin las salas de poker, y las salas de poker cada vez miran más a menudo con ojos recelosos las innovaciones que a este respecto aparecen.

Esto conduce a un terreno cada vez más pantanoso en el que claramente se ve cómo las empresas que diseñan los trackers se contienen a la hora de prestar servicios demasiado avanzados temiendo el ultimatum final de las salas; ese momento en el que se prohiban definitivamente el uso de programas estadísticos y se dé paso a una nueva era del poker online.

Este es, sin duda, uno de los futuros posibles. Volveríamos a los inicios del poker online, mucho más cercano al poker en vivo y donde se beneficia al jugador ocasional.

La otra opción es que los trackers sigan moderándose y las salas sigan permitiendo su uso en beneficio de los jugadores regulares. Sin duda esta parece que es la línea que están tomando las últimas innovaciones de los trackers que se centran más en los aspectos relativos a la movilidad del mundo actual y no en aspectos estadísticos o técnicos para ofrecer aún más información y automatización a los jugadores.

¿Qué ocurrirá en el futuro? Es difícil saberlo, pero sin duda los trackers siempre irán de la mano de las salas y se adaptarán para sobrevivir en el competitivo mundo del poker online.
 

Comentarios