La historia de Las Vegas

Hoy hacemos un viaje en el tiempo para repasar la historia de la ciudad del pecado, que en apenas 100 años ha pasado de ser un lugar desértico a uno de los destinos turísticos más demandados del mundo.

El desierto de Mojave es la zona más calurosa de América, pero esto no impidió que en ese desértico paraje terminara emergiendo una de las ciudades más icónicas del mundo que está considerada como el patio de recreo de América.

Las Vegas es hoy un auténtico oasis en medio de Nevada convertido en uno de los principales destinos turísticos del país y del mundo. De hecho, en temporada alta, la población de la ciudad del pecado tiene el mismo número de habitantes que de turistas. Todo un milagro teniendo en cuenta que es una ciudad con apenas 100 años de historia.

¿Cómo es posible que en un destino tan remoto terminara construyéndose la capital del juego mundial? ¿Qué factores jugaron un papel determinante en su desarrollo? ¿Sabías que le debe su nombre a un aventurero español? Hoy volvemos a coger el DeLorean de Poker-Red para conocer todos los detalles de la meca del juego.

Un poquito de historia

Las Vegas debe su nombre al comerciante y explorador español Antonio Armijo, que en 1829 descubrió, mientras buscaba atajos entre Santa Fe (Nuevo Mexico) y Los Angeles (California), una serie de zonas húmedas con manantiales que creaban extensas áreas verdes que contrastaban con el desierto que las rodeaba a las que denominó Las Vegas.

En aquel entonces aquel territorio pertenecía todavía a México. En 1844, el militar estadounidense John Charles Frémont viajó al valle de Las Vegas dirigiendo a un grupo de exploradores del ejército americano. Sus escritos sobre la zona fueron los que propiciaron que años después, cuando Las Vegas pasó a ser parte de Estados Unidos, llegaran los primeros pioneros a la zona. A los que hayáis estado en Las Vegas seguro que os suena la mítica Fremont Street con esa bóveda espectacular compuesta por 12,5 millones de luces led y sus juegos de luces ¿verdad? Pues le debe su nombre a él, fue inaugurada en 1995. Para los que no hayáis estado, aquí tenéis un paseíto de veinte minutos en 4k por este emblemático lugar.

Como decíamos, no fue hasta 1855 cuando Las Vegas pasó a formar parte de Estados Unidos. Fue en este momento cuando llegó a la zona el primer asentamiento de hombres blancos, una comunidad de mormones. En cualquier caso, el primer gran impulso a aquel desértico paraje fue la construcción del Fuerte Baker en 1864 por parte del gobierno estadounidense, algo que sin duda contribuyó a la expansión de la zona atrayendo a nuevos habitantes.

El agua jugó también un papel fundamental en el desarrollo de Las Vegas, ya que propició la llegada del ferrocarril. En 1900, los manantiales de la zona se canalizaron para proveer de agua potable a la ciudad, y esto permitió que años después Las Vegas se convirtiera en una parada obligatoria para los trenes que necesitaban repostar agua mientras viajaban entre Los Ángeles y Alburquerque.  

El 15 de mayo de 1905 fue, de hecho, el día que se terminaron las obras del ferrocarril en Las Vegas y cuando esta pasó a ser de forma oficial una ciudad. Nadie imaginaba en aquel momento que aquella remota ciudad que recién nacía se convertiría en lo que es hoy en día.  

Shuffle up and deal

El año 1931 marcó un antes y un después en la historia de Las Vegas. Durante el siglo 20, el juego fue prohibido por orden del gobierno en Estados Unidos, pero en 1931 fue legalizado en el estado de Nevada y esto cambió la historia de Las Vegas para siempre.

La legalización del juego supuso un gran impulso para la ciudad del pecado y esto además coincidió con el inicio de la construcción de la Presa Hoover el mismo año. El desarrollo que se produjo en la ciudad gracias a la legalización del juego, unido a la influencia en la economía local que tenían los trabajadores de la presa y sus familias, hicieron que la ciudad pudiera esquivar la Gran Depresión que se había producido con el crack del 29. Aún así, estaban todavía muy lejos del concepto de Las Vegas actual.

No fue hasta una década después de que se legalizara el juego cuando Las Vegas comenzó a convertirse en Las Vegas que conocemos hoy en día. En 1941 se empezaron a construir los primeros hoteles con casinos en su interior. El Rancho Vegas y La Última Frontera fueron los dos primeros hoteles-casino de la ciudad del pecado, pero fue el Flamingo el que cambiaría el destino de Las Vegas para siempre creando un modelo de negocio que perdura hasta nuestros días.