Jerry Yang explica su situación financiera

A raíz del anuncio del embaro de su brazalete de campeón de las WSOP, Yang intervino en un programa de radio para explicar el porqué de sus problemas con Hacienda.

Como os informamos previamente, el brazalete de campeón de las WSOP entregado a Jerry Yang en 2009 va a ser subastado por la Hacienda estadounidense a principios de abril.

Lee atentamente para saber como gestionar 8,5 millones, nunca se sabe.
Lee atentamente para saber como gestionar 8,5 millones, nunca se sabe.

La joya, de oro y diamantes, es parte de un embargo que sufrió Jerry Yang por no estar al corriente del pago de sus impuestos.

Yang, que se presentó ante las cámaras como un hombre familiar, religioso y caritativo, quiso dar una explicación pública, y por ello apareció en el programa de radio Fifth Street Radio para ser entrevistado por su conductor, Mark Hoke.

En resumen, Yang se culpa a sí mismo de no saber gestionar su dinero, aunque no quiere dejar de ser un ejemplo dentro del mundo del poker. Estas son sus palabras.

La deuda

Muchos sabéis que, inmediatamente después de mi victoria, doné el 10% del mismo a varias fundaciones, como prometía a Dios frente a las cámaras de ESPN. Mi error fue que debía haber pagado mis impuestos antes de hacer las donaciones. Después de mi donación a esas tres organizaciones, y ayudar a mi iglesia, mis parientes y mis amigos, empecé un negocio, un restaurante.

Pagué mis impuestos al estado, unos 900.000$. Por desgracia, y no puedo culpara a nadie más que a mi mismo, me crucé con gente en la que creí que podía confiar y que me aconsejaron erróneamente. Así que cometí varios errores y lo que empeoró las cosas fue que en abril de 2008. cuando tocaba pagar los impuestos federales, había una crisis financiera con el Bank of America. Mis fondos fueron bloqueados y no pude pagar los impuestos.

Cuando pude pagar, seguía debiendo unos 170.000$ por multas y sanciones, por eso ahora debo una cantidad algo superior a eso.

Situación financiera

Estoy bien, Gracias a Dios abrí un restaurante que va bastante bien. Estoy en negociaciones con Hacienda y espero que podamos llegar a algún tipo de acuerdo para pagar a plazos... El equipo de la oficina de pagos han oido hablar de mi, conocen mi reputación, mi historia personal y quieren colaborar conmigo. Tode se reduce a acetar tus responsabilidades, arreglar tus problemas y seguir adelante.

El brazalete

La posibilidad de recuperarlo siempre está ahí, pero si lo pierdo pues lo he perdido y punto. Espero que no, que mi abogado pueda convencerles de que no subasten nada hasta que podamos llegar a algún tipo de acuerdo. Esa es mi esperanza y mi plegaria, sobre todo por el brazalete. Tiene un valor sentimental y significa mucho para mí, pero yo fui el que se metió en este lío y tengo muchas cosas de las que preocuparme; mi mujer, a mis hijos y mi restaurante.

Las lecciones aprendidas

Aún amo el poker y tengo la intención de seguir jugando en el futuro. Jerry Yang no va a ninguna parte. Sobreviví a un campo de refugiados y a una invasión comunista en mi país, sé que sobreviviré a esto.

No he sido inteligente con mi dinero, ayudé a mis padres, a mis familiares a gente que salía de debajo de las piedras y me pedían que les echara una mano, por ser Jerry Yang, por mi historia, yo fui muy pobre... Ese es mi problema, y necesito aprender de esta experiencia, ser fuerte y más listo con mi dinero y no regalarlo como si fueran hojas cayendo de los árboles. 

Comentarios