El Lamborghini maldito de PokerStars

Hoy os contamos la historia de cómo PokerStars intentó regalar el mismo Lamborghini Gallardo hasta en tres ocasiones fallando estrepitosamente en una de las promociones más famosas que ha hecho la sala de la pica roja.

Para amenizar un poco el miércoles os traemos una divertida historia que tuvo lugar hace más de una década. La hemos sacado de Smashinglife y nos hemos limitado a traducirla para que podáis disfrutarla en español.

Bob Dix, antiguo director de promociones de PokerStars, recuerda la fascinante historia de una campaña de marketing de la sala. Ver su sitio web refractario.com

"Hoy pensé en contarles la historia de la vez que regalé un Lamborghini. Tres veces. Es solo una pequeña mirada al backstage de un equipo de marketing en la industria del juego.

La promoción inicial de PokerStars Lamborghini Dream se realizó hace unos 11 años. Fue una campaña de adquisición global, por lo que es posible que hayas visto los anuncios en la televisión. Se inspiró en una promoción regional alemana que aparentemente había funcionado muy bien. Nunca vi ese análisis, solo me dijeron que lo reprodujera para el resto del planeta.

El primer obstáculo vino con la obtención de derechos para publicitar el premio. Quizás, como era de esperar, la buena gente de Lamborghini no estaba interesada en asociar su marca con una empresa de apuestas. Sin embargo, estuvieron dispuestos a seguirnos el juego una vez que gastamos más de 150 000 € en uno de sus coches. Generosamente se nos permitiría usar fotos del auto que compramos.

Mis buenos amigos del equipo de marketing italiano se pusieron manos a la obra y pidieron un Gallardo negro en un concesionario de Roma. También organizaron una sesión de fotos para que tuviéramos algo de material que usar en el departamento marketing. Hasta aquí todo bien.

La promoción en sí fue relativamente fluida. Era una combinación estándar de torneos muy grandes de entrada gratuita (para los usuarios recién registrados) y torneos más pequeños de stakes bajos (para los usuarios ya registrados).

La esperanza siempre fue que los jugadores de los freerolls se sintieran motivados para su primero depósito un depósito, y se les recomendó encarecidamente que lo hicieran.

Después de quizás tres meses, todo condujo a una gran final que entregó muchos premios pequeños en efectivo y un auto deportivo brillante al ganador, que era un jugador búlgaro. Siempre recordaré las hermosas y conmovedoras palabras de nuestro afortunado ganador del Lamborghini: "Vivo en Bulgaria, ¿qué cojones voy a hacer con un Lamborghini?"

Era un punto justo y una situación que había previsto. Le dirigí a nuestros términos promocionales que le permitieron optar por una alternativa en efectivo de $ 100K en su lugar. Él aceptó con gusto.

Desafortunadamente, todavía teníamos un Lambo aparcado en un concesionario de Roma, por lo que tuvimos que volver a intentarlo. Esta vez, no habría un gran presupuesto de televisión, por lo que podríamos centrarnos en nuestros jugadores de dinero real e intentar recuperar algunos de los costos con ingresos adicionales.

Se me ocurrió una estructura de torneo más simple y un marco de tiempo promocional más corto. Hubo dos razones para esto; en primer lugar, no es bueno alargar demasiado una promoción y, en segundo lugar, es caro dejar un Lamborghini aparcado en el concesionario donde lo compraste.

Al adaptar esta segunda versión a los jugadores de dinero real, esperábamos que nuestro ganador pudiera recibir financieramente nuestro elefante blanco de 320 kmh. Esta vez el ganador fue de Uruguay [nosotros en su día publicamos que era brasileño, no sabemos por qué dice que era uruguayo].

Para ser justos con la pequeña nación sudamericana, tienen un PIB per cápita más alto que Bulgaria. Los rankings mundiales los tienen en los puestos 62 y 64, respectivamente. Lamentablemente, el jugador uruguayo promedio de torneos de poker online de 10 $ no tiene los fondos para mantener a un Gallardo .Así que pagamos otra vez $ 100K y volvimos a empezar.

Esta vez nos aseguraríamos de que nuestro ganador fuera rico. Se acercaba el quinto aniversario del Sunday Million, así que haríamos una edición extra especial. En lugar de la habitual promoción basura de prometer un gran premio y hacer que los clientes paguen por él, en realidad agregaríamos algo de valor con un Lambo de tercera mano, brillante e intacto para el ganador.

El evento fue hace poco más de diez años y aún puedes leer sobre él en el blog de marketing de la empresa. Esta vez tuvimos un ganador norteamericano, Luke Vrabel, con $671K recién ingresados en su cuenta. También estaba interesado en tomar el automóvil porque valía mucho más que la alternativa en efectivo. Los grandes jugadores de poker están obsesionados con maximizar su EV.

Pero había un problema. Resulta que un Lamborghini comprado en Italia no se puede exportar a los Estados Unidos. No sería legal en la carretera. Por si te interesa, el coste de la homologación es aproximadamente el mismo que comprar la versión estadounidense del automóvil.

Después de algunas idas y venidas con nuestro último ganador, quedó claro que el automóvil no estaba destinado a un crucero transatlántico. Además, esta vez tuvimos que pagar un premio alternativo en efectivo de $200K.

En este punto, hicimos lo que hacen todos los tenaces profesionales de marketing. Nos dimos por vencidos. En una digna demostración de Maestría en Psicología, llegué a la conclusión de que a la gente le gusta mucho más la idea de ganar un deportivo que ganar uno en realidad.

Volvimos a ponernos en contacto con el concesionario de Lamborghini para ver si estarían interesados en recuperar el auto. Lo estuvieron, pero por €100k . En aquel entonces, PokerStars nadaba en billetes y la compañía aceptó el trato sin pensarlo dos veces.

Así que, al final pagamos 50K € para tomar algunas fotos de un automóvil que nunca movimos (más el estacionamiento) y unos pagos combinados de 400.000 $ a los tres caballeros que lo ganaron. Los analistas me dijeron que fue un dinero bien gastado, pero a día de hoy, no estoy tan seguro."

Comentarios