Lee Jones se rebela contra el postureo de pagar con una ficha

La última moda inexplicable es hacer call a un all-in tirando una sola ficha al medio de la mesa. Lee Jones advierte del peligro de no hacer las cosas bien.

Streaming del European Poker Tour Deauville. Un jugador se enfrenta a un all-in en el river y la cámara se coloca a unos tres metros de su rostro esperando la reacción.

Es una ocasión perfecta para exhibir todo el swag y el postureo que rebosa en algunos de los jugadores del circuito. El individuo se arrellana en su silla, preparado para lucirse frente a la milenaria audiencia. Llama a la dirección de torneo y se pide tiempo a sí mismo mientras estudia a su rival como si su afición a la fisionomía le permitiera adivinar la mano del rival en los pliegues de su frente.

Lo has adivinado. Por supuesto, la cuenta del director de torneo llega a uno antes de que con una sonrisa de suficiencia -¡te he pillado!-, este especímen tire la ficha con la que jugueteaba al centro de la mesa. Al menos, tiene la decencia de declarar "call" un par de veces. El karma, que es una bitch, le receta una tercera pareja convertida en farol que bate de sobra al as alto del amigo de los "jirocoles".

Yo me quedé mirando al monitor pensando: ¿Y por qué tira una ficha, si la apuesta es all-in? Puro postureo, Pero bueno, la intención de pagar es clara y el reglamento así lo permite, ¿no?

Pues Lee Jones, Jefe de Comunicaciones de PokerStars, que tiene más experiencia en vivo y conoce la necesidad de cumplir el reglamento tanto el fondo como en la forma, cree atisbar un problema con eso.

  • Es un nuevo suceso que los crupieres deben vigilar. Bastante tienen ya con lo que tienen.
  • Puede ser confuso para los jugadores inexpertos. El caos de un gran torneo puede hacer muy complicado para un novato controlar todo lo que pasa en la mesa.
  • Abre muchas oportunidades para las trampas: como el que está barajando las fichas y hace como que se le cae para que el rival muestre las cartas y luego, según le convenga, pide perdón o hace call para ganar la mano. O alguien que, si le sale rana el call, diga que no era para pagar, que era el ante de la siguiente mano.

Si es que no hay razón para hacer el call con una ficha, si no es el postureo o la vagancia. Todos estos factores lo único que hacen es cortar el buen rollo en las mesas.

Las reglas proveen límites claros dentro de los cuales podemos divertirnos y tratar de hacernos con las fichas de los rivales. Cuando se rompen las normas, se les buscan recovecos o se deja de exigir su cumplimiento, se acabó la diversión. Y eso es porque, de repente, todo el mundo tiene que estar en guardia.

Este es el corolario al escrito de Lee Jones, que también recuerda en su argumentario a otro clásico del juego al límite de las normas como es Iván Fréitez. En la final del EPT 2011 en Madrid, Fréitez intentó en dos ocasiones engañar al rival declarando un raise y poniendo fichas que significaban un call en la mesa, simulando tener problemas con el inglés para que pareciera que era el crupier el que le obligaba a subir. Las dos veces llevaba las nuts.

Todas estas situaciones se solucionan con buena voluntad y la adscripción absoluta al texto y a la intención de la norma. ¿Vas a hacer call a un all-in? Declara el call y arrastra tu stack sobre la línea, para que no haya dudas.

¿Qué cuesta hacer las cosas bien?

Comentarios