Monkey Island 2x24: Pinchazos, la tele y salsa!

Ayer emitimos el penúltimo programa de la segunda temporada y estuvimos comentando un tema con mucha salsa que de ser verdad podría amenzar de forma muy seria el futuro del poker online. También hicimos un repaso a la historia del poker en la tele, a los pinchazos y a las escuelas.

Ayer emitimos el penúltimo programa de esta segunda temporada de Monkey Island, un programa que se salió un poco del guion al principio del programa porque estuvimos comentando el auge de las escuelas de poker y de los jugadores profesionales que se han animado a ofrecer servicios de coaching.

Son muchas las nuevas escuelas de poker que están surgiendo. Comenzamos debatiendo en tono de humor si hay suficiente demanda para tanta escuela y terminamos opinando sobre cuáles son mejores o cuáles tienen un modelo de suscripción.

Tras hablar de las escuelas online, dimos paso a la sección de pinchazos, que esta semana pasada estuvo cargada de premios de seis cifras a las espaldas de Luis Rodríguez ‘Turko_man’, Sergi Reixach y David López.

Aprovechando el artículo que publicamos el domingo pasado sobre la historia de la televisión, ayer hicimos un breve viaje en el tiempo para recordar algunos de los programas míticos que recordamos.

Hablamos sobre High Stakes Poker, Poker After Dark y algún que otro programa que marcó un antes y un después para nosotros en nuestra relación con el poker.

Por último y para terminar dimos paso a un tema con mucha salsa. Patrick Leonard agitaba Twitter hace un par de días publicando un vídeo de un jugador que jugaba con un solver instantáneo que le aconsejaba cuál era el mejor movimiento y la frecuencia óptima de este.

Sin lugar a dudas, tanto la inteligencia artificial como los softwares de apoyo de este tipo son dos de las grandes amenazas para el poker online y algo en lo que las salas vana  tener que trabajar muy seriamente. Esto fue lo que comentamos.

Para terminar, como siempre, cerramos con una nueva carrera de canicas que esta semana vino acompañada de un nuevo circuito. Final inesperado, por cierto.

Comentarios