Los "Robin Hood" del póquer

El póquer es un juego donde el éxito se mide por la cantidad de dinero en el bankroll -dice un artículo en Card Player-, y en un mundo de contrastes extremos, la generosidad de muchos jugadores profesionales demuestra que la caridad se puede expresar a través del juego, y puede ser verdaderamente inspiradora.

El profesional más famoso por sus donaciones es sin dudas Barry Greenstein, conocido como El Robin Hood del Póquer. Greenstein acumuló unos $5,5 millones en ganancias de torneos y los donó íntegramente para caridad. La organización Children Incorporated, que provee comida, techo y ropas a niños de 21 países, es quien recibe habitualmente sus donaciones.

Phil Ivey y Victor Ramdin se unen frecuentemente a Greenstein para colaborar con Guyana Watch, una organización que provee medicamentos y atención especializada a ese país de sudamérica. Ramdin además donó $100.000 a la primera dama de Guyana, Varnshie Jaddeo, quien lidera un grupo sin fines de lucro que ofrece cirugías correctivas a los niños que las necesitan. Ivey mantiene para sus donaciones el mismo estilo que el suyo en póquer: tranquilo y en silencio, pero igualmente son significativas.

Otros que comparten sus ganancias son jugadores como Mike Sexton, que donó la mitad de su premio de $1 millón del Torneo de los Campeones 2006. Sexton dividió los $500.000 en cinco donativos que repartió entre instituciones que se ocupan de los niños de la calle, ex-combatientes, y deportes especiales.

Tony G. también entregó la mitad de su primer premio en el Betfair Asian Poker Tour a la caridad, indicando que es importante que la gente sepa que el póquer no se trata exclusivamente de dinero.

Andy Bloch donó $100.000 de sus ganancias en el Pro-Am Equalizer a benefencia, mientras que como miembro del equipo de ^Full Tilt Poker, dona el 100% de sus ganancias en el póquer online a multiples instituciones caritativas.

Muchos de los grandes jugadores que ahora gozan de un estilo de vida relajado comenzaron en condiciones muy humildes, e incluso extremas, lo que los empuja a devolver un poco de lo que lograron ayudando en sus países de origen.

Men The Master Nguyen es uno de ellos. Escapó en un bote al regimen comunista en Vietnam hace varias décadas, pero no olvidó de dónde venía. Regresa a su país frecuentemente para realizar tareas sociales y de caridad.

Con la ayuda de su amigo Danny Dang, Nguyen construyó un templo budista y un monasterio. Además ayudó en la construcción de dos escuelas en su ciudad natal de Phan Tiet.

Liz Lieu y John Phan son buenos amigos, además de compartir el mismo origen. Varias veces al año regresan a Vietnam movidos por la necesidad de mejorar las condiciones en el país. En un reciente viaje repartieron 20 toneladas de arroz entre la gente necesitada de villas, orfanatos, geriátricos, y templos. Ambos además colaboran con la fundación Make a Wish y donan porcentajes de sus ganancias a la Sociedad de Esclerosis Múltiple, ocupada en buscar una cura a la enfermedad.

Además de estas labores particulares de los famosos es notable la cantidad de eventos que se organizan alrededor del mundo para recuadar fondos para distintas causas, donde participan profesionales que no han sido nombrados aquí y otros que mantienen en el máximo secreto sus colaboraciones.

Para todos estos -los que fueron nombrados y los que no entre los que gustan dar- el póquer es una forma de filantropía. Una forma de devolver parte de lo ganado, logrando así una contribución a su propia definición de éxito.

Comentarios