Poker legal en EE.UU.Nueva Jersey es el tercer estado en aprobar el juego online

El Rush Poker parece tener un gran futuro en Nueva Jersey. La ley se ha reescrito, votado y firmado a la velocidad de la luz.

Las previsiones más optimistas se han mostrado acertadas y la aprobación de la ley sobre el juego online en Nueva Jersey se ha confirmado en el menor tiempo posible.

Cuando el gobernador Chris Christie emitió un veto condicional al primer proyecto aprobado por las cámaras, dejó entrever claramente en la redacción de su resolución que, una vez se incluyeran los cambios sugeridos, la firma de la ley sería un mero trámite.

Ni cortos ni perezosos, los impulsores del proyecto, encabezados por el senador Ray Lesniak idearon una estratagema para no tener que esperar a encontrar un hueco en el próximo calendario de sesiones del mes de abril.La proposición formal consistía en aprovechar la reunión de las dos cámaras, Asamblea y Senado, para escuchar el discurso del gobernador Christie sobre los presupuestos e incluir en el orden del día  una votación sobre la ley.

Se le dio el visto bueno a la petición y en un solo día se cumplieron todos los requisitos para aprobar una ley en el estado de Nueva Jersey, aprobación de ambas cámaras y firma del gobernador. Menos de 20 días después del primer veto condicionado. Así, se une a la lista de estados que han legalizado el juego online, con Delaware y Nevada

Y las prisas son más que necesarias. Los casinos de Atlantic City pasan una época de vacas flacas. La compañía que posee el último de los casinos erigidos en la ciudad está preparando una declaración de bancarrota, según informa el Wall Street Journal.

Nevada y Nueva Jersey están muy igualados en una carrera por convertirse en el centro del poker interestatal, con idea de abrir el mercado incluso a terceros países. El primero en ofrecer juego online y aparecer como el regulador de referencia se llevará la mayor parte del pastel de los impuestos asociados.

Nueva Jersey será más caro, un 15% de impuestos, y Nevada más restrictivo, cinco años de cuarentena a los operadores que permanecieron en Estados Unidos tras la UIGEA. No tardaremos demasiado en saber quién toma la ventaja.

Comentarios