PCA 25.000$ High RollerGreg Merson pide perdón por regalar el heads-up tras el pacto

Su renuncia a pelear por la pica después de acordar un pacto fuera de las mesas con Jake Schindler avivó una interesante discusión en Internet.

Pongámonos en situación. Mesa final del PCA 25.000$ High Roller. Greg Merson acaba de ver como Jake Schindler elimina a Vanessa Selbst y la organización empieza a preparar el heads-up del torneo.

Merson, famoso a su pesar.
Merson, famoso a su pesar.

La diferencia entre el primer premio y el segundo es de más de 300.000$ y los jugadores deciden pactar. Como es costumbre, la organización obliga a apartar parte del premio para el ganador, que en este caso son 200.000$, algo con lo que los jugadores no están muy de acuerdo.

Con el problema del dinero resuelto y una gran diferencia de puntos en contra, Greg Merson va all-in cuatro veces seguidas y a la quinta consigue que Schindler acceda a ir all-in antes de mirar las cartas. Schindler ganó esa mano y se llevó la pica.

En el seguimiento oficial en directo, se recogen unas declaraciones bastante secas del campeón del Main Event de las WSOP 2012: "Yo no juego al poker para ganar trofeos".

Tras esta sucesión de acontecimientos, en seguida empezó a agitarse el avispero de los foros de Internet. Aquellos que acusaban de frivolidad a los jugadores por jugarse 200.000$ en un flip recibían indirectamente una explicación a través de Twitter. Tanto Schindler como Merson publican en su timeline cifras que confirman que decidieron repartir el dinero para el ganador fuera de las mesas y a espaldas de la organización.

Pero los que echaban en cara a los jugadores el materialismo y el desprecio a los espectadores y al juego una vez solucionado el tema monetario seguían teniendo motivos más que suficientes para defender su postura.

La verdad es que los pactos, la mayoría de las veces, significan el final oficioso de un torneo. El nivel de competitividad baja, los rangos se relajan y el espectáculo, sin la emoción de la pelea por los premios, sufre.

El romanticismo y la competición son incompatibles con la aproximación al tema del profesional puro, que busca maximizar el resultado económico de una inversión, en este caso la entrada a un torneo. Son posturas irreconciliables y que provocan unas divergencias para las que no se ve un posible punto de encuentro.

El foro de TwoPlusTwo fue uno de los escenarios de tal discusión, y Greg Merson intervino para explicar su comportamiento y exponer lo que es tanto una explicación como una disculpa.

Si se entiende cuánta varianza hay durante la fase final de uno de estos eventos, pienso que es una tontería jugar cara a cara contra buenos oponentes con toneladas de dinero en juego si te dedicas al poker como medio de vida.

Me he dedicado a grindar durante toda mi carrera y me he sacado el Supernova Elite tres años seguidos. Sé perfectamente lo que cuesta sacar más de 300.000$ al año y por eso entiendo que asegurar un dinero extra que cuesta meses ganar en cash es lo más responsable que se puede hacer.

Yo amo el poker y tengo el mayor de los respetos por este juego. Pido perdón si alguien se sintió ofendido por lo que hice y entiendo perfectamente su postura. Cuando acabé, volví a mi habitación para ver el streaming de la mesa final del evento principal del PCA y una vez pactaron los premios mi interés como espectador decayó dramáticamente.

A mí me pareció que Jake quería y merecía ese trofeo más que yo, por su juego y para su carrera. Si yo no hubiera jugado dos días al cash, seguido de tres días de evento principal y otros tres de High Roller quizá hubiera estado más interesado en pelear por el trofeo y por los aficionados. Estaba completamente agotado, sostenido a base de adrenalina y una vez repartimos el dinero simplemente me derrumbé y solo quería volver a mi habitación y relajarme.

El interés de los aficionados, que Merson reconoce como un argumento más que válido en esta polémica, y la necesidad del profesional de reducir la varianza están enfrentado al interés de los organizadores de torneos, que cada vez crean estructuras de premios más desiguales para poder promocionar sus eventos con cifras sensacionales.

La solución más sencilla sería, probablemente, reducir las diferencias entre los premios de la mesa final y minimizar así el EV de los pactos. ¿Se te ocurre alguna otra alternativa o a ti ni siquiera te molesta que el final del torneo se decida alrededor de una calculadora en lugar de en un river?  

Comentarios