El peligro de apellidarse .com

La intervención de las Aduanas de Estados Unidos del dominio canadiense bodog.com hace saltar las alarmas a nivel internacional

La última actuación del gobierno estadounidense contra un dominio relacionado con un operador relacionado con el juego online, Bodog, tiene preocupantes implicaciones a nivel global, es decir, que superan con creces el mundo del poker.

Cuidadito con vender pisapapeles con forma de león en una .com
Cuidadito con vender pisapapeles con forma de león en una .com

El dominio www.bodog.com estaba registrado con una compañía canadiense, como recuerda Wired.

¿Cómo pudo el Departamento de Justicia estadounidense hacer valer sus demandas contra un dominio fuera de su territorio y ajeno a su legislación local?

La respuesta nos lleva directamente a los orígenes de Internet. La prehistoria de la Red se relaciona con la solución que Estados Unidos ideó para establecer comunicación segura y fiable para sus instalaciones militares.

El desarrollo de Internet siempre fue un paso por delante en el país de las barras y estrellas y en 1999, el Departamento de Comercio estableció un marco legal que obligaba a todo aquel que quisiera contratar dominios clave a hacerlo a través de la empresa Network Solutions, que al año siguiente fue adquirida por VeriSign.

De esta manera, todos los dominios .com y .net quedaban al alcance de los juzgados estadounidenses, donde fuera que estuvieran físicamente establecidos los dueños de los mismos.

Para el cierre de bodog.com, los federales acudieron directamente a VeriSign, que se encargó de cumplir las indicaciones de las Aduanas y el Departamento de Justicia de Estado Unidos

Una empresa dedicada a proveer de servicios online llamada EasyDNS, a través de su blog, verbalizó los temores que se levantaron en todos los sectores de negocios online.

Las ramificaciones de este asunto son escalofriantes y cualquier organización que posea una marca .com o esté operando bajo una página .com, .biz, .net, .org, etc... necesita preguntarse acerca de su vulnerabilidad ante los caprichos de los legisladores estatales y federales estadounidenses.

El gobierno estadounidense también utiliza a una compañía radicada igualmente en el estado de Virginia, Public Interest Registry, para actuar contra dominios .org fuera de Estados Unidos, como bien sabes si eres aficionado a los deportes y acostumbrabas a ver el fútbol sin pagar por ello.

Desde VeriSign, se lavan las manos.

VeriSign responde a las órdenes judiciales tanto como permiten nuestras capacidades técnicas. Cualquier otra pregunta se debería dirigir a la agencia federal correspondiente de la confiscación del dominio.

Sirvan las actuaciones contra los operadores de poker que han afectado a jugadores que, como los españoles, no habían infringido ninguna ley vigente en su país, como aviso para todos los sectores que trabajan a través de la red.

Como en el caso de los cierres de salas de poker y las webs de descargas, el gobierno norteamericano no dudará en hacer valer sus ideas e intereses en un ámbito que les ha superado hace ya mucho tiempo.

Comentarios