Perfiles: Phil Ivey

Su rostro un tanto triste puede llevar a pensar que está en la mesa de póquer porque no tiene nada mejor que hacer. Habla muy poco, y no muestra muchas emociones. Pero basta que sus ojos se posen un instante en ti para que sientas su agresividad, y cómo esa mirada glacial e imperturbable te disecciona por dentro para sacar a la luz tus más profundas intenciones: Phil Ivey.

Phillip Ivey nació un 1 de febrero de 1976 en Riverside, California, pero cuando tenía tres meses de edad sus padres se separaron, y su madre decidió la mudanza a Roselle, Nueva Jersey, donde crió al joven Phil junto a sus abuelos. Su infancia fue la de cualquier chico normal, jugando baloncesto y fútbol americano, y tuvo la suerte de que sus padres se reconciliaran a sus ocho años.

En ese tiempo Phil jugaba partidas de 5-Card Stud por 5 centavos con su abuelo, que le hacía trampas para darle una lección sobre los peligros de apostar. Pero el efecto logrado fue el contrario, puesto que Phil decidió que sería jugador profesional.

Ya a sus 16 vencía sólidamente en las mesas de póquer que organizaba el padre de un amigo, y comenzó a buscar la forma de jugar de forma constante. Para ello utilizó a partir de los 18 una credencial de un tal Jerome Graham -compañero de trabajo de Phil en una empresa de telemarketing, a quien pagó $50 para que le dejara utilizarla- que le permitió poner a prueba sus habilidades en Atlantic City, la Las Vegas de Nueva Jersey.

Por supuesto en sus comienzos el inexperto y ya agresivo Phil Ivey perdió más de lo ganó, pero eso sólo en el aspecto económico. Lo que capitalizó de sus errores en esos años lo conviertieron en el experto que ahora es en Limit, No Limit, Stud, Omaha, torneos, y casi cualquier otra modalidad de póquer existente.

"Se aprende de la gente con la que juegas. La mejor forma es sentarse, jugar, aprender de los errores, y perder dinero. Debes estar dispuesto a perder. De esa forma mejorarás."

A los 20 años pudo estabilizarse y decidió -con el apoyo de su padre- que Atlantic City sería su casa. Cuando cumplió 21 pudo decirle adiós a Jerome Graham para utilizar por fin su verdadero nombre, el que con los años sería mundialmente famoso.

"Cuando cumplí 21 le dije a la supervisora de las mesas de póquer del casino que mi nombre real era Phil, y que había estado jugando con una credencial falsa," rememora Phil. "Pero ya era mayor de edad y no había nada que ellos pudieran hacer. La supervisora sólo dijo 'Okay, Phil'."

De allí nace el famoso alias de Phil durante sus primeras incursiones en el póquer online: No Home Jerome, y del que se siente orgulloso. No así de otro sobrenombre que le pusieron: el Tiger Woods del Póquer. Prefiere ser el Phil Ivey del Póquer.

El trabajo en la empresa de telemarketing le dio a Phil mucho más que una credencial para poder jugar póquer en los casinos y tener una de sus dos experiencias como trabajador a sueldo (la otra fue una corta experiencia en un McDonald's): allí conoció a Luciaetta, quien se convirtió en su esposa tiempo después.

Con 21 años y convertido en un jugador legal en toda regla Phil decidió que era momento de entrar en el póquer grande, y para ello decidió participar en las World Series of Poker de 2000, logrando dos mesas finales y su primer brazalete en un Pot Limit Omaha de $2.500 de entrada.

Esta primera victoria le reportó $195.000, y la satisfacción de haber superado en la Mesa Final a Amarillo Slim Preston, David Devilfish Ulliot, y Phil Hellmuth. Un par de años después Phil se lanzó a la fama al ganar tres brazaletes de las WSOP en tres modalidades diferentes, evidenciando su versatilidad y conocimiento del juego. El 23 de abril de 2002 ganó un 7-Card Stud de $1.500, llevándose un premio de $132.000. El 3 de mayo logró ser el mejor en un 7-Card Stud Hi/Lo de $2.500 y $118.440 de recompensa.

El 10 del mismo mes obtuvo su tercer brazalete consecutivo al ganar un S.H.O.E. de $2.000 de entrada, y dotado con un primer premio de $107.540. Este logro lo ubicó a la altura de Phil Hellmuth y Ted Forrest, en cuanto a la mayor cantidad de brazaletes ganados en una única WSOP.

La quinta victoria llegó en 2005, nuevamente en un evento de Pot Limit Omaha. Esta vez el premio fue mucho mayor: $635.603. Con cinco brazaletes en un corto período de tiempo, parecía que nadie podría detener la marcha triunfal de Phil, pero allí se detuvo la cuenta.

Sin embargo, Ivey es demasiado inteligente como para preocuparse por ello.

"Cada día es diferente. En el póquer hay que vivir el momento. Como en el golf, un tiro a la vez. Si has hecho un mal tiro, no quieres pensar en ello. Lo olvidas y avanzas al siguiente. Por eso es que el póquer y el golf son tan similares a nivel competitivo."

Phil tuvo otras dos grandes victorias ese año que dieron un empujón superlativo a su carrera de profesional, al ganar el Monte Carlo Millions, y su premio principal de $1.000.000. Al día siguiente superó a Mike Matusow, Phil Hellmuth, Gus Hansen, Chris Ferguson, Dave Ulliott, y John Juanda en el Full Tilt Poker Invitational, haciéndose de $600.000 extras. 2006 comenzó con la elección de Phil como el jugador del año para All In Magazine, Bluff Magazine, y el UK Gaming Awards.

En las WSOP de ese año no pudo sumar brazaletes, aunque hizo dos mesas finales, finalizando 3º en el H.O.R.S.E. de $50.000, y 2º en un $5.000 Omaha Hi/Lo ganado por Sam Farha. En febrero de ese año Ivey ganó más de $16 millones en tres días jugando para La Corporación al multimillonario tejando Andy Beal, en un enfrentamiento Heads Up con stakes de $50.000/$100.000.

La Corporación era un grupo de profesionales que aportaron dinero para enfrentar a Beal, y que en una oportunidad anterior habían perdido $10 millones. Tras perder con Phil, Beal dijo que no jugaría más al póquer, aunque antes ya había declarado lo mismo. Ahora Phil vive junto a Luciaetta en Las Vegas, donde es un habitual del Big Game del Bellagio, la mesa de cash con las mayores apuestas del mundo.

Allí el juego es una combinación de variantes de póquer con límites en $4.000/$8.000, y reúne a los más grandes y audaces jugadores. El póquer online también atrae a Phil, siendo uno de los diseñadores de ^Full Tilt Poker, y miembro de su equipo.

"Juego a diario en ^Full Tilt Poker. Es algo que me relaja mucho, y puedo jugar tanto los juegos de grandes apuestas como en los microlímites de $0,50/$1, donde la paso muy bien, porque puedo jugar con gente que no tiene muchas chances de enfrentarme en un juego en vivo. Hay mucha gente que no va a los casino, pero ve televisión y le gustaría jugar contra mí, y en Full Tilt tienen esa oportunidad. Incluso algunas veces me preguntan cómo jugar ciertas manos, y se da una charla muy interesante."

Para aquellos que gustan de su estilo hiperagresivo, Phil tiene algunas palabras:

"Si juegas mucho póquer habrás visto que los mejores jugadores entran en una gran variedad de manos y aprovechan sus oportunidades. En cambio aquellos que no lo hacen bien sólo se sientan allí y tiran todas sus manos sin sacar provecho de sus chances. En mi caso, juego constantemente contra los mejores jugadores del mundo, por lo que no puedo dedicarme a jugar sólo las mejores manos todo el tiempo. Si quieres aprovechar tus oportunidades, debes tomar algunos riesgos y aprender a diferenciar cuándo estás vencido, y cuándo tienes algunas ventajas."

Comentarios