Phil Galfond: “Ivey, Doyle y Viktor Blom son los tres más talentosos de todos los tiempos”

Para el jugador americano, este es su podium por lo que a talento innato se trata, de acuerdo a su experiencia y a lo que ha podido compartir con todos ellos.

Los últimos días, las redes sociales están siendo un hervidero en el que no es difícil encontrar ciertas dosis de salsa, así como reflexiones y opiniones muy interesantes.

Dejaremos al margen los comentarios de Doug Polk por lo que a su opinión hacia los jugadores de torneos se refiere, ya que eso daría para escribir una pieza al margen, a tenor por los cruces de tuits que han firmado tanto él como Jason Mercier o Mustapha Kanit. Centrémonos en otra cosa.

Otro de los “Tweet Stars” de los últimos días ha sido Daniel Negreanu, a quien le bastaron 140 caracteres para venir a decir que hoy en día es mucho más sencillo ganar en las mesas de lo que lo era años atrás, una opinión que no tardó en levantar ampollas en varios frentes de la comunidad de jugadores. 

Uno de los que más indignado se mostró por este comentario fue Vicente Delgado “Codelsa, quien argumentó de una forma muy similar a cómo lo hizo también Doug Polk: “El rake que aplica PokerStars a los jugadores, ha convertido los High Stakes en un solar. ¿Cómo puede decir que hoy en día es más sencillo ganar en las mesas?

Dicho lo cual, que también daría como para una entrada al margen, casi sin querer se volvió a abrir un debate muy recurrente que vuelve a las redes cíclicamente: ¿Old school o new school?

Cuando Negreanu tuiteó algo así como: “¿Qué jugadores jugadores de hoy en día hubieran sobrevivido al nivel de hace años sin ayuda? ¿Mercier, Seiver?”, consiguió que Phil Galfond entrara en la conversación, vertiendo algunos tuits muy interesantes.

El americano, uno de los jugadores más respetados del mundo, tanto por su calidad en las mesas como por su capacidad de argumentar y de mantener cruces de opiniones siempre con buen tono, le vino a decir lo siguiente:

Estoy de acuerdo con esos dos nombres que das, pero no puedes realizar un juicio justo cuando con el 99% de los buenos jugadores que entrarían en esa lista, no has tenido ocasión de jugar.

Dicho esto, y tras un cruce de opiniones, Phil Galfond decidió dejar en Twitter una serie de reflexiones, que derivaron en qué tres jugadores son, en su opinión, los más talentosos con los que se ha cruzado en las mesas, independientemente de si es considerado “Old School o New School”. 

Curiosamente, Galfond menciona un jugador claramente considerado de la “Old School” como es Doyle Brunson, uno claramente de la “New School” como es Viktor Blom “Isildur1”, y otro que podríamos ponerlo a caballo entre ambas categorías: Phil Ivey.

La mayoría de jugadores pertenecientes a la nueva generación nunca se hubieran interesado por el poker si no hubiera sido por los avances de las viejas generaciones. Si no fuera por ellos, a la nueva generación le hubiera interesado muchísimo más la faceta online que la presencial.

Considero que los buenos jugadores de hoy en día (la mayoría, no todos) tienen capacidades innatas, que les hubieran convertido en buenos jugadores independientemente del momento en que queramos considerar.

El hecho de que el poker esté hoy en día al alcance de MUCHOS más jugadores, significa a su vez que escalar hasta la cumbre (en términos absolutos, no en términos porcentuales) sea hoy en día mucho más difícil.

Es muy normal que, debido al número de manos que un jugador de hoy en día puede jugar a la hora/año, los jugadores crezcan y evolucionen mucho más rápido. Pese a ello, si comparamos a los 100 mejores jugadores de hoy en día, con los 100 mejores jugadores de hace 30 años, estoy convencido que los 100 mejores jugadores de estos tiempos serían mucho más talentosos y con más capacidades innatas que los de hace años.

Pese a todo, siempre hay excepciones, como es el caso de Doyle Brunson, a quien considero que puede ser el mejor de todos los tiempos, pero evidentemente, él no representa a la media.

Me imagino a Doyle jugando hace 40 años, y me imagino que debió destrozar las mesas  y a sus rivales, sin embargo hablar de los 15 mejores de entonces, contra los 15 mejores de hoy en día, es una historia muy distinta.

Dicho lo cual, considero a Blom como el jugador con una mayores capacidades innatas de todos los que he conocido en mi carrera. Él, Doyle y Ivey son mi “Top3” en cuanto a talento innato se refiere.

¿Estás de acuerdo con Galfond?

Comentarios